Esta revolucionaria técnica ha sido aplicada en diez mujeres que nacieron con una vagina o útero poco desarrollada o ausente

Una adolescente brasileña nació sin órgano reproductor, pero gracias a una operación inédita los doctores le pudieron reconstruir la vagina con piel de pescado.

La intervención médica significó para la joven de 17 años el comienzo de una nueva vida en la que podrá disfrutar de su sexualidad como cualquier otra persona, aunque sin la posibilidad de ser fértil.

Primero acudió al médico porque, a pesar de su edad, nunca había tenido una menstruación. A la joven se le diagnosticó un trastorno genético que la había dejado sin un canal vaginal.

La primera operación en la que se utilizó piel de pescado fue en 2018, donde a un joven transexual de 23 años le reconstruyeron un órgano reproductor femenino.

Antes de que los médicos utilicen la piel del pez tilapia, los científicos la someten a un riguroso proceso de esterilización en el Núcleo de Investigación y Desarrollo de Medicamentos (NPDM) de la UFC

Los médicos del hospital de la Universidad Federal de Ceará, en el noreste de Brasil, realizaron la operación de la adolescente y la filmaron para una revista científica.

Las imágenes gráficas muestran a los cirujanos haciendo una incisión donde debe estar la vagina e insertando la piel del pez envuelta alrededor de una varilla de plástico.

Dirigido por el profesor Leonardo Bezerra, pionero del procedimiento, el equipo operó a su paciente diagnosticada con el síndrome de Mayer-Rokitansky-Kuster-Hauser, un trastorno genético que afecta aproximadamente a una de cada 4.500 niñas (el 0,045% de los nacimientos), provocando malformaciones en la vagina o el útero.

Por lo general, ninguna malformación es visible en la parte exterior de los genitales, pero las fallas suelen presentarse en el funcionamiento del sistema reproductivo. En el caso de esta paciente, ella tenía ovarios normales pero no matriz.

El profesor Bezerra y su equipo escribieron la experiencia en una revista: “La cirugía ofreció a esta paciente una vagina anatómica y funcional mediante un procedimiento simple, seguro, fácil, eficaz, rápido y mínimamente invasivo”.

Usaron la piel de un pez tilapia, que es uno de los mariscos más populares en los Estados Unidos y uno de los más económicos en los supermercados.

Una vez que los peces son capturados, se les desolla y descalcifica antes de esterilizarlos con químicos y radiación en un laboratorio. Esta piel puede almacenarse hasta por dos años si está refrigerada.

Este tejido, conforme avances los días, será absorbido por la adolescente y pronto se transformará en uno similar al que se encuentra en el tracto vaginal.

Esta revolucionaria técnica ha sido aplicada en diez mujeres que nacieron con una vagina o útero poco desarrollada o ausente.

La piel de tilapia también es usada para tratar a personas con quemaduras, ya que contiene humedad y colágeno, lo que le permite al sistema inmunológico del paciente acelerar el proceso de regeneración.
Infobae

Dejá tu opinión o comentario