Decreto de emergencia exige “uso racional del agua” en toda la ciudad

Esta tarde, el intendente Enrique Tomás Cresto estableció, por decreto, la imposición de usar responsablemente el agua potable. En su artículo 1º la norma establece: “prohíbase mientras dure la disposición de uso racional de agua: Lavado de Veredas, evitando así el derroche de agua potable. Riego de calles. Desagote y llenado de piletas y piletines. Lavado de automotores. Lavado de frentes no autorizados. Derroche y/o volcamiento de agua a la vía pública. Limpieza y/o desinfección de tanques y/o cisternas sin previa autorización. En los casos necesarios de limpieza de los domicilios y calles afectados por la creciente del Rio Uruguay, estas medidas no serán aplicadas”.

La medida tiene como objetivo promover un consumo responsable del agua en momentos en que la Planta Potabilizadora de Agua en San Carlos enfrenta algunas dificultades: de las siete bombas de captación hay dos que no funcionan bien.

“Son problemas que vienen desde antes de esta creciente y estamos tratando de solucionarlos, pero hay que esperar a que el río baje más para una reparación definitiva. Estamos haciendo los arreglos y el mantenimiento que corresponde a una planta como esta. Sin embargo, el deterioro de parte del equipamiento y las características excepcionales de esta inundación hacen que todo sea más problemático”, indicaron el ingeniero Ricardo Rosales y la arquitecta Mireya López Bernis desde el Ente Descentralizado de Obras Sanitarias (EDOS).

Los funcionarios explicaron que si el conjunto de la sociedad realiza un uso racional del agua, en este estado de emergencia, no se verá afectado el servicio en algunos barrios, como actualmente ocurre.

“Le pedimos a la gente que use el agua con responsabilidad. Hay menos presión hasta que podamos ejecutar las reparaciones en dos bombas y parte del equipamiento, pero si todos cuidamos el agua vamos a poder garantizar la prestación de un buen servicio. Hay que cuidar el agua y solo usarla cuando sea necesario y en los lugares donde la gente está limpiando para volver a sus casas después de la creciente”, indicó López Bernis, responsable de la gerencia técnica del EDOS.

El decreto promulgado por el Ejecutivo municipal prevé sanciones estrictas para quienes no cumplan con esta disposición. En el mismo sentido, se intensificarán las campañas de difusión y concientización que lleva adelante el municipio promoviendo el uso racional del agua y apelando a la solidaridad y compromiso de los vecinos para evitar el derroche.

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario