El chofer de un interno de la Línea 7 bis, este domingo fue protagonista de un hecho admirable. “Gracias a Dios le salvó la vida”, señalaron desde el hospital Masvernat.

Según trascendió por medio de un matutino local, el interno N° 20 circulaba por calle Concejal Veiga cuando una bebita de tan solo 2 meses sufrió un descompensación, por lo que su madre comenzó a pedir ayuda en forma desesperada.

Ante esta situación, el trabajador del volante, sin dudarlo, pidió disculpas y permiso a los pasajeros y se salió del recorrido para llegar a toda marcha hasta el hospital Delicia Concepción Masvernat, donde la bebita fue atendida.

“El colectivero no dudó ni un segundo, si hubiésemos esperado a la ambulancia la nena tal vez se moría, gracias a Dios le salvó la vida”, dijeron a EL SOL en el hospital.
Fuente: Diario El Sol

Dejá tu opinión o comentario

Felicitaciones al colectivero!!!

Ale Quevedo Ale Quevedo dice:

Felicitaciones por mas personas asi👋👋👋

Felicitacionen a este colectivero 👏👏👏👏

Felicitaciones al colectivero