Concordia, la ciudad sin ley

Concordia desde hace años viene siendo como un western, un típico film de cowboys sin ley. Manejada por unos pocos y para unos pocos. Donde el trabajo y sacrificio diario no sirve para nada, porque en dos segundos te lo arrebata cualquier malandra conocido de la ciudad.

Impotencia de que quien te roba o dispara tenga su foto en la seccional y aun asi quede libre por favores políticos o ineptitud de la fiscalía.

Ciudad de feudales y acomodados a dedo en sus puestos de trabajo, donde la mitad de ellos no tienen ni idea de lo que deben hacer y la otra mitad solo firma asistencia.

Ciudad en donde ese terreno que pagaste con mucho sacrificio es entregado por un par de votos para un futuro asentamiento.

Una concordia con tierras riquísimas, pero donde es mas fácil salir a robar o pedir. Una hermosa ciudad que explota al trabajador con míseros sueldos, pésimas condiciones laborales, pero que aun así el que quiere trabajar, lo hace aunque sea en mas de un trabajo.

Una ciudad donde no tener tu casa propia se convirtió en un juego de azar mes a mes, sin saber si se podrá llegar a pagarlo. Con sus excesivos precios tanto en lo comercial como el lo habitacional. Donde un alquiler de vivienda, supera en muchos casos el importe del sueldo.

Una ciudad donde los impuestos municipales y rentas provinciales llevan a monotributistas de pocos ingresos a cerrar sus puertas, debido a sus altos costos. Lugar donde la viveza criolla hace que los empleadores contraten empleados en negro, monotributando o inscriptos por menos horas de las trabajadas, solo por recoger un par de pesos mas.

Y a pesar de todo esto, una ciudad hermosa, con un montón de tierra para cultivar, para que nuestros niños crezcan sanos y felices, y todo esto a pesar de la desidia y abandono al cual esta sometido el que quiere salir adelante y prosperar.

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario