CONCORDIA: Gustavo Alfonzo está en libertad bajo investigación de supuestos delitos

Concordia Directo ofrece un resumen de lo investigado por colegas de la ciudad sobre el caso, la excelente entrevista realizada a la madre de la niña por Eduardo Díaz y la puesta en libertad del acusado que estaría siendo investigado por otros supuestos delitos, también de la órbita federal.

QUIÉN ES EL “PELA” ALFONZO (EL ENTRE RIOS, DIARIO)
Supo incursionar en los medios radiales en distintos puntos de la provincia (Paraná, La Paz, Colón, Concordia, entre otros) y, en sus inicios, se inclinó por la movida tropical. Ofició como representante de artistas y promotor de eventos, supo reclutar voces femeninas con promesas de grabar discos, como también, probar locutoras para conducir sus espacios radiales.

Gustavo Alfonzo profundizó su presencia en los medios de comunicación, con un sitio digital denominado www.infoextradigital.com.ar y hasta instaló dos emisoras de FM en la capital provincial, conocidas como SKW 102.3 y Tropical 94.3, ambas ubicadas en la casa de Gran Chaco 63, donde también funcionaba su agencia de publicidad.
Produjo innumerables espacios radiales y supo contar con la participación de exitosos periodistas de los medios nacionales. Así también, en sus primeros pasos, impulsó a reconocidos periodistas locales que, actualmente, son propietarios de medios de comunicación paranaenses con proyección provincial. Tal es el caso del titular y director de Radio F5, Miguel Ángel Audisio, quien también fuera locutor estrella y amigo personal del acusado.
Poco tiempo después, desembarcó en La Paz, de la mano de la intendenta, Lidia Nogueira y trasladó SKW 102.3 a esa localidad. En su incursión por Colón, estuvo a cargo de la publicidad de la fiesta del artesano, que dejó varias huellas por el no pago de distintos servicios.

Efectivos de la Delegación Concordia de la fuerza federal apresaron e identificaron como Gustavo Alfonzo, acusado de ser quien mantenía encerrada a una menor en un departamento de la zona norte de la ciudad de Concordia. Si bien este hecho concreto estaría encuadrado como presunta trata de personas, el detenido habría estado siendo investigado por otros supuestos delitos también de la órbita federal.
Vale recordar que el pasado lunes, una adolescente de 16 años había sido rescatada por efectivos de la Comisaría del Menor y la Familia del interior de un dúplex sobre avenida Monseñor Rösch.

La liberación fue luego que su madre denunciara que la chica estaba en ese sitio, en compañía de un hombre que supuestamente la obligada a prostituirse.
Cuando los efectivos policiales fueron al domicilio indicado por la progenitora, se encontraron efectivamente con el hombre descripto y con la menor dentro de la propiedad.

El dato que hasta el momento no había trascendido, es que la adolescente presentaba en ese momento evidentes signos de haber sido golpeada salvajemente en una de sus piernas, por lo que debió ser trasladada hasta el hospital Masvernat para su revisión médica.

El caso comenzó en ese momento a ser investigado por la Justicia local, bajo la dirección del Fiscal Darío Mautone y si bien no hubo grandes diligencias, el hecho puso en alerta a la Policía Federal de Concordia que venía siguiendo los pasos de Gustavo Alfonzo (alias Zurdo, alías Pelado) desde un reciente paso por la ciudad de Colón.
La actividad conocida del acusado en la capital del citrus era la de conductor de un programa de radio llamado “Con la soga al cuello”, que desde hace varios meses se emitía de lunes a viernes en la mañana de la radio FM Concordia Stereo.

De acuerdo a lo que señalaron otros conductores de la misma emisora, el programa fue repentinamente levantado luego que se conociera la noticia del allanamiento en avenida Monseñor Rösch, a pesar de que hasta ese momento nunca se habían mencionado datos de la persona implicada.
Si bien no trascendió oficialmente cuál es la acusación concreta contra Alfonzo, un operativo de la Policía Federal lo apresó en la noche del pasado miércoles en el domicilio de un familiar directo, en el barrio Nébel de Concordia.

Tras su detención pasó toda la noche en la Delegación local de la fuerza y en las primeras horas de la mañana del jueves fue trasladado al Juzgado Federal de Concepción del Uruguay, donde prestó declaración ante el magistrado. Actualmente continúan las actuaciones, pero el locutor se encuentra en libertad según lo reglado por el nuevo Código de Procedimientos en la Penal de Entre Ríos.

El conductor radial estaría siendo investigado por otros supuestos delitos, también de la órbita federal.

ENTREVISTA DE EDUARDO DIAZ A LA MADRE DE LA MENOR (CUARTO PODER, AUDIO)
La mamá de la chica presuntamente prostituida involucra políticos y boliches. Habló la madre de la chica de 16 años rescatada de manos del locutor Gustavo Darío Alfonzo. Dio detalles escalofriantes y mencionó que hay políticos involucrados. Dijo que el hombre contactó a su hija en los boliches Cruz Diablo y My Way.

El periodista Eduardo Díaz, conductor del programa Cuarto Poder, que sale al aire por Oíd Mortales Radio, entrevistó, en exclusiva, a Cristina Escobar, madre de la adolescente que fuera rescatada por la policía de manos del “locutor” Gustavo Darío Alfonzo, en un dúplex de calle Monseñor Rösch de Concordia.

El diálogo, de aproximadamente 25 minutos, que transcribimos aquí textualmente y lo acompañamos por el audio, sirvió para que Escobar confiara gran parte de la información que su hija le contara acerca de las fiestas a las que fue llevada y con quiénes debió acostarse.

Una finca de Puerto Yeruá que sería de un conocido empresario; hombres de la justicia a quienes se adjudica la propiedad del departamento donde hallaron a la menor; políticos que usufructuaron de la chica; groseros errores de procedimiento de la justicia y la policía de la provincia que derivaron en que la causa termine en manos de la Policía y la Justicia Federal; amenazas a la familia de la adolescente, son algunos de los datos que emanan del testimonio de Cristina Escobar:

-¿Cómo estás ahora?, ¿más tranquila?

-Estoy un poco más tranquila, viendo el resultado de la causa. Estoy un poco mejor.

-¿Un infierno lo que pasó tu hija? Tenemos entendido que ella se fue unos días de tu casa. Vos empezaste a buscarla y te encontraste con un mundo.

-Sí, así es. La verdad es que nos cambió la vida totalmente, a mí, a ella, a toda la familia. A partir de ese día ya no es lo mismo. Ella habitualmente salía con las amigas y había días en que no volvía, pero pasaba dos días y yo la ubicaba siempre en la casa de las amigas, siempre la encontraba. Pero esta vez, pasando tres días, me empezó a preocupar y empecé a investigar. Ahí me llegó la versión sobre este hombre, el famoso “Pela”; Gustavo Darío Alfonzo se llama. El día 29 de octubre, viniendo de mi trabajo, me encuentro con una persona que me estaba esperando para darme todos los datos, la información que yo necesitaba. Fueron 20 días. Iban 15, 17 días y yo la buscaba intensamente, buscaba información. Así me moví hasta que ese día, viniendo de mi trabajo, me encuentro con esa persona y me dice ‘¿querés saber dónde está tu hija?’. Sí, le digo. Entonces me da la dirección y me dice ‘apurate porque te queda sólo una semana de vida’.

Fue así que me dirijo a la Comisaría del Menor y ahí pido la localización de persona y que mi hija estaba en la trata de personas, que la tenían retenida en un departamento, en Monseñor Rösch 3225. Ahí está ubicado. Llegamos a ese lugar con un móvil. Le digo al oficial que yo me quería quedar en el auto porque si me veía ella iba a reaccionar y yo no quería entorpecer la investigación. Me dice que sí, que me quede ahí.

-¿Usted tiene idea si esa dirección pertenece a gente con mucha influencia en Concordia?

-Sí, a mí me ha llegado la información de que son unos dúplex que pertenecen la mitad a una persona y la mitad a otra persona, y están a nombre de personas muy importantes, entre comillas, de la Justicia. Estaba en el departamento B, el segundo. El oficial toca el portero eléctrico. Sale Gustavo Alfonzo…

-Perdón, pero antes de continuar con el relato, ¿a qué dependencia policial fuiste?

-Primero fui a la fiscalía y a la policía de la provincia, pero al no ver la reacción que necesitaba me dirijo a la Policía Federal. Primero voy a la comisaría del menor y después voy a la Federal.

-¿Quiénes te llevan al dúplex?

-Al dúplex me acompaña el oficial de guardia y una mujer policía de la Comisaría del Menor. Yo me quedo en el móvil. Ellos van, tocan el portero eléctrico, sale Gustavo Alfonzo y el oficial le dice que venía a buscar una menor de apellido tanto. Veo que él asiente con la cabeza diciendo que sí, vuelve a entrar al departamento y trae a mi hija. Cuando la entrega a mi hija, le dice al oficial que era una empleada doméstica y que le pagaba 100 pesos por día. Ahí, mi hija lo mira como reclamándole ‘¿qué estás diciendo vos?’. El oficial la trae, sube al móvil, volvemos a la Comisaría del Menor y ahí la mujer oficial empieza a hablar con mi hija. Ella se quiebra, yo la abrazo y le digo que se quedara tranquila, que ahora estaba conmigo, que yo la iba a cuidar y que trata de contar todo lo que había pasado. Ella comienza a llorar.

-Antes de que sigas con el relato, ¿qué pasó con Alfonzo?, ¿lo detuvieron a él?, ¿llamaron al fiscal?

-No, no, no. Ellos en ningún momento lo detuvieron, siendo que a mi hija me la entrega con hematomas visibles en la pierna izquierda. Desde la ingle hasta la rodilla era todo un hematoma negro. Eso fue cuando ella intenta escaparse.

-¿Vos les dijiste algo a los oficiales en ese momento?, ¿por qué no lo detenían?

-No. Yo les pregunté qué pasaba si este hombre no quería entregar a mi hijo y si para allanar tenían que hablar con el fiscal en turno. Entonces me dice ‘sí señora, tiene razón’. Y yo le dije que entonces trate de hacer todos los trámites porque yo no voy a perder tiempo. Ellos averiguan y teníamos que esperar la orden del fiscal en caso de que no me entregara a mi hija. Pero ellos en ningún momento trataron de detenerlo.

-¿Y en ese dúplex vivía Alfonzo? Porque tengo entendido que a él lo detienen en la casa de su madre.

-Yo tengo información de que él vivía con la madre. Pero mi hija me confirma que él tenía ese dúplex para tener los clientes y las chicas que tenía ahí, porque apare de mi hija eran 10 chicas más. El grupo de las 10 se llama.

-¿Tu hija atendía a los clientes de la prostitución ahí?

-Sí, ella atendía los clientes. Incluso tenía un teléfono con el que se comunicaba únicamente con los clientes y con las chicas. No podía realizar llamadas afuera.

-¿Este hombre la prostituyó a tu hija?

-Sí, ella me cuenta que la golpeaba y la obligaba a prostituirse.

-¿Cómo conoce a tu hija?

-La conoce a través del Facebook. Primero en el boliche. Cruz Diablo y My Way. Ahí es donde empieza visiblemente la relación. Después entra al Face. Le digo porque tengo certeza, yo he entrado al Face de mi hija, tengo la contraseña. Como mamá tengo el derecho.

-¿Está judicializado ese face?

-Sí, está judicializado. El único que puede entrar es el Juez y yo y nadie más. Bueno, entro al face y veo una conversación que empieza primero con ‘Hola’. Después le empieza a decir que es linda, la empieza a endulzar, a ofrecerle una vida mejor, ropa, calzado, una noche especial, que se iba a sentir una reina y que iba a tener el mejor amante de su vida, que no se iba a olvidar ni él ni ella.

-¿A ella le gustó él?

-A ella la engaño porque le ofreció primero como promotora del boliche.

-¿De qué boliche?

-Cruz Diablo y May Way, que eran los boliches que frecuentaba. Él le dice que se traiga una mochila con ropita (lo puedo decir porque lo leo en el face) y que iban a tener una cena especial. Llegan al departamento y una vez que llegan allí le dice ‘bueno, hasta acá llegaste’. Ahí empiezan los golpes y ya a obligarla a prostituirse. Y drogas. Porque también en la conversación sale que había droga, birra y sexo.

-Tu hija se quiebra, te cuenta el infierno que vivió. Pero, ¿qué camino tomás ahí? Me interesa saber cómo lograste meter preso a este tipo. Porque no encontraste el eco en la policía, tenemos entendido.

-Yo no encuentro respuesta en el Fiscal Darío Mautone. Porque cuando yo llego esa noche… Porque después que ella es trasladada al Copnaf, a mí me llevan a tribunales ante un Fiscal de turno. Y el policía que está de guardia no me quería abrir las puertas. Entonces yo le digo que se sobreentiende que en una fiscalía siempre hay un fiscal de guardia. Es como un médico. Además, el fiscal me está esperando. Entonces uso el teléfono, lo ubico al Fiscal y me dice ‘no, no puede ser’. Baja y le dice ‘ábrale la puerta a la señora, por favor, que la estoy esperando’.

-O sea que el policía estaba limitando tu derecho.

-Mi derecho a hacer la denuncia. Entonces yo hablo con el fiscal Costa y Zabaleta. Con ellos dos primero. Me escucharon, me contuvieron, pero me dicen que al otro día tenía que presentarme ante el fiscal Darío Mautone.

-¿Al otro día?

-Sí, yo llego al otro día y el Doctor Mautone no me podía atender por un homicidio que había ocurrido. Entonces yo les digo que mientras hacía los trámites con los médicos que estaban viendo a mi hija y vuelvo a las 12. Porque la secretaria me dice ‘venga a última hora, a las 12’. Y bueno, resultó a la 1 en que terminó atendiéndome y me dice ‘la escucho señora’. Pero a las 10 de la mañana de ese día jueves él trae a mi hija del Copnaf y le hace una Cámara Gesell. De entrada yo vi que la cosa venía mal, porque me dice ‘lo que yo estuve viendo… vamos a esperar’ me dice, por la Cámara Gesell. Me dice que el viernes me iba a dar la respuesta. Yo inmediatamente de ahí me dirijo a la Policía Federal, delegación Concordia, y ahí hago la denuncia.
El día viernes el señor Mautone tampoco me pudo atender, así que pasó el resultado de la Cámara Gesell para el día lunes.

-¿De qué lunes y de qué viernes estamos hablando?

-Este lunes que pasó (3 de noviembre)

-Y en la Policía Federa, ¿cómo fue la historia?

-Estoy muy agradecida, porque ellos desde el primer momento me han contenido, han estado en todo momento conmigo y le digo más: la revisación médica que le hizo la Federal, gracias a la revisación y la medicación que le dieron contra el HIV y enfermedades venéreas, mi hija hoy se está sanando de los hematomas, porque corría el riesgo de gangrenarse esa pierna, con un hematoma tan grande.

-Contanos de ese hematoma. Tenemos entendido que Alfonzo llevó a tu hija a una fiesta a Puerto Yeruá, en una finca de un conocido tipo. Contanos esa historia.

-Esa fue la primera vez que ella intentó escaparse.

-¿De cuándo estamos hablando, más o menos?

-17 de octubre, por ahí. Ocurre en Puerto Yeruá, en una fiesta donde había personas con poder de Concordia. Ella es llevada por este hombre, Alfonzo. Llegaron a la fiesta.

-¿Ellas llegaron en calidad de chicas que iban a ofrecer un servicio sexual?

-Exactamente.

-¿Y este tipo las regenteaba?

-Exactamente. Ese día a ella le toca con tres hombres, porque es la verdad, le digo. Le pregunto si estuvo con los tres a la vez, si estaban todos juntos. No, me dice. Porque había cuatro chicas más pero entre ellas no podían hablar porque se manejaban así, con esos códigos. Pero vos estuviste con los tres juntos, le pregunto de nuevo. No, me dice, con uno a la vez. ¿Y a dónde iban? Iban a las habitaciones, me dice, y las otras chicas con otros hombres. Ella consume mucha droga en ese momento que le dan y ella en el estado en que estaba sale corriendo, intenta escaparse, viene a la curva de Puerto Yeruá, ahí encuentra a cuatro chicos esperando un colectivo, digo yo que debe ser la línea El Lucerito o algo de eso…

-Antes de que sigas, ¿tu hija sabe con las personas que tuvo relaciones sexuales?

-Sí. Ella lo sabe porque ella me los nombró.

-Y para que se entienda, ¿en esa fiesta había gente de mucha influencia en la ciudad?

-Síii, sí,, sí. Por lo menos por los nombres que ella me dio, son personas que yo conozco e incluso que los he votado, porque es la verdad.

-¿Ella logra escaparse?

-Logra escaparse, encuentra a esos chicos. Cuando le preguntan qué le pasaba, ella escucha el sonido de autos que frenan al lado de ella y eran 5 autos que la rodeaban y que la venían a buscar. La suben al auto, la llevan, y luego este hombre se encarga de darle la paliza.

-¿Dónde le pega?, ¿la lleva de vuelta a la fiesta?

-No. Según me dice, se van al departamento.

-¿Son dos las que se escaparon?

-No, ahí escapa ella sola. En ese episodio, ella sola. Después, en otra fiesta, enfrente del autódromo de Concordia, vienen luego al boliche Hansen Rock, y ella intenta escaparse con otra chica y este hombre la encuentra en el Automóvil Club, en Corrientes y Pellegrini. La cruza en la esquina y este hombre la atropella con la moto cross roja que tiene. Eso produce el hematoma que tiene mi hija en la pierna.

-¿Hay testigos de eso?

-Hay testigos. Del mismo Automóvil Club vieron todo. Y la gente que salía del boliche vio todo. Ella queda tendida en el asfalto, en la calle. La otra chica tiene cortes en la pierna y en el brazo.

-O sea que Alfonzo las choca y las deja tiradas…

-Las abandona. Las deja tiradas. Ahí viene un amigo de ella y la traslada al Masvernat en una moto. La atienden primero a la otra chica, porque a ella el hematoma primero no se le notaba mucho. Queda sentada en el hospital mientras esta chica es atendida. Después, se preguntan entre las dos ¿qué vamos a hacer ahora? Y dicen ‘vamos a volver, porque si no….

-Perdón que interrumpa. En el hospital dos adolescentes llegaron lastimadas. ¿Se preguntaron en el hospital qué les había pasado?, ¿quedó asentado eso?, ¿llamaron a la policía?, ¿alguien hizo algo? Porque se supone que rápidamente se activa un dispositivo para que cuando pasa esto automáticamente se informe a la policía.

-Que yo sepa, nunca se llamó a la policía, siendo que siempre hay uno de guardia ahí. No, a ellas no les tomaron nada. Simplemente la atendieron a esta otra chica y nada más, pero nunca le tomaron los datos, que yo sepa.

-Así que se preguntan entre ellas qué iban a hacer…

-Se preguntan y decidieron volver porque el hombre las amenazaba. Como mi hija tiene un bebé de un año y dos meses, él siempre amenazaba que lo iba a matar si ella intentaba escapar o abrir la boca. La otra chica le dice ‘vamos a volver porque este loco nos va a matar, a hacer algo’. Incluso la había amenazado con hacerme algo a mí y a mis hijos. Nosotros estamos amenazados.

-¿El mismo Alfonzo las amenazó a ustedes?

-A ella le dijo que nosotros nos cuidáramos. A ella no le iba a hacer nada, a nosotros nos iba a hacer.

-¿A vos te llamó Alfonzo?

-No. Gracias a Dios hasta ahora no me ha llamado ni nada de eso. Pero sí estamos teniendo intimidaciones porque anoche a las 8, por ejemplo, hemos visto autos sospechosos parar en frente de mi casa y así continuamente estamos viendo cosas raras.

-Hay gente del poder que está involucrado…

-Claro, claro…

-¿Te han llamado de la Justicia Federal?, ¿tuviste algún contacto con un juez?

-No, hasta ahora la policía de la provincia no me llamó, la Policía Federal tampoco.

-Pero sabemos que es grave esto porque lo primero que hicieron es meter preso a Alfonzo.

-Perfecto, a mí me dio tanta alegría, porque estoy viendo como que se está haciendo justicia. Ahora hay que esperar las pruebas, pero creo que se ha encaminado muy bien. Me consta que ellos (los de Policía Federal) han trabajado para lograr esto. Siendo que los de la provincia lo podrían haber hecho y no lo hicieron.

-¿Hay más chicas involucradas en esto?

-Sí. Hay más chicas. Es una red esto.

-O sea que hay chicas que en estos momentos están sufriendo…

-Sí, hay chicas. Es un círculo esto y hay gente involucrada alrededor de él. Es una red.

-¿Había otras chicas o sólo a tu hija la tenían privada de su libertad?

-Ella era la menor de todas. Y es lo que yo digo, por qué este hombre se ensañó con ella, justo con ella, que ha hecho lo que él quiso, y le ha dicho que es una hija de p…. Él a mí no me conoce y no sabe el daño que nos ha producido a mí y mi hija, porque mi hija tiene pesadillas a la noche. Ya no es lo mismo, ni para ella ni para nosotros tampoco. Solamente yo sé lo que ha cambiado mi vida y la de mi familia completa, porque también está mi madre, mis hermanos. Gracias a Dios que tengo una familia que me apoya y con ellos estoy contenida.

-¿Te amenazaron del propio Copnaf?

-No quiero hablar ahora todavía. No lo quiero hablar, pero en otro momento quizás sí.

-Tengo entendido que en estos momentos hay papás que no saben que sus hijas están siendo usufructuadas sexualmente por tipos que están en el poder. Qué bueno sería que le presten atención, que le sigan los rastros a sus hijas. Tengo un mensaje acá que dice ‘todo mi apoyo para Cristina. Sería bueno que tuviéramos un espacio para juntarnos las mamás con hijas que han sido afectadas. Fuerza Cristina’ y firma Esther.

-Yo le agradezco a Esther y ojalá que haya muchas como Esther que se animen a abrir la boca. Y si quieren que yo las acompañe, yo las voy a acompañar. Dios me ha dado la fuerza y yo creo que me va a seguir dando. Porque yo también pienso en esas otras chicas y digo por qué las envuelven diciéndoles que van a ir de promotoras. El sueño de muchas es ser modelo, mostrarse lindas. ¿Porque a qué mujer no le gusta mostrarse linda? ¿Por qué utilizan esa inocencia de esas niñas? Porque son niñas (llanto), son una niñas que son abusadas por hombres. ¿Por qué no buscan una mujer grande y hacen lo que tienen que hacer y no a estas niñas que las marcan para toda la vida? Porque las marcan para toda la vida. Y ese es el mensaje que les doy a las madres, que si me quieren localizar a mí, que me busquen, que yo las voy a acompañar, las voy a ayudar a rescatar esas niñas y hacerles ver a ellas, porque las engañan y les muestran cosas que no son realidad.

-Alfonzo era locutor, tenía un programa de radio. Contame, porque a tu hija la llevaban ahí de productora también…

-Es verdad. Si yo soy médico tengo que tener la matrícula de médico. Y si soy periodista tengo que tener toda una carrera. El periodismo es hermoso, yo siempre lo estoy escuchando a Usted y vivo informada gracias a ustedes. Este señor se hacía pasar por periodista y yo creo que no tenía tampoco el título de periodista. Él la engañaba a las chicas como promotoras y a mi hija la llevaba como secretaria de la radio. Y de eso tengo mensajes grabados en mi celular donde ella le decía ‘fulano, ya estoy yendo’. Y un día me dijo ‘está enojado porque voy tarde’. ‘¿Y qué te cambiaron el turno?’, le digo yo. Sí, me dice. Me cambiaron. Él la engañaba a través de la radio y utilizaba ese medio para convocar a las chicas para una agencia de modelos.

-Yo sé que hay gente con poder que no saben qué hacer con el poder y se ponen a hacer todas estas cosas. Hay hijos del poder que no saben qué hacer y se ponen a hacer todas estas cosas, a complicarle la vida a los demás, fundamentalmente a adolescentes en el momento del desarrollo. Y viene un tipo de 40, 50 años, y no tiene ningún problema en envolver a una adolescente de 15, 16 años.

-Esta gente tiene poder pero el poder lo damos nosotros cuando votamos. Y yo los voté para que hagan un buen gobierno y no para que utilicen mi hija con otro fin y hoy me estén dañando mi vida y la vida de mi familia.
Yo quiero agradecer a la Fundación Caridad, al doctor Javier Román que me ha acompañado, a la Policía Federal que incondicionalmente han estado siempre al lado mío y están logrando los cometidos. Y les doy gracias a ustedes porque han tenido el respeto, usted especialmente, Horacio Osorio de Diario Río Uruguay, que me han respetado, mi tiempo, el mantener en reserva el apellido, el nombre, siendo que otros medios no lo han hecho como correspondía. Un millón de gracias y que esto sirva para todas las mamás y que esas niñas no sean más usadas como las han usado.

GENTILEZA DE MEDIOS LOCALES, FUENTE E INVESTIGACIÓN: EL ENTRE RIOS, OID MORTALES RADIO Y EDUARDO DIAZ (CUARTO PODER)

Redacción Concordia Directo

Dejá tu opinión o comentario