Concordia celebró Januca

Fue en una ceremonia realizada este martes por la noche en la Plaza Urquiza de nuestra ciudad. El Rabino Israel Soriano y el Presidente de la Unión Israelita de Concordia, Marcos Embon encabezaron el acto que recuerda la victoria del pueblo judío, en la recuperación del Templo de Jerusalén, que estaba tomado por los griegos.

En representación del Intendente Enrique Cresto y de la Municipalidad de Concordia asistieron el Vice Presidente Municipal de Concordia, Armando Gay, el Secretario de Gobierno, Martin Santana, el Director de Cultos, Rafael Blanco y los concejales Alberto Armanazqui y Nicolás Moulins.

“En esta noche especial para cada uno de ustedes, quiero brindarles el saludo del Intendente Enrique Cresto y también de toda la comunidad de Concordia, que tenemos el honor de representar. Agradeciendo asimismo la invitación a participar de esta festividad tan ligada a la identidad del pueblo judío, hecho que se ha convertido en un ejemplo claro de su lucha por la libertad religiosa. Hoy, en momentos, en que también la comunidad católica, ha vivido una de sus fechas de reflexión más importantes, como es la Navidad, creo que tenemos que destacar el estar todos juntos celebrando sentimientos como la reafirmación de la fe y la esperanza, como valores que nos permiten la creencia en un futuro mejor donde todos, sea de la religión que sea, estemos hermanados para construirlo. Por eso, y con motivo de la celebración que hoy nos convoca, me sumo a sus oraciones para que la llama de la fe se mantenga siempre viva en cada uno de nosotros, para que la fe en nuestras convicciones, sea siempre nuestra guía, como lo fue para aquellos israelitas, que defendiendo su derecho a ser judíos, triunfaron sobre el poder y el avasallamiento” sostuvo el Vice Intendente y Presidente del Concejo Deliberante de Concordia, Armando Gay, quien acompañado de su esposa, Bárbara Rajzner, brindó unas palabras a los presentes.

Jánuca

La “fiesta de las luminarias”, como se conoce a la celebración de Jánuca, puede traducirse como “inauguración” y la celebración tiene “dos grandes significados”: es la fiesta de las luminarias “porque se celebra encendiendo luces”, pero también recuerda la leyenda de una “victoria bélica”

Durante la fiesta de las luminarias se recuerda el triunfo del pueblo de los macabeos, que en el siglo II antes de nuestra era recuperó el Templo de Jerusalén, que había sido tomado por los helenos, el pueblo griego.

En el Templo debía haber siete velas siempre encendidas. Al profanar el templo, los griegos apagaron el candelabro y cuando los macabeos entran y quieren encenderlo, se encuentran con que todas la vasijas de aceite, menos una, habían sido profanadas, la que quedaba podía durar sólo un día, pero duró ocho por el milagro de la luz.

En el ritual de Jánuca, que se realiza en las casas y no en las sinagogas, se enciende una luz (vela) cada día, el tradicional candelabro se ubica en la ventana para “difundir el milagro”

El ritual establece que al anochecer -que es cuando se inicia el día hebreo- debe prenderse una vela, el segundo día dos, y así sucesivamente hasta llegar a las ocho.

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario