Denuncian el cierre de dos comedores por falta de fondos en La Paz

Los chicos se quedaron sin comedores por falta de presupuesto. Desde la oposición cuestionan el manejo de los fondos públicos. ¿Falta de plata o el exceso de irregularidades?

Este problema social se registra en La Paz, donde cuestionan el manejo de fondos públicos para Inclusión Social por parte del gobierno de José Nogueira. El área estaba a cargo de la esposa del intendente saliente, María Seib, quien era responsable de administrar fondos para el funcionamiento de siete comedores sociales. Ese dinero era aportado bimestralmente por la tarjeta Sidecreer al municipio.

Hace un tiempo, la concejal radical y diputada electa por Cambiemos, Marielé Viola, denunció penalmente las supuestas irregularidades en el manejo de esos fondos públicos. Asentó en la Justicia que en vez de funcionar siete comedores, en los que debía alimentarse a 750 personas, sólo funcionaban cuatro, que atendían apenas a 50 personas. Ahora, los únicos dos comedores que quedaban en pie fueron cerrados. Según aseguraron desde el gobierno municipal, la clausura se debe a la falta de presupuesto.

María Seib, Maru, era responsable del área de Inclusión Social de La Paz. Bajo su órbita tenía el funcionamiento de los comedores sociales. Hace unos tres o cuatro años atrás, la esposa del intendente saliente José Nogueira, contaba en los medios locales que gestionaba el dinero para siete comedores. Seib narraba que ese dinero era aportado bimestralmente por la tarjeta Sidecreer.

Sin embargo, su gestión se vio empañada porque en realidad, sólo funcionaron cuatro comedores. En ese contexto, la edil Viola y ahora diputada electa, que también estaba destinada al área, denunció a mediados de 2014 el supuesto manejo irregular de fondos. Así lo reconstruyó la radio local FM Río , que viene siguiendo el tema.

“Es lamentable que esto esté pasando en La Paz”, expresaron oyentes a la emisora local, cuando se confirmó desde el municipio que cerraron los últimos dos comedores por falta de presupuesto. La medida golpea a quienes más lo necesitan, y también a proveedores que no pueden cobrar los productos vendidos al municipio. “En el municipio dicen que se terminó la plata y, por lo bajo, aseguran que la provincia les debe millones de pesos de coparticipación”, agregaron desde la radio.

Por su parte, el intendente electo Bruno Sarubi, dijo que se presentó en los comedores donde pudo “dialogar con personas del barrio, quienes contaron las cosas que pasaban y que efectivamente no se les estaba dando la comida a los niños”. Sarubi adelantó que una vez que asuma la Intendencia, solicitará “una auditoría para que la sociedad sepa con total veracidad cuál es el estado del municipio de La Paz”.

Causa

En la actualidad hay una causa penal abierta sobre supuestos casos de corrupción y manejos irregulares de los fondos públicos durante la gestión Nogueira.

En su momento, la ex responsable de comedores Maru Seib, expresaba a la prensa: “Tengo a cargo los siete comedores de La Paz, hace cuatro años son mi responsabilidad, son una política municipal y en ellos cada chico/a adquiere valores además de comida”. Además manifestaba que “tenemos un menú bien armado, el Dr. José Nogueira es pediatra y pone énfasis en eso. El número de asistentes es variable, estacional, se nos envían personas con bajo peso o ancianos abandonados. Acá, en La Paz no se ve lo que se observa en otras ciudades, es una política decidida por el intendente”, manifestaba Seib en su momento.

También confirmaba que “vienen fondos de la provincia con la tarjeta Sidecreer, que son rigurosamente guardados por Amalia Pereira, tesorera de los comedores. Permanentemente hacemos cotejos de precios, ya que desde el gobierno se paga en 60 días. No todos aceptan este sistema, aunque hay negocios que hace años trabajan con este sistema”, aclaraba y agregaba: “El dinero nunca alcanza, se tienen 30.000 pesos por mes para los siete comedores. Tenemos otra partida extra del municipio”, explicaba hace un tiempo atrás la directora municipal.

Cruce mediático

Seib respondió sobre las irregularidades detectadas en el funcionamiento de los comedores municipales, que derivó en una denuncia penal en la Justicia. La actual directora de Inclusión Social y esposa del intendente de La Paz, salió en defensa de las acusaciones realizadas en su contra, en relación al funcionamiento de los comedores municipales cuando estuvieron a su cargo.

Seib explicó que “funcionaban más de siete comedores con 30.000 pesos mensuales de tarjeta Sidecreer y que se trabajaba con nutricionistas, con gente que enseñaba a dar de comer, era un proyecto donde iban las mamás”. Recordó que se presentó “tres veces en tribunales” y que hasta ahora “nunca me llamaron a declarar”.

Por su parte, la concejal Viola explicó que “se hizo una denuncia en Fiscalía de La Paz en carácter de concejal de la oposición dirigida al área de Desarrollo Social desde el inicio de 2012, en donde hubo un relevamiento de la provincia de 750 personas que iban a estar distribuidas en los siete comedores municipales”.

“Lo que yo advierto en 2013 es que los siete comedores no estaban en funcionamiento, y es ahí donde sospecho irregularidades que las expreso en la presentación judicial que hago posteriormente, como por ejemplo que donde para la provincia funcionaba un comedor, en realidad había un centro de educación de adultos. También, al lado de una capilla figuraba que existía otro, pero en realidad tampoco se hallaba en funcionamiento”, contó la edil a la radio. “El otro comedor ubicado en Bº Milagrosa Norte durante todo el año 2013 y los meses de enero, febrero y marzo de 2014 tampoco funcionó”, agregó.

Sin embargo, advirtió la concejal que las partidas municipales “estaban presentadas como utilizadas para comedores, al igual que los fondos provenientes de tarjeta Sidecreer”. La concejal explico también que debió “realizar una denuncia penal, ya que los pedidos de informes al Ejecutivo municipal nunca fueron contestados, entonces es ahí cuando no queda otro camino que ir a la Justicia”.

La edil recordó que “hubo algunas publicaciones periodísticas que acusaban a la responsable de comedores en ese momento de haberse comprado vestidos con la tarjeta, pero eso yo no lo afirmo. Eso también enredó un poco la causa. Acá, lo que tenemos hasta ahora es una causa en investigación bajo un fiscal, donde el juez de Garantías ni siquiera ha visto la causa”.

“Evidentemente es una causa seria para que se hayan pedido informes a Contaduría de la provincia, al Tribunal de Cuentas de la provincia, inclusive se pidió una auditoría”, detalló. “Nosotros fuimos a constatar con escribano público el funcionamiento de los comedores y esto consta dentro de las pruebas que ofrecimos. Quedó claro que no había funcionamiento de comedores para 750 beneficiarios, solo constatamos la existencia de cuatro con no más de 50 personas. Tampoco vimos que estuvieran las condiciones de higiene para darles de comer a esos niños”, precisó.

En medio de un cruce mediático que se dio entre la directora de Inclusión Social y la concejal Viola, en el programa La Mañana de Río, Seib reconoció que “seguramente fallaron los canales institucionales porque no llegaron los informes”. Luego explicó que “el comedor de Barrio Belgrano se cerró por los robos que tuvieron”. Allí actualmente funciona la oficina de la Dirección de Inclusión Social a su cargo.

Fuente: El Entre Ríos

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario