CFK vació las cajas y los últimos 100 millones en ATN los envió a Santa Cruz el 9 de diciembre

Alicia Kirchner hizo desaparecer 5 millones de pesos y la oposición no dice nada
No han dejado un mango ni para el café; así se puede resumir el vaciamiento total de las cajas que llevó adelante el gobierno de Cristina Fernández, antes de dejar el poder. El propio Macri reconoció que el 9 de diciembre, un día antes de entregar el poder, la ex presidenta firmó un envío de los últimos 100 millones de pesos disponibles que había en ATN, a la provincia de Santa Cruz. Desde ahora, Alicia Kirchner tendrá que ir a pedirle plata al presidente, para cubrir el agujero negro del déficit provincial. (Por Rubén lasagno)

“Antes de ayer, el 24 de diciembre que yo estuve acá, el intendente me dio un pedido formal de asistencia del Tesoro nacional. Yo aclaré que hasta ese día no teníamos en el presupuesto un peso, porque el 9 de diciembre el gobierno saliente le había entregado más de 100 millones de pesos a Santa Cruz antes de irse y había vaciado las reservas de ATN. También me comprometí a gestionar un cambio en el presupuesto para poder nutrir de nuevo el fondo de ATN y poder enviar a la provincia”; estas fueron las palabras de Mauricio Macri, cuando llegó a la ciudad inundada de Concordia y el Intendente le pidió 20 millones para ayudar a los evacuados.

La frase, dicha en ese contexto, tiene un peso específico propio muy grande, porque suena casi como una resignación con bronca del presidente, ante la actitud devastadora del gobierno de Cristina Fernández, que antes de irse, arrasó con todos los fondos que había en las cajas y horas antes de dejar el poder, no tuvo problemas en autoadjudicarle a su cuñada, electa gobernadora en Santa Cruz, los últimos 100 millones en ATN, una maniobra “normal” y recurrente, que el kirchnerismo hacía mes a mes, durante 12 años, tanto para ayudar a sostener el déficit de la provincia, como para destinar a las municipalidades y de allí desviar fondos hacia la campaña o bolsillos de algunos elegidos K, que Cristina designaba convenientemente. Solo que esta vez se trató de “limpiar” la caja de los ATN y no dejarle al nuevo presidente ni un peso para destinar a cualquier tipo de ayuda, como la de las inundaciones, por ejemplo.

Se terminó el poder y ser terminó la plata, lo que no se terminó es la demanda de fondos de Santa Cruz, provincia que necesita entre 300 millones mensualmente para subsistir y 500 o más cuando debe abonar aguinaldos y que la gobernadora Alicia Kirchner, deberá ir a pedir a Nación, precisamente al hombre que se puso colorado ante el Intendente de Concordia, porque no lo podía ayudar con la premura del caso, al faltarle plata que, sin pudor ni control, la ex presidenta le envió a ella, antes de su salida del poder.

Un trance que, además de incómodo es vergonzoso por donde se lo mire; más aún proviniendo de una ex funcionaria nacional que hasta ayer nomás, manejó millonarios fondos federales y no supo o no pudo, hacer previsiones. Es que el kirchnerismo en tren de no dejarle nada a Macri, se olvidó que sin plata, tampoco Nación podría ayudar a Santa Cruz y menos va a ayudarla si horas antes de irse, en su último asalto a la caja pública, Cristina Fernández le mandó a esta provincia hasta las monedas que había asignada a la partida de ATN, un rubro fácil de dilapidar de manera discrecional, como lo hizo el krichnerismo en 12 años de gobierno. (Agencia OPI Santa Cruz)

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario