De la mano de Messi, Barcelona se juega su pase a la final, cuidado River!!

El conjunto catalán se enfrenta al Gungzhou Evergrande, campeón de China y Asia, a partir de las 7.30 de Argentina. El ganador del cotejo define el Mundial de Clubes ante el Millo.

El opulento Barcelona español, con el astro argentino Lionel Messi y la ausencia del lesionado Neymar, jugará este jueves ante el Gungzhou Evergrande, campeón de China y Asia, en una de las semifinales de la Copa Mundial de Clubes que organiza la FIFA y se desarrolla en Japón.

Esta semifinal se juega desde las 7.30 de Argentina (19.30 hora japonesa), en el International Stadium de Yokohama, con aforo para 72.337 personas con el arbitraje del salvadoreño Joel Aguilar.

El vencedor de este partido jugará la final el domingo 20, a las 7.30 en Yokohama, en tanto que a las 4 se jugará el encuentro por el tercer puesto.

Barcelona llega a este torneo con el objetivo de concretar un trámite, el de alzar la Copa del Mundo que lo acredite como el mejor equipo del planeta cuando es considerado como tal hace mucho tiempo, por los notables jugadores que componen su plantel, su nivel de juego y los títulos obtenidos.

El actual campeón de la Liga Española, la Liga de Campeones de Europa y la Supercopa Europea, con la dirección técnica de Luis Enrique, cuenta con un increíble tridente ofensivo compuesto por Messi, el uruguayo Luis Suárez y el brasileño Neymar, sumado a la excelsa jerarquía de Iniesta y el nivel del argentino Javier Mascherano, Sergio Busquets y Piqué, entre otros.

No obstante, ante Guangzhou y muy probablemente en la esperada final o, si se da un verdadero “batacazo” por parte de los chinos en el cotejo por el tercer lugar, no estará presente Neymar debido a una lesión fibrilar, restándole una importante pieza al actual puntero de la Liga española.

Claro está que con Messi en la cancha Barcelona ya marca diferencias. El rosarino, que seguramente ganará en enero próximo su quinto Balón de Oro, es incontenible con la casaca azulgrana, en parte por su increíble magia y otro tanto porque es asistido a la perfección por su compañeros, situación que no vive de igual manera en el seleccionado argentino.

Pero no le será sencillo el pase a la final a Barcelona, ya que el Guangzhou viene de eliminar al América de México, campeón de la Concacaf, por 2 a 1 con un gol sobre la hora.

Guanzhou, dirigido por el brasileño Luis Felipe Scolari, era un equipo con escasa relevancia en China hasta que lo compró el multimillonario Xu Jiayin, en 15 millones de dólares. El magnate es dueño de Evergrande, la inmobiliaria mas importante del país asiático, y logró que Guangzhou, de la ciudad de Cantón, ganara los cinco últimos torneos de China.

Hoy Guangzhou, que gasta 90 millones de dólares mensuales en sueldos, reparte su acciones en un 60 por ciento para Evergrande y 40 para Alibaba, una empresa dedicada a las ventas por internet.

El equipo chino tiene como figura a los brasileños Robinho (el ex crack del Santos, Real Madrid de España e Inter de Italia), Paulinho (autor del agónico gol al América), Elkesson y Ricardo Golart. Hace un tiempo brilló allí el argentino Darío Conca.

Gungzhou es un equipo al estilo Scolari, con una muy buena defensa, solidario y sacrificado en la recuperación del balón, que le planteará un duro desarrollo al multicampeón catalán en su camino a la final por un nuevo título mundial a los conseguidos en 2009 (ante Estudiantes, en Emiratos Arabes) y 2011 (ante Santos, en Japón).

Probables formaciones:

Barcelona: Claudio Bravo; Dani Alves, Piqué, Javier Marcherano y Jordi Alba; Iván Rakitic, Sergio Busquets y Andrés Iniesta, Lionel Messi, Luis Suárez y Sandro. DT: Luis Enrique.

Guangzhou Evergrande: Li Shuai; Zhang Linpeng, Feng Xiaoting, Kim Young-gwon y Zou Zheng; Paulinho, Zheng Zhi, Huang Bowen y Ricardo Goulart, Robinho y Elkeson. DT: Luiz Felipe Scolari.

Cancha: International Yokohama Stadium.

Arbitro: Joel Aguila (El Salvador), asistido por Juan Zumba (El Salvador) y Marvin Torrentera (México)

Horario: 7.30 de Argentina (19.30 de Japón).
ovacion

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario