Copa América, Paraguay espera por Brasil con el ánimo en alza

El seleccionado paraguayo se entrenó en La Serena pensando en el duelo de cuartos de final ante el pentacampeón, el próximo sábado en Concepción, en un clima distendido y de plena confianza, pero máxima concentración.

Ramón Díaz y su hijo y ayudante, Emiliano, comenzaron la mañana, como es casi una costumbre, bromeando entre ellos y hasta con algunos periodistas. Con los que no, fue un cordial y sonriente saludo.

Incluso, jugadores, referentes, como Roque Santa Cruz, sin la titularidad asegurada en la albirroja, mientras se quitaba el buzo, se tomó el tiempo para saludar a los cronistas de Argentina, Paraguay y Brasil.

Luego fue el momento de la entrada en calor con un “loco” entre todos los jugadores, excepto por Néstor Ortigoza, Justo Villar y Miguel Samudio, quienes se recuperan de diversas lesiones, aunque el arquero ya tuvo acción tras ausentarse los dos primeros partidos.

Después, Ramón dispuso de una práctica de fútbol con los habituales titulares contra los suplentes, complementados con los sparring. Sin embargo, no fue un fútbol formal, sino que con el campo de juego delimitado con cintas, de manera específica para movimientos puntuales.

De la desconfianza previa al debut por parte de la prensa a la confianza post clasificación, pareciera que se trata de dos equipos absolutamente diferentes, pero es el mismo Paraguay que ha crecido y mucho. Que ganó por Copa América tras ocho años y que irá a buscar a Brasil para volver a meterse entre los cuatro primeros y esperar por Argentina y Colombia.

Paraguay quiere volver a ser, como decía el lema de River cuando el “Pelado” lo sacó campeón, con sus armas, válidas, sin dudas, que recuperan de a poco efectividad.

Mientras tanto, de la línea de cal para afuera, se hizo presente el presidente de la Asocación Paraguaya de Fútbol, Alejandro Domínguez, quien le regaló una camiseta del seleccionado al alcalde de La Serena, Roberto Jacob Jure, también presente en el entrenamiento del conjunto guaraní.

“Nos han hecho sentir como en casa, como en Asunción”, fueron las palabras de Domínguez para con Jacob Jure. En Paraguay son todas sonrisas, son todas buenas noticias y optimismo a la espera de un Brasil que aún está sentido por la salida de Neymar de certamen.

Fuente Telam

Redacción Concordia Directo

Dejá tu opinión o comentario