COMERCIANTES: Repudio por las “bombas de estruendo” en Concordia

Los comerciantes aseguran que actuaron con “violencia y prepotencia” para imponer el horario de cierre de los negocios
En un comunicado enviado a Diario Río Uruguay bajo el título “Que la violencia no destruya Concordia”, el Centro de Comercio e Industria de Concordia (CCISC) hizo público su repudio a al proceder del Centro de Empleados de Comercio quienes el pasado 24 de diciembre se manifestaron en el centro de la ciudad exigiendo que se respete el horario de cierre de los negocios.

El artículo redactado por la entidad que nuclea a los comerciantes concordienses señala que “el miércoles 24 de diciembre la violencia y el vandalismo intentaron adueñarse del centro de Concordia. De no haber sido por la rápida y efectiva acción policial, las consecuencias habrían sido graves”.

Sobre lo sucedido, la nota describe que “la conducción del sindicato que dice representar a los empleados de comercio arrojó bombas de estruendo que inyectaron miedo en vecinos y turistas, especialmente en los niños, mientras con los puños en alto y a los gritos se amenazaba a clientes y comerciantes”. Situación que según indican fue un “raid violento fue frenado a tiempo por la policía encabezada por el Jefe de Policía, Comisario Gustavo Schierloh”.

Según la entidad, “el Centro de Comercio, en conversaciones con el secretario general del gremio, había alentado la vía del diálogo para consensuar el horario de cierre del 24 y el 31 de diciembre. Lejos de ello, el sindicato apeló a los medios para fijar unilateralmente un horario y a la prepotencia para intentar imponerlo”.

Asimismo, los comerciantes consideran que esa actitud parte “desde el prejuicio y sin conocer las dificultades reales que afronta el comercio local para mantenerse en pie. Se le cuestiona que tenga sus puertas abiertas a fin de captar las mayores ventas en vísperas de las fiestas. No se alcanza a percibir la otra cara de la realidad: los numerosos días feriados en los que los ingresos se reducen a cero mientras los costos fijos permanecen inalterables”.

Por otro lado, subrayan que “el Centro de Comercio no sólo comprende la necesidad, que es de los empleados pero que también es de los dueños, de poder pasar más tiempo en familia”, recordando que “coherentemente con ello, ha impulsado el cierre dominical, al que las multinacionales que llevan sus ganancias fuera de la ciudad y del país, se han opuesto sistemáticamente. A esta lucha en favor de la dignidad de las personas, el sindicato no la acompañó con la firmeza que exhibe ahora. Muy por el contrario, su tibieza lo puso del lado de los intereses de las grandes superficies”.

Desde la comisión directiva del CCISC indican que “es lógico que en una sociedad plural y democrática existan diferentes posturas. Lo que no es lógico es que un grupúsculo quebrante la paz social para imponer su punto de vista, tirando por tierra el estado de derecho”.

Por último, el comunicado expresa que “a pesar de las experiencias dolorosas vividas, el Centro de Comercio seguirá siempre dispuesto a explorar vías pacíficas para dirimir diferencias. Es un despropósito que los comerciantes y sus empleados se traten como enemigos cuando sus destinos están entrelazados. Porque es una verdad inapelable que ‘Sin comercios no hay empleados y sin empleados no hay comercios’”. Por este motivo, “roguemos recapaciten y no se intente repetir hechos de esta naturaleza”, concluye la nota.

FUENTE: DIARIO URUGUAY

Redacción Concordia Directo

Dejá tu opinión o comentario