Con una condena para tomar ejemplo, Nahir se convirtió en la primera menor de 20 años condenada a perpetua del país

Cuando le disparó a su novio, Nahir Galarza no imaginó que iba a entrar en la historia criminalística argentina.

La joven fue condenada a perpetua con solo 19 años, algo que nunca ocurrió antes para una mujer en el país. El juicio en Gualeguaychú fue una verdadera lucha dialéctica de la defensa de Nahir por negar la relación de pareja y afirmar la situación “accidental” de los balazos, aunque la pistola 9 milímetros del padre policía fue disparada dos veces. La segunda bala que “se escapa por accidente”, según la ahora condenada, fue el punto más flojo de su posición.

Esta estrategia acerca de que “todo fue un accidente” -desde una relación que Nahir encasilla casi como “casual” con la víctima (aunque fueron juntos de vacaciones a Brasil con la familia de ella) hasta la secuencia de los disparos- no encajó en los argumentos de su defensa acerca de que se trataba de una relación atravesada por la violencia de género.

La violencia de género es un atenuante para un homicidio intencional, y eso podría haber hundido la controvertida hipótesis del accidente, pero a su vez hubiese corrido a Nahir del fallo histórico de la perpetua hacia una pena menos dramática.

La Justicia de Gualeguaychú decidió que Galarza, desde hoy, forme parte de la historia criminalística del pais.
El Día de Gualeguaychú

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario