Alimento cuervos desde los cuatro años… y ahora le traen regalos

Gabi Mann ha estado alimentando a los cuervos desde que tenía cuatro años. Ahora, con el doble de edad, estos responden trayéndole ofrendas en señal de agradecimiento, o como resultado del más puro instinto animal.

Su culto a estas aves empezó de casualidad, al dejar caer (como todos los niños) un poco de comida en el suelo por accidente, a lo que los cuervos hambrientos respondieron comiendo al instante.

Los cuervos comenzaron, con el tiempo, a seguirla hasta el colegio para ver de qué sobras se deshacía. La madre de Gabi, Luisa declaró para la BBC: “Me gusta que a mis hijos les gusten los animales y compartan con ellos”.

Pronto, los pájaros empezaron a hacer cola en la parada de autobús para ver si Gabi les daba algún que otro regalito con el que pudieran alimentarse.

Así es como comenzó a alimentar a las aves de forma regular, dejando atrás las ocasiones puntuales en que les daba las migas. Ahora llena el comedero de su jardín con agua y pone cacahuetes en la mesa para degustación de sus amigos.

Lo más sorprendente, es que la relación llega tan lejos que los cuervos han empezado a pagarle por su comida, dejando detallitos en la mesa a cambio de los manjares que les pone Gabi.
konvini
mignon-elle-nourrit-des-oiseaux-qui-la-remercient-avec-des-cadeaux-85709-810x519

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario