Alain Aispuru: “Chajarí inundada de alacranes. Las fumigaciones NO sirven”

Lo aseguró el médico veterinario Alan Aispuru, integrante de Zoonosis Municipal: “Chajarí está inundada de alacranes… sobre todo el centro de la ciudad –calle Urquiza-, barrio Estación y 12 de Octubre”. Durante 2016 se registraron 15 denuncias de picaduras de alacranes ponzoñosos y cuatro en lo que va de 2017, según datos aportados por Mariana Berta, integrante del Nodo de Epidemiología del Hospital Santa Rosa. En ninguno de los casos fue necesario aplicar el antídoto, aunque según la misma fuente, el Hospital lo tiene. La mejor forma de prevención es la higiene del hogar (más abajo brindamos algunos consejos).

Los alacranes llegaron a Chajarí desde Misiones con el tren hace varios años. “Venían de los montes mezclados con la madera y a la noche, al quedar los vagones estacionados en la estación, bajaban y así comenzó a producirse la infestación de todo lo que es el Barrio Centro, Estación y 12 de Octubre”, explicó Alan Aispuru.

No todos los alacranes son venenosos, pero el 80 o 90 por ciento de los que la gente lleva a Zoonosis sí lo son. Además “son muy resistentes, pueden estar meses en un frasco sin comida y sobrevivir”.

Las fumigaciones no sirven

Dada la gran resistencia de estos arácnidos, “las fumigaciones no son el método ideal para eliminarlos”, sostuvo Griselda Quintana, del Área de Medio Ambiente del Municipio. “Para que una fumigación los mate, tendría que tener contacto directo y esto es muy difícil por su actividad, porque se encuentran detrás de los escombros, debajo de los pisos de madera, debajo de los cerámicos sueltos en casas viejas, ocultos, o salen por los desagues”, agregó Alan Aispuru

¿Qué hacer entonces para eliminarlos? Mantener la limpieza del hogar y de los lugares aledaños; ventilar los domicilios ya que son arácnidos de actividad nocturna y la luz del sol les repele; recordar que buscan los lugares oscuros y húmedos; controlar las cucarachas porque es su principal fuente de alimento (donde hay cucarachas hay un 80 % de probabilidades de que haya alacranes); no amontonar ropa en el piso; colocar burletes debajo de las puertas, tapar durante la noche los desagues cloacales; tener en cuenta que los fluidos utilizados para la limpieza los repele (el conocido Fluido Mánchester).

Por último, si te topás con un alacrán, tené en cuenta que no saltan. Podés colocarlo VIVO en un frasco, taparlo y llevarlo a la Casita de Vacunación del Hospital Santa Rosa (1° de Mayo y Brasil). Desde allí los envían a Epidemiología de la Provincia y luego al Instituto Malbrán, para la elaboración de antídoto.
Revista virtual

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario