CFK: Antes de irse Cristina ascendió a su custodio a comisario

Causando un profundo malestar y grandes contratiempos en la Policía Federal, pese a que la promoción correspondía a fines de 2016.

Un profundo malestar y grandes contratiempos provocó en la Policía Federal la decisión de Cristina Kirchner, tomada sobre el filo de que finalizara su mandato, de ascender a comisario al jefe de su custodia, Diego Carbone, pese a que la promoción le correspondía a fines de 2016.

Antes de irse Cristina ascendió a su custodio a comisario
La determinación presidencial de premiar a su custodio trajo aparejada varios subcomisarios relegados y una superpoblación de comisarios en seccionales porteñas de la fuerza.

Fuentes policiales revelaron a NA que el pasado 4 de diciembre en la Orden del Día Interna (ODI) número 228 de la Federal fueron dispuestos los ascensos de subcomisarios a comisarios, de principales a subcomisarios y de inspectores a principales, con la firma de la entonces ministra de Seguridad, María Cecilia Rodríguez.

En el escalafón de seguridad como promedio por año ascienden a comisario entre 80 y 90 hombres sobre un total de 120, pero en esta ocasión, por pedido de Cristina Kirchner para que entre el subcomisario Carbone, se trataron 225 casos y ascendieron 160.

De esa forma, subieron de rango el doble de lo que se prevé cada año y ello trajo problemas: ahora hay exceso de comisarios, ya que a los recién ascendidos se suman los que aún no ascendieron a comisario inspector.

“Todos los años se tratan como promedio entre 120 y 130 casos y ascienden entre 80 y 90, que son una promoción y media , pero ahora se trataron 225 y subieron 160, un número enorme”, explicó una fuente de la fuerza a Noticias Argentinas.

“Cuando se produzca el ascenso a comisario inspector, aquellos que no puedan lograrlo deberán esperar algún destino, porque la prioridad siempre es para los más nuevos en ese cargo”, agregó.

El ascenso forzado de Carbone, quien en la nómina publicada en la ODI se ubicó en el puesto 158 “como para no quedar expuesto ante sus colegas de que se estiró el cupo por él”, generó que otros 65 subcomisarios queden relegados, por lo que recién subirían a fin de este año.

“Eso es un problema, porque ahora pierden solo un año, pero después, en lugar de esperar los habituales tres años para el ascenso a comisario inspector, deberán aguardar unos cuatro años, porque primero serán tratados para ascender al próximo grado, los 160 que lo hicieron a fines de 2015”, explicó a NA un comisario mayor que evitó dar su nombre.

La fuente reveló que esa decisión provocó “mucha bronca en la Federal, sobre todo entre los oficiales” y remarcó que esa superpoblación de comisarios también trajo inconvenientes en las seccionales porteñas de la fuerza.

En ese sentido, como aún no se trataron los ascensos a comisario inspector, el jefe de las dependencias se mantuvo como comisario y como muchos subcomisarios subieron de rango, hay al menos dos comisarios en al menos 18 seccionales.

En la 4, 13, 14, 16, 21, 22, 26, 27, 30, 37, 39, 42, 45, 46, 47, 51 y 54 la estructura tiene a dos comisarios y a un subcomisario, mientras que en la 44 hay dos comisarios y dos subcomisarios, cuando la cúpula de las seccionales porteñas de la Federal debe tener un comisario y dos o tres subcomisarios.

Si bien el jefe de la comisaría es el mismo, podrían producirse roces entre algunos con el mismo cargo a la hora de dar órdenes.
terra

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario