Asaltaron a un colectivero y su madre los entregó a la Policía

La mujer hizo detener al patrullero que buscaba a sus hijos, en el barrio Néstor Kirchner, y pidió que los llevaran. Los menores, de 17 y 14 años, encañonaron a un colectivero con una pistola de juguete.

PREOCUPADO. El padrastro de los menores detenidos dijo a LA GACETA que está de acuerdo con el castigo. la gaceta / foto de diego aráoz

Abordaron un colectivo, encañonaron y amenazaron con una punta al chofer, le robaron el dinero que traía y escaparon. El raid delictivo fue protagonizado por tres menores, dos de los cuales son hermanos, quienes a los pocos minutos de haber concretado el golpe fueron entregados a la Policía por su propia madre.

El hecho ocurrió el último lunes, minutos antes de las 20, cuando R.E.R., de 17 años, su hermano, R.H.R, de 14, y F.M.C, de 17, que sería amigo de ambos, abordaron el interno 16 de la línea 17 de ómnibus del servicio urbano en la esquina de avenida Colón y canal Sur, amenazaron de muerte al chofer con una pistola y una punta, le robaron $ 80, descendieron y escaparon corriendo.

El colectivero, quien fue identificado como Dante Iza, realizó la denuncia a través del servicio 911, desde donde dispusieron que un patrullero salga a realizar un recorrido por la zona, cerca del barrio Néstor Kirchner, en la zona sur de la capital, para buscar a los sospechosos.

Según informaron fuentes policiales a LA GACETA, los efectivos que viajaban en el móvil, al llegar a la manzana 1 de ese barrio, vieron que una señora, a quien acompañaban tres adolescentes, les hacía seña para que se detengan. Cuando estacionaron, la mujer, quien se identificó como M.F., les comunicó que era la madre de dos los menores que andaban buscando y se los entregó a la Policía.

“Tienen cosas que no les pertenecen, así que quiero que los lleven para que cuenten lo que hicieron”, fueron las palabras de la mujer, para sorpresa de los efectivos, que se llevaron detenidos a los precoces delincuentes.

Al requisarlos, los policías les secuestraron una réplica de una pistola calibre 9mm y un arma blanca fabricada con un hierro oxidado al que le sacaron punta.

Al instituto Roca
Los sospechosos fueron trasladados a la comisaría 13va y se dio intervención a la Justicia, que caratuló la causa como “robo agravado en banda”. El Juzgado de Menores de feria dispuso que los dos adolescentes de 17 años sean alojados en el instituto correccional Roca y que el chico de 14 años sea entregado en custodia a sus padres.

La madre de los dos menores que protagonizaron el hecho es ama de casa y tiene otros cuatro niños de 13, 10, ocho y seis años. Todos viven en una precaria vivienda en el barrio Néstor Kirchner junto a la pareja de la mujer, Pedro Pérez, de 35 años. El hombre, quien trabaja como cosechero de limones y es el único sostén de la familia, accedió a hablar con LA GACETA sobre lo ocurrido. “Somos gente de trabajo y tratamos de enseñarles lo mejor a los chicos. Esta es la primera vez que se meten en un problema así y estoy de acuerdo con la decisión que tomó su madre”, relató Pérez, quien aclaró que es el padre de los tres niños más chicos (los mayores son fruto de una relación anterior de la mujer). “El problema son los mayores, que no le hacen caso a su madre, que ya está cansada de hablarlos y aconsejarlos, y no tengo autoridad para decirles qué hacer. Se juntan con otros chicos que andan metiéndose en problemas”, agregó Pérez.

El drama de la droga
Por su parte, Julio Costilla (62), quien vive en el barrio, expresó: “el problema con los chicos de la zona es que se han largado a consumir drogas y por eso se meten en líos”.

Según el hombre, “en este barrio son los menos los jóvenes que trabajan o estudian. Si los padres les aflojan cuando son chicos, las consecuencias son lamentables”, reflexionó.

LA GACETA intentó hablar con la madre que entregó a sus hijos a la Policía, pero la mujer se excusó de realizar comentarios sobre lo sucedido. Ayer a la tarde concurrió al instituto Roca para ver a su hijo.

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario