Berlín: Automotrices alemanas prometieron más inversiones a Macri

Volkswagen desembolsará u$s 100 millones. Mercedes Benz también ampliará su producción en el país. Merkel respaldó el ajuste, pero puso paños fríos a las negociaciones entre el Mercosur y la UE.

El presidente Mauricio Macri anunció hoy en Berlín que Mercedes Benz y Volkswagen van a expandir sus inversiones en Argentina, tras reunirse con los máximos representantes de ambas compañías automotrices en Berlín.

“Mercedes sigue apostando por Argentina y se sigue expandiendo, y eso ya es una buena noticia”, dijo el mandatario en declaraciones a la prensa en la capital alemana, luego de su encuentro con el presidente de esa empresa alemana, Volker Mornhinweg.

En tanto, Volkswagen confirmó “más de u$s 100 millones para mejoras en las fábricas”, indicó el Presidente. “Eso garantiza los puestos de trabajo que tenemos, porque la crisis de Brasil le está pegando mucho a la industria automotriz”, prosiguió, tras reunirse con el presidente de Volkswagen, Herbert Diess.

En un comunicado, Volswagen explicó que el desembolso anunciado ya fue “puesto en práctica”, y se destina a renovar “las plataformas globales fabricadas en el país y a la modernización de sus plantas productivas de General Pacheco y Córdoba”. También, al nuevo diseño de la pick-up Amarock, que comenzará a fabricarse en septiembre.

GUIÑOS Y PAÑOS FRÍOS

Macri se reunió ayer con la canciller alemana Angela Merkel. La mandataria conservadora avaló las medidas económicas que tomó el gobierno argentino.

“Sabemos que implican recordes dolorosos para las personas de menores ingresos, pero en el largo plazo con estas reformas se sale ganando”, afirmó Merkel.

La canciller, sin embargo, bajó las expectativas sobre un acuerdo de libre comercio rápido entre la Unión Europea y el Mercosur. Tanto Francia como Alemania deberán dar una dura batalla puertas adentros para eliminar los subsidios agrícolas en sus países, explicó. “Está claro que no vamos a firmar en 15 días”, exageró. De uno y otro lado esperan poder avanzar en un acuerdo que se implemente en cuatro años.

En su gira por Bruselas y Berlín, Macri se llevó buenos augurios de los empresarios europeos. La gran mayoría respalda el rumbo económico y ve en el presidente argentino un líder regional, en tiempos de un Brasil convulsionado. Pero esas expectativas, por ahora, no se tradujeron en un boom de inversiones desde el Viejo Continente.
tn

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario