Burló la seguridad y llegó hasta el yate de Messi

Se llama Suli, tiene 24 años y es hincha del Atlético de Madrid.

“Perdí un teléfono, pero gané una foto con Messi”. El dueño de esta frase es Suli, el fanático que se tiró al agua y nadó hasta el yate Seven C en el que descansaba el mejor futbolista del mundo en Ibiza. Tras nadar desde la orilla, Suli se acercó y recibió la sorpresiva invitación para subir a bordo.

Suli le explicó a Messi que quería sacarse una foto, pero su plan quedó trunco cuando percibió que su celular se había mojado. Entonces, el crack del Barcelona le pidió a los empleados del barco si podían registrar ese mágico momento y luego mandárselo a este joven de 24 años.

Messi le ofreció un jugo y conversaron durante 20 minutos. En esa charla, Sulio le confesó ser hincha del Atlético de Madrid. Y le contó que en el verano anterior conoció al arquero belga Courtois. “Tal y como hablaba y se dirigía a mí no parecía que estuviese con un crack mundial”, le dijo Suli a Mundo Deportivo.

Luego, Suli emprendió el regreso del mismo modo en el que llegó: nadando. Y eso que Messi le ofreció volver a la costa con una moto acuática. “Estuvo humilde y muy hospitalario, lo mismo que su familia, que se portó de maravilla”.

Más tarde, cuando Messi bajó en el puerto de Ibiza vio a Suli, al que reconoció y saludó, y accedió a un último deseo: una foto con el amigo de Suli, que había descartado la travesía nadando.
clarin

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario