La indignación por la falta de servicios mínimos en el Perilago de Salto Grande se canalizó por las redes sociales y de boca en boca. Las críticas están dirigidas hacia los responsables del mantenimiento, las cuales expresan que no es solo cortar el pasto, sino también mantener en uso los sanitarios, tenerlos limpios y abiertos al público, para que miles de personas tengan donde ir a hacer sus necesidades fisiológicas, evitando que lo hagan detrás de un árbol o directamente en el agua de las playas.

Tres gestiones en tres años revelan el rotundo fracaso y demuestran que administrar el perilago y concretar la idea original de la creación de la CODESAL -crear un Polo Desarrollo Turístico en Salto Grande- no era tan fácil como presentarse todos los 29 a cobrar el sueldo en el cajero. Dicha idea se encontraba en pleno desarrollo no exento de dificultades cuando se decidió que José Ostrosky, un empresario gastronómico y hotelero, daría ese impulso que reclamaban los medios opositores al proyecto, luego otros dos profesionales, uno contador, Edgardo Oneto, y el otro, abogado, José Luis Rodríguez, para conformar el bufete de picapleitos que maneja los destinos de la CODESAL, comenzando por el capo di capi, Senador Angel Giano, también abogado, y Maxi, el hermano del reconocido “Marcos”, también letrado, junto al presidente abogado, conforman el Dream Team que más de “equipo de ensueño” parece el del “sueño” y fue esa forma de administrar la que acabó por hacerle entender al gobernador que con su “equipo” no llegarían a conformar a nadie, especialmente ahora que se piensa validar la gestión a través del voto. Entonces, activan la otra vía: ceder las playas a la Municipalidad de Concordia y concentrar el esfuerzo del “equipo de los sueños” –tratando que despierten- en los dos complejos termales y el parque acuático “Salto Grande”, lugares donde se registran ingresos monetarios y dejan la parte de acceso gratuito a Enrique Cresto, pero adornado por sucesivos convenios.

Se transfiere a la Municipalidad el control y pago del arreglo del camino de la Penínsular Soler (a través de un convenio donde la Provincia devolverá el dinero invertido) en un “pasamanos” por el cual lo que hace Cresto es la gestión que la CODESAL no sabe cómo arreglar con las empresas constructoras.

A partir de la firma de un tercer convenio, por nada más y nada menos que 28.800.000 de pesos, la Municipalidad se compromete a construir un nuevo grupo de sanitarios, del que no se sabe características ni habría planos; mantener los tres núcleos sanitarios: Palmeritas, Médicos y Cerro Perdices, lugares que Ostrosky dejó con los mismos servicios que había 15 años atrás (seis excusados para hombres, otros seis para mujeres con una canilla de agua) cuando extrajo 20 sanitarios con lavatorio y bidet, móviles de madera en primera calidad y con aire acondicionado, los tiró y dejó abandonados tras las termas.

Después de tres años de no hacer nada en la Península Soler, la Municipalidad hace lo que los craneos de la CODESAL no pudieron hacer y limpian toneladas de materia fecal de los antiguos baños.

Una recorrida de nuestros cronistas por el perilago corrobora que la Municipalidad ya tomó las competencias que le impone el convenio firmado e intervinieron en la Península Soler. El primer descubrimiento fue que no había agua porque, sin energía eléctrica, no funcionan las electrobombas; situación que los concesionarios responsables de las cantinas describieron como muy frecuentes y devastadoras, ya que nadie sabía cómo o dónde (o no querían) activar las reglas para solucionar el problema de la energía eléctrica. En otros lugares, como Palmeritas, la electrobomba había sido robada hacía un año y, en todo ese tiempo, los que ingresaron a los sanitarios fueron engrosando los desperdicios que se amontonaban por todos lados porque, sin agua, no funcionan los depósitos de los excusados, ni se pueden higienizar las manos. Un enchastre de proporciones y una falta insólita. Asimismo se observó el deterioro del sistema de desagüe cloacal como producto de haber arrancado, literalmente, los sanitarios de madera.

Este “pequeño gran movimiento” más la instalación de algunas sombrillas, pérgolas y mantenimiento de la luminaria con recambio a lámparas Led por parte de la municipalidad en un corto periodo, y el reasfaltado del camino, ha puesto a los actuales funcionarios de Codesal quienes se valen de redes sociales y medios de comunicación para difundir dichos logros como propios.

Pero la “gestión compartida” venía herida desde el año pasado, cuando se firmó un convenio parecido con obligaciones a cargo de la Municipalidad –proveer el servicio de guardavidas y realizar construcciones de refugios y miradores- que no se cumplieron en tiempo y forma porque “la provincia no paga”. Los refugios recién se instalaron en enero de 2019 con fondos del convenio del año anterior y formarán parte del nuevo compromiso.

Si la operación matemática no falla, este año, la gestión de Gustavo Bordet invertirá 35.000.000,00.- (treinta y cinco millones de pesos) conforme al presupuesto anual de cálculo de gastos y recursos del Gobierno Provincial, unos $ 8.000.000,00.- a $ 10.000.000,00.-(diez millones) para el reasfaltado del tramo Comisaría 9ª. – Cerro Perdices y los $ 28.000.800.00.- (veintiocho millones ochocientos mil pesos) para que Cresto se dedique a construir un sanitario y mantenga los excusados, ponga unos carteles que ahora se llama “señalética”, instale sombrillas, pérgolas y pague con recursos transferidos el costo de los guardavidas en las playas, lo que haría un total de unos 75.000.000 de pesos. Monedas más, monedas menos, salvo oportunas ampliaciones del presupuesto.

Los 75 millones de pesos para un año de gestión del perilago parece ser una cifra desmedida comparándola con el anterior presupuesto y el pago que realizó la Provincia desde el 2010 al 2015: $ 1.650.000.- Es decir que en cinco años la administración de Urribarri transfirió de fondos provinciales a la CODESAL esa suma que representaba $ 900.- (novecientos pesos) diarios, contra los 205.479,45.- (Doscientos cinco mil cuatrocientos setenta y nueve pesos con 45/100 centavos), que importarían ahora la “gestión compartida”, si los números tienen confirmación en la Contaduría General.

No importa que la temporada está avanzada, lo que importa es que se empiecen a mover tras tres años y pico de rascarse y cobrando sueldos para hacer…nada.

La provincia, a través de su máxima autoridad, el gobernador Gustavo Bordet, no pudo en tres años de mandato encarrilar una gestión tendiente a devolver a la CODESAL el espíritu emprendedor que logró alumbrar agua termal con una perforación en el acuifero guaraní entubada a casi 1200 metros , hacer dos complejos termales, un parque acuático, crear una comisaría turística, un centro médico en la Península Soler, y otro en playa Sol, un parque infantil y cinco unidades móviles de baños de madera con aire acondicionado (20 baños en total), distribuir cantinas en cada playa, y tantos otros emprendimientos que fueron malogrados por quien fuera enviado a poner “en caja” un organismo atacado públicamente por la corruptela que actúa como ariete de sectores políticos que responden a intereses políticos y monetarios, logró su cometido “que se destruya todo” para luego, sobre las cenizas, volver a hacer…lo nuevo para que propios y extraños vean el cómo se reconstruye todo, rápido y furioso, como para hacer realidad aquello de que “con plata cualquiera es vivo”.

Los dos candidatos a intendentes, los doctores Cresto-Giano, se dividen las competencias, el senador y abogado Giano con sus adláteres en los complejos termales y lo que han dejado del Parque Acuático (no hay que extrañarse que salga otro proyecto para invertir algunas decenas de millones de pesos para dejar “a nuevo” el descuidado parque acuático) Enrique Cresto, por su lado, tendrá a su cargo la Península Soler y las playas de Viracho, Sol sur y Norte y la Península Soler motorizado por la zanahoria de los 28.800.000,00.- y algún otro convenio -como el del reasfaltado de la Península Soler- para hacer lo que por ley le corresponde hacer a la CODESAL a través del Fondo específicamente creado por la legislatura provincial en el 2014.-

En un Estado que tiene el “síndrome de la frazada corta” y que para taparse la cara hay que dejar los pies afuera o viceversa, aparece -de repente- como si recién ahora se diera cuenta las responsabilidades de la hora (previo al acto eleccionario) a inyectar fondos para hacer de esos territorios que fueron abandonados en los últimos tres años -tanto que lo consideraron igual que “Laer” un organismo residual y le bajaron la categoría, ahora depende del Ministerio de Gobierno y no del Poder Ejecutivo. La Ministra, como otra de los profesionales de los foros picapleiteros -es también abogada de nota- pero ni siquiera ella que tiene el manejo del más importante de los ministerios pudo lograr lo mínimo: que les paguen a la gente que trabaja en el Organismo que después de reclamar un mes, dos meses y superados los tres meses sin lograr cobrar cerraron las termas en medida de fuerza. Un puñado de gente humilde, hombres y mujeres al servicio de un proyecto en el que debían dejar sus esfuerzos para ver pasar hambre a sus hijos, patético.

Aquí -se dijo- se verá la mano de Giano que tiene “la varita mágica” como presidente del bloque del FPV en el Senado y los fondos aparecerán como arte de magia, no fue así. No se pudo -atosigados por la burocracia estatal- transferir los fondos en tiempo y forma, lo que terminó por enfermar al presidente de la CODESAL, el bueno de Oneto, que después de publicitarse la reunión tripartita GIANO-ONETO-BORDET para anunciar la colocación de luces led, sin pensar antes que debían solucionar el pago de los sueldos de la gente, que su único ingreso es ese y que nada ni siquiera una iluminación que haga empalidecer a los Campos Eliseos de París, se puede hacer sobre el hambre y el sufrimiento no solo de los laburantes, sino de quienes dependen de ellos para su subsistencia, entre los cuales -claro- hay muchos niños y un viejo refrán del general decía “Los únicos privilegiados son los niños” (los nuestros, claro) los ajenos y bue….no podemos encargarnos “de todo”.

Más ambicioso, Enrique Cresto, quería lograr “el convenio” desde que asumió la intendencia. Mazurier le hizo un convenio en el cual la Municipalidad se comprometía a realizar el aporte de máquinas para mantener los caminos y algunas otras cosas pero que era totalmente gratuito, es decir la CODESAL no le pagaba nada a la Municipalidad y el convenio era de colaboración mutua para mantener y proyectar la zona del Perilago como un auténtico Polo de Desarrollo Turístico. Nunca se firmó porque había que lograr…fondos. Primero, querían la CODESAL en bandeja pero acompañada del dinero necesario para “adornar” el lago y hay que felicitar al intendente por su perseverancia, para lograrlo usó como ariete a un legislador alocado que hasta se despachó contra los contratos truchos de la legislatura sin advertir que uno de los beneficiarios en esa corruptela es justamente él que percibió fondos públicos para hacer tareas que obviamente nunca hizo -porque no estaba capacitado- como presentar las necesidades habitacionales de Concordia en el IAPV, estudiar las redes cibernéticas del Ministerio, un desquicio del que todavía no pusieron la lupa los abogados Paglioto y Mulet quienes -hasta ahora- le han perdonado que haya “robado” literalmente esos fondos públicos, ocupados en peces más gordos.

Ahora, tras tres años de indolencia el panorama se ha disipado, ahora se sabe quien es quien. Desde el gobierno han certificado a los fiscales que siguen teniendo en la “parrilla” a Mazurier que no giraron ni un solo peso (salvo los famosos 1.650.000.- para pagar seis meses de contratos). Cumplir las órdenes “de arriba” tuvo su inmediata recompensa y no se ha visto en la historia de la justicia entrerriana como se puede ascender en la escalera de la carrera judicial, saltando escalones en los que cada funcionario debe estar algunos años para pasar al siguiente y no como ahora, donde de golpe un funcionario pasa de uno a otro cargo -cada vez más alto- sin que siquiera alcance a mirar los expedientes que tiene a su cargo, cuando “el hombre cumple”, el abrazo del superior es público y ante todas las miradas, como ha ocurrido ahora.

Veremos entonces, un despertar del lago dormido, ahora se inaugurá el reasfaltado de la Península Soler, la iluminación led en sus calles, la colocación de sombrillas en las playas y de refugios y se colocarán cartelitos -sugiero uno que diga “Aquí no hay baños públicos” y asistiremos también a una pelea de protagonismo donde la CODESAL dirá lo que está haciendo y la Municipalidad responderá que la que está haciendo lo que ellos no saben, no pueden o no quieren, es ella y se pelearán ante las cámaras de TV y los reporteros entre Cresto-Giano, para asumir como el alma mater de ese “despertar del lago” que no es gratuito para los contribuyentes ni se hace con un solo centavo de los “emprendedores” sino que todo viene de esa vieja y maltrecha vaca del Estado a la que se acude para seguir ordeñándola. “Entre bueyes no hay cornadas” terminarán arreglando porque el amague de pelear la intendencia, es solamente eso, un corte y una quebrada, para lograr que lo pongan en un sitio de privilegio al que sabe que no tiene posibilidades de llegar pero que no quiere sacar los pies del plato.

En tanto, el creador de la CODESAL espera limpiarse de los baldes de materia fecal que le han tirado y confía en que llegará el momento de poner blanco sobre negro y sacudirse, no tiene apuro pero cree que es tiempo de volver a enfocar en lo que hizo, en lo que dejó de hacer y en lo que todavía tiene para hacer como una cuestión de verdadera justicia, no la que se cocina entre fiscales que piden “atenciones”, jueces que involucran hasta la virgen María y operaciones de prensa que se cocinan desde el mismísimo poder judicial.
El sol

Dejá tu opinión o comentario