Báez adeuda casi $ 90 millones de aportes

Durante los últimos 15 meses no hizo los pagos a la obra social y al gremio de los empleados de Austral Construcciones
Austral Construcciones, la nave insignia del grupo empresario que encabeza Lázaro Báez, no pagó durante los últimos 15 meses los aportes de obra social y sindicales de los trabajadores. Así, retuvo de manera irregular casi 90 millones de pesos.

Por esta maniobra, la principal contratista de la obra pública santacruceña será demandada judicialmente por la Unión de Obreros de la Construcción (Uocra) y su obra social. El gremio y la prestadora exigirán en total el pago de una deuda que hasta el 31 de marzo alcanzaba los $ 87.968.673, según detallaron a LA NACION fuentes del sindicato que dirige a nivel nacional Gerardo Martínez.

Durante el kirchnerismo, cuando Báez monopolizó la obra pública en Santa Cruz, la Uocra aportó miles de albañiles a los diferentes proyectos. Según una auditoría presentada por Vialidad Nacional, Austral Construcciones obtuvo contratos por 16.000 millones de pesos en los últimos cinco años. Concentró la mayoría de las obras viales de la provincia, aunque también participó en la de un gasoducto, escuelas y hospitales.

El número de obreros que aportó el gremio fue variando de acuerdo con las necesidades, pero desde hace dos años que la contratación de la mano de obra viene en baja, según fuentes gremiales y de la Cámara de la Construcción.

La empresa de Báez, que nació en 2003 a los pocos meses de la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia, retuvo los aportes de la seguridad social, cuyo pago son obligatorios para todo empleador. La deuda de Austral con la Uocra se hizo aún mayor porque hubo miles de albañiles a los que además se les retenía el 2,5 por ciento de los sueldos, un monto que debía consignarse como cuota sindical.

El equipo de abogados de la Uocra demandará a Austral Construcciones por defraudación y retención indebida de fondos. Báez, además, deberá afrontar la intimación de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que podría penalizarlo.
Click Aqui

LA NACION intentó sin éxito comunicarse con Báez o algún allegado. El empresario se quedó recientemente sin su habitual vocero y ahora lo ayudaría con la comunicación un periodista del diario santacruceño Tiempo Libre, del que él es dueño.

Desde Tiempo Libre, Báez libra una batalla retórica con la gobernadora Alicia Kirchner, quien le quitó recientemente la concesión de obras y desmintió un vínculo comercial entre el empresario y su familia.

Alicia Kirchner reconoció que la provincia está quebrada y precisó el déficit hace dos semanas, cuando envió a la Legislatura el presupuesto oficial con casi $ 7000 millones en rojo. Anteayer, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, se reunió con la gobernadora en Río Gallegos y confirmó que habrá apoyo financiero para la provincia.

El rojo del presupuesto todavía causa alarma en una provincia que desde febrero luce a veces sitiada por los piquetes y las protesta de los empleados despedidos de las empresas de Báez. Los despidos y el pago de los sueldos retrasados son otro frente que mantiene en plena disputa al empresario con la Uocra.

La retención de los aportes es una práctica que se dio únicamente en Austral Construcciones, según a los registros que accedió LA NACION. No sucedería lo mismo en otras empresas satélite vinculadas al empresario, como Kank y Costilla y Loscalzo y Del Curto.

Con este episodio de los aportes retenidos, el empresario santacruceño, que está siendo investigado por lavado de dinero, suma otro problema en esta nueva etapa sin aliados en el gobierno nacional.
la nacion

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario