Casa Rosada y Olivos: humedad, roturas y hasta problemas con el cable

Los funcionarios detectaron varios problemas edilicios y técnicos en las sedes gubernamentales; denuncian “sobrepoblación de personal”; en la gobernación bonaerense se detectó un serio deterioro

“Nosotros nos sentimos inquilinos de la Casa Rosada”, dijo el jefe de Gabinete Marcos Peña a pocas horas de tomar el mando. La frase era una metáfora del poder, pero bien podría servir para ilustrar el desembarco físico de la gestión de Mauricio Macri en los despachos del gobierno. Como quien realiza un inventario de las instalaciones cuando alquila un lugar, el macrismo tomó nota de varios descuidos y de situaciones insólitas en las oficinas de la Casa Rosada y en Olivos.

Paredes con humedad, buracos en los pisos, jardines descuidados, muebles destartalados, mala conexión de Internet y hasta la falta de canales de noticias son algunas de las herencias que dejó el kirchnerismo en las sedes oficiales.

La ex presidenta Cristina Kirchner había ordenado algunas reformas en Balcarce 50, como la renovación del comedor y la refacción de algunos baños. Pero otras instalaciones básicas quedaron descuidadas. El shock fue grande para los nuevos funcionarios que estaban acostumbrados a trabajar en las modernas oficinas de la jefatura de gobierno porteño de Parque Patricios. “Hay barandas que se mueven y carteles con la inscripción «wet floor» para ocultar huecos en los pisos”, describió un estrecho colaborador de Macri en diálogo con LA NACION. “En varias salas hay humedad en las paredes y hay baños en la planta baja que no tienen tapa”, agregó.

Una de las sorpresas que se llevó Mauricio Macri al tomar posesión de su despacho llegó al encender la televisión: en la oficina presidencial del primer piso no se veía el canal Todo Noticias, la señal más odiada por Cristina Kirchner. “Creemos que había una orden para que no se pudiera ver la señal acá, es insólito”, dijo una fuente de Presidencia.
En la oficina presidencial del primer piso no se ve el canal Todo Noticias

En la jefatura de Gabinete donde desensilló Peña no había plasmas y las paredes estaban peladas. Aníbal Fernández, que solía monitorear los medios de manera constante, los desconectó el 9 de diciembre y se los llevó aduciendo que eran suyos. “Los compré yo y los tenía desde que era senador, inventariados”, había dicho al dejar su cargo. Lo cierto es que el flamante coordinador de ministros ordenó instalar cinco plasmas nuevos para suplir la falencia.

Mientras circulan por las oficinas de Casa Rosada -en muchos casos por primera vez-, los miembros del equipo de Macri se van llevando distintas sorpresas. Colaboradores de la jefatura de Gabinete, de Presidencia y de la secretaría de Comunicación coincidieron en un diagnóstico: la superpoblación en casi todas las oficinas de la Casa Rosada. “Se ven 16 personas en oficinas de tres por tres [metros]. Hay dos hipótesis: o trabajaron todo este tiempo hacinados, o son ñoquis que no venían y ahora quieren ver qué será de su futuro, no lo sabemos bien todavía”, manifestó un colaborador al tanto de todos los movimientos de la casa de gobierno.
“Se ven 16 personas en oficinas de tres por tres [metros]”, denuncian en Pro

En las oficinas de Comunicación de la planta baja, aseguran, algunos de los empleados que llegaron con Macri no tienen puesto y trabajan parados. “Es grande la diferencia respecto a lo que estamos acostumbrados. Igual entendemos que es un edificio muy viejo y que son otras las facilidades”, admitió un vocero de esa área.
Olivos en busca del “calor de hogar”

La flamante primera dama Juliana Awada ya advirtió que buscará darle “calor de hogar” a la Quinta de Olivos. Tras una primera recorrida el fin de semana por el predio presidencial, el equipo encontró varios detalles a mejorar.

“Las plantas de la entrada a la casa presidencial estaban muertas, se nota que hace tiempo que nadie las riega”, dijeron. Hay dos cuestiones que preocupan especialmente a Macri, que quiere cambiar lo menos posible sus costumbres domingueras: la cancha de tenis tiene musgo en las redes, y la de golf el pasto crecido y descuidado.

Además, fue notorio el poco uso que tuvo la sala de conferencias de Olivos. “El sonido funcionaba mal, el banner estaba roto, es notorio que nadie entró allí en mucho tiempo”, advirtieron.

Tal como publicó Clarín, una de las primeras reformas que planean hacer es acondicionar un espacio para Gabriela Michetti adentro de la residencia presidencial. La vicepresidenta también tendrá un lugar muy cerca de Macri en el primer piso de Balcarce 50, algo que marca un quiebre con su antecesor, Amado Boudou, que incluso antes del escándalo Ciccone debió conformarse con mantener su despacho del Senado.
En la gobernación bonaerense, fuerte deterioro

En la sede de la gobernación bonaerense la situación es preocupante. Una silla completamente ajada acompaña a una mesa blanca viejísimo y a varios estantes destartalados en una de las cocinas de la gobernación bonaerense de La Plata. En los patios internos, las paredes se ven descascaradas y la humedad afecta a varios de los pasillos internos. Esas son algunas de las postales que se encontró el equipo de María Eugenia Vidal al desembarcar en la gestión.

“Hay un deterioro de las oficinas muy serio. Hay graves problemas estructurales en las paredes y pisos y también otros detalles como alfombras rotas, cortinas sucias y muebles de distintas generaciones conviviendo en un mismo espacio”, explicó uno de los colaboradores de la flamante gobernadora que prefirió mantener la reserva.

A los problemas edilicios, se agregan los operativos: “La conexión a internet es espantosa, es muy difícil trabajar. Las computadoras son vetustas, andan muy lento. Y la ubicación de la gente en las oficinas no guarda relación con los procesos. Eso afecta mucho la eficiencia de los empleados”, agregó la fuente. El equipo bonaerense sabe que para ver mejoras deberán esperar: la prioridad de la gestión será pagar los sueldos y los aguinaldos de diciembre.
la nacion

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario