Bahler: la fiscalía pidió la detención de una tercera persona

Uno de los fiscales que investiga la causa Bahler, Aníbal Lafourcade, adelantó esta mañana que ayer se detuvo a una tercera persona identificada como Jorge Jesús Martín Gómez, alias “Martín Pelayo”. “En horas del mediodía se le va a hacer saber la imputación que pesa en su contra y la prueba que hay”, indicó Lafourcade a Radio Ciudadana. Hasta el momento había dos personas detenidas, el ex sindicalista de La Bancaria, Iván Amaro, y un empleado que trabaja como ordenanza en el Felipe Heras, Juan Lastiri, según registró DIARIOJUNIO.

“El fin de semana de Semana Santa estuvimos trabajando, juntamos evidencia, fue un informe muy complejo el que nos mandó de Paraná, evaluamos la situación y se plasmó en una nueva imputación de la que no puedo dar detalles”, indicó Lafourcade.

“Entendemos que podemos encontrarnos con pruebas para acreditar otras cuestiones globales”, sostuvo. Lafourcade recalcó que varios procedimientos que realizaron fueron sorpresivos. “No se filtró nada”, subrayó. Todo eso dio como resultado que la fiscalía se haga con evidencias difíciles de conseguir. “La gente que comete delitos siempre se deshace de las pruebas y en este caso hemos tenido suerte”, acotó.

“El fin de semana de Semana Santa estuvimos trabajando, juntamos evidencia, fue un informe muy complejo el que nos mandó de Paraná, evaluamos la situación y se plasmó en una nueva imputación de la que no puedo dar detalles”, indicó Lafourcade.

En el caso de Amaro, detenido el 18 de marzo y bajo el régimen de prisión preventiva hasta el 5 de abril, el fiscal señaló que siguen procesando evidencias para mantenerlo tras las rejas. “Y ahora hemos colectado más evidencia y esta evidencia tiene que ser procesada. En la medida que uno va procesando la prueba que va recogiendo, se encuentra con varias cosas que pueden dar motivo a ampliaciones”, dijo.

Más adelante, Lafourcade hizo referencia a las declaraciones de Amaro quien dijo que fue víctima de una extorsión con el video. El fiscal explicó que, de comprobarse, se tratan de delitos que se investigan en forma independiente. “Que haya habido una extorsión no quita la entidad que se le dio al video porque cualquier persona con sentido común puede observar que ese video no fue armado, fue espontáneo. En la medida en que se lo va viendo, se van sacando conclusiones. Más allá que Bahler siga con vida, la intención era quitarle la vida”, mencionó.

Para graficar la situación, dio un ejemplo: un supuesto vendedor de drogas que fue filmado por un vecino en momentos en que trafica en la vía pública. Si el ‘dealer’ es detenido por el delito de infringir la venta de estupefacientes, no es un atenuante el haber sido víctima de un intento de extorsión, el que se investigará por separado. “La extorsión no tiene que ser por algo legítimo. La mayoría que piden plata o un bien son para devolverle algo como los famosos ‘rescates’ de motos”, expresó.

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario