Antonia Ceferina Ayala se presentó en los Tribunales y denuncio a Julio Kremer, presidente de la Junta de Gobierno de Colonia General Roca

Antonia Ceferina Ayala se presentó el viernes 6 en los Tribunales de Concordia y presentó una denuncia contra el presidente de la Junta de Gobierno de Colonia General Roca, Julio Kremer, por haber aislado a pobladores luego de construir un zanjón de 300 metros de largo y 5 metros de profundidad, eliminando el único puente peatonal que había, y que los conectaba a la traza de la ruta provincial N° 4.

La denuncia judicial dice que “el día 26 de octubre de 2015 la Junta de Gobierno de Colonia Roca inició una obra sobre Ruta 4 frente a mi casa. El problema es que la empresa constructora Arenera Martínez hizo un hueco de unos 5 metros de profundidad, que está tapado de agua, sin ninguna medida de seguridad, ni otra opción que nos permita salir de mi casa, yo tenía un puentecito de madera que me permitía salir pero lo sacaron, por lo que mi casa quedó totalmente aislada, y en condiciones precarias; concurrí para hablar con el jefe de la Junta de Gobierno Fabián (sic) Kremer y me echó del lugar diciéndome que eso era público y que él hacía lo que quería”.

Colonia General Roca es una población de poco menos de 1000 habitantes, sobre la ruta provincial 4, ubicada a 8 kilómetros al noroeste de Concordia. Está gobernada por un presidente de Junta de Gobierno que responde al Frente para la Victoria (FPV).

La presentación judicial no es la única acción que han llevado adelante los vecinos.

La primera denuncia contra Kramer llegó al Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi).

Julio Rivero, un remisero de Colonia Roca, denunció al presidente de la Junta de Gobierno quien, con maquinaria de la empresa privada Arenera Martínez, “procedió de forma inconsulta con los vecinos” a realizar una zanja, de unos 300 metros de longitud, destruyendo un puente de madera, única salida a la calle, por lo que su familia se encuentra totalmente aislada”.

La zanja abierta, el puente destruido, entre otras cosas, impide que Rivero pueda sacar a sus hijos para llevarlos a la escuela, por ejemplo. “Cuando le reclamé, me contestó que acá yo hago lo que quiero, negro de mierda”, por lo que Rivero dijo que tras esos dichos “lo denuncié ante el Inadi por discriminación”.

“No solo eso, sino que también, hay niños que vienen a jugar a que pescan y si se caen se pueden ahogar, con tremenda zanja que no tiene ningún tipo de señalización, por lo que lo hago responsable a Julio Kremer, si algo le sucede a los niños de la zona”, dijo en declaraciones que recogió el sitio web Diario del Sur Digital

Mientras, los vecinos esperan una respuesta, y la esperan aislados.

ENTRE RIOS DIGITAL

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario