Este nuevo hallazgo podría potenciar la relación médico-paciente con el fin de poder monitorear la salud del paciente sin necesidad de tecnología intrusiva.

Un grupo de investigadores de la Universidad del Noroeste en Illinois han diseñado un biosensor que no necesita de baterías para proporcionarles energía.

Solo necesita del sudor de las personas que lo lleva puesto para dar respuesta a diferentes preguntas sobre el estado de salud.

Este biosensor promete mejorar la relación entre los médicos y paciente en casos en los que es necesario hacer un seguimiento continuo sin la necesidad de que el paciente tenga que ser sometido a una tecnología invasiva o que entorpezca su recuperación.

Este biosensor funciona a través de ondas de radio emitidas por otros dispositivos conectados alrededor, como las que pueda emitir un móvil. Además, no solo proporciona datos, sino que los envía a un servidor de forma constante para hacer un seguimiento real de la salud del paciente enfermo.
El heraldo

Dejá tu opinión o comentario