21.000 policías de la Federal en enero pasarán a la Ciudad

Una promesa de campaña.
Responderán al Jefe de Gobierno. Son los que trabajan en la Superintendencia de Seguridad Metropolitana, en Bomberos, algunos de Investigaciones y de Científica.
Una presentación de entrega de vehículos a la Federal, unos meses atrás.

“La Policía Metropolitana tiene por delante una enorme tarea, porque muy pronto se va a agrandar la familia para recibir a parte de la Policía Federal”. Las declaraciones fueron hechas por el entonces jefe de Gobierno de la Ciudad, Mauricio Macri, en un momento clave: el 28 de octubre pasado, tres días después de las elecciones presidenciales que le abrieron la puerta al ballotage y, finalmente, a la presidencia de la Nación.
Ya con Macri en la Casa Rosada y con Horacio Rodríguez Larreta como su sucesor al frente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el viejo anhelo del PRO ya tiene fecha de despegue. En el mes de enero unos 21.000 hombres de la Federal pasarán a depender del Gobierno porteño, que también recibirá de Nación la parte del presupuesto correspondiente. Así, Rodríguez Larreta cumplirá una de sus principales promesas de campaña.
El pase tendrá un criterio: la mudanza incluirá a los policías de la Superintendencia de Seguridad Metropolitana (básicamente, las 54 comisarías porteñas, Infantería y Montada), la Superintendencia de Bomberos y parte de las áreas de Policía Científica y de Investigaciones (Homicidios, Robo y Hurtos, Defraudaciones y Estafas, entre otras).

Así, bajo la órbita del Gobierno de la Nación –como la tradicional Policía Federal Argentina– quedarán las áreas que comprenden delitos federales relacionados con el crimen organizado transnacional: terrorismo, narcotráfico y trata de personas, por ejemplo. Esto plasma la vieja idea de que la Federal comience a operar a nivel de todo el país como un FBI estadounidense.

En cuanto al traspaso –que fue confirmado a Clarín para enero por fuentes del Gobierno porteño– se haría por decreto del presidente de la Nación, aunque en el Ejecutivo prefieren esquivar la palabra “decreto” y usan un término más diplomático (“convenio”) al hablar sobre el tema.
Actualmente la Ciudad cuenta con la Policía Metropolitana –que ya cumplió siete años desde su creación–, en cuyas filas hoy cuenta con 6.300 oficiales. A esos se sumarían los 21.000 de la Federal, casi la mitad de la dotación de 44.000 que tiene actualmente la Fuerza.
“Habrá un período de transición y otro de integración”, sostuvieron las fuentes consultadas. En realidad la cuestión tiene poco de misterio: la Federal y la Metropolitana tienen organizaciones internas muy distintas que hacen imposible que se fusionen inmediatamente. Y a eso se suma la pica histórica entre sus integrantes y sus cúpulas.

Por eso, más allá de las declaraciones oficiales, la idea sería que a partir de enero Federal y Metropolitana coexistan dependiendo de una misma cabeza política –el ministro de Seguridad y Justicia de la Ciudad, Martín Ocampo– pero en paralelo.
“Juntos, pero no mezclados”, sintetizó un jefe policial ante la consulta de Clarín. Y reconoció que la idea a largo plazo es que la Metropolitana vaya creciendo y “se coma” a la Policía Federal Metropolitana (o “PFM”, posible nombre de la policía traspasada).
La idea es que los policías federales que lleguen a la Ciudad tengan un jefe de su propia Fuerza. Para hacer todo lo menos traumático posible no habrá cambios de uniformes, ni de escalafón y los oficiales se seguirán atendiendo en el Hospital Churruca y tendrán la misma caja de retiros. Los cambios formales tampoco llegarán aún a la Metropolitana.

“Queremos que el personal policial retenga las cosas que valora, su sentido de pertenencia, su obra social, tener un buen ingreso. Estamos buscando la fórmula de un traspaso no traumático”, dijo ayer el secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco.
Todo el plan se maneja con delicadeza y algo de secreto para no herir susceptibilidades en una transición que, de por sí, tiene sus complejidades objetivas debido a las estructuras distintas de ambas fuerzas. Por ejemplo:

Escalafones: la Policía Federal tiene tres (Bomberos, Comunicaciones y Seguridad) mientras que la Metropolitana sólo uno.
Rangos: la Policía Federal tiene oficiales y suboficiales; en la Metropolitana sólo hay oficiales.
Horarios: los policías federales trabajan seis horas rotativas (una semana de 0 a 6, la siguiente de 6 a 12 y así sucesivamente); los policías de la Metropolitana trabajan 8, pero en turnos fijos.

Salarios: Un oficial recién recibido de la Metropolitana gana cerca de 15.000 pesos. Un agente nuevo de la Federal recibe unos 12.000, aunque puede hacer horas adicionales y engrosar su salario (los de la Metropolitana lo tienen prohibido por ley).
Aunque tanto en la Federal como en la Metropolitana no ven posible una fusión en el corto plazo, eso es exactamente lo que planteó Rodríguez Larreta en un reportaje publicado por Clarín el domingo. “Hay que fusionar dos organizaciones, no es que una toma a la otra. Algún día se van a llamar igual. Lo importante es que haya una sola Fuerza”, dijo. Eso sí, calificó la tarea como “titánica”.
clarin

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario