Bomberos cuestionó a la sociedad: “Esperábamos una multitud despidiendo a nuestro héroe”

Desde el Cuartel de Bomberos Voluntarios de San Salvador, en su cuenta de Facebook, se agradeció a todos aquellos que han hecho llegar las condolencias por la muerte de su par, Aníbal Carballo. No obstante, se cuestionó que debiera haber habido una multitud en su despedida porque “todos nosotros hemos ayudado a un sin fin de gente”.

Textual, la publicación de la cuenta de Bomberos Voluntarios

Queremos dar gracias a cada una de las personas que de alguna u otra manera nos han hecho llegar sus condolencias por la perdida física de nuestro ya Angel Protector, Anibal Carballo, también agradecer a profesionales como Patricia Loker, Gisela Suarez, Flor Rosa Cafarelli, personal del hospital local, colegas bomberos, entre otros, que han estado y están a disposición nuestra para brindarnos contención todo el tiempo, es tan grande la angustia que sentimos que no encontramos consuelo alguno, no encontramos explicación del porque a nosotros!!!, personas que damos todo de manera desinteresada así como lo era Anibal.
El era una persona, “un loquito lindo” que sentía pasión por ayudar a los demás, así como cada uno de nosotros, el arriesgaba su vida en cada intervención y vaya que les costo!! muchas veces sin ni siquiera conocer a las victimas y muchas veces sin ni siquiera un gracias a cambio.
Sinceramente esperábamos una multitud despidiendo a nuestro héroe pero lamentablemente no fue tan así, tanto Anibal como todos nosotros hemos ayudado un sin fin de gente como así también a muchas instituciones, sin importarnos el día, la hora, si estábamos con la familia, trabajando,si hacia frió, calor, etc etc., pero ahí estábamos.
Es imposible no pensar que en nuestra sociedad son pocas las cosas que se hacen sin interés de por medio, algunos por ahí dirán: “y bueno que se jodan, nadie los manda, lo hacen porque quieren, nadie los obliga”, pero nosotros estamos convencido de que si! de que la moral y el corazón nos obligan!!!.
Hemos visto infinidades de veces ver como lloraban a familiares en muchos accidentes, incendios, etc, pero como la vida es así! va y viene, hoy nos toco a nosotros llorar a nuestro hermano, lo vimos irse, y lo honramos como mejor sabemos, prestando servicio y contención a su familiares a pesar del inmenso dolor que sentíamos, así como sin duda el lo hubiera hecho por cualquiera de nosotros.
Reconocemos que con estas palabras a muchos no les caerá bien, pero ojala nuestra sociedad cambie, ojala algún día estén presentes no solo para cuando se nos necesita, aunque de todos modos si no es así y ahora mismo suena la sirena ahí vamos a estar, con mas fuerza y unidos que nunca, porque la dedicación y el servicio por los demás esta en nuestros corazones, así que hermano Anibal descansa en paz que bien te lo mereces, es imposible no llorar al escribir esto, pero nos consuela saber que en el próximo toque de sirena en forma de brisa estarás trabajando con nosotros que Dios te tenga en la gloria (saludo uno y hasta la próxima).

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario