Dr. Greco, ¡Que se rompa, pero que no se doble!

Carta de Lectores. Agrupación Peronista Arturo Sampay

El intendente radical de Maciá rechazó el apoyo de los concordienses Julio Greco y Stella Ferla al Frente para la Victoria. Dijo que el apoyo al oficialismo “parece basarse en cuestiones ajenas a la política”. “Se ha defraudado a la ciudadanía”, completó. (Info Digital Paraná 4/09/15)

“¡Sí, que se rompa, pero que no se doble! He luchado de una manera indecible…¡y la montaña me aplastó!…Ahí están mi labor y mi acción desde largos años, desde muy joven, desde muy niño, luchando siempre de abajo…Entrego, pues, mi labor y mi memoria al juicio del pueblo, por cuya noble causa he luchado constantemente…el partido popular se prepara para entrar nuevamente en acción en bien de la patria.” (Testamento político de Leandro Alem – 01/07/1896).

El “hijo del mazorquero” imputado de “rosista” por los linajes apátridas de su época, nunca tuvo  la posibilidad de conciliar con los ganadores de Caseros, como si lo hicieron, Rufino de Elizalde,  Nicolás Anchorena o el propio Vélez Sarsfield. Sencillamente porque con los “rosistas de abajo” esa alternativa no estaba en juego.

Así es que el partido de Leandro Alem, el partido del pueblo fue, desde fines del SIGLO XIX y principios del XX de la mano de Don Hipólito Yrigoyen la espada y el escudo del pueblo, hasta que se les ganó en sus propias entrañas la oligarquía y las elites conservadoras provocaron el golpe de 1930, avalado judicialmente por la CSJN de Figueroa Alcorta, Roberto Repetto, y Horacio Rodríguez Larreta (Sí. El bisabuelo del nuevo Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) entre otros, y su consecuencia el pacto “Roca-Runciman” y la “Década Infame”.

ebió la sangre de Alem continuar batallando en los jóvenes de la Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina (FORJA) cuya consigna “Somos una Argentina colonial, queremos una Argentina libre” bregaba por la mejora de los pocos asalariados y los desocupados, en la voz, el pensamiento y la acción de Scalabrini Ortiz, Arturo Jauretche, Homero Manzi, y en Entre Ríos los Hnos. Maya, y Don Enrique Tomás Cresto. Ellos fueron el puente entre el yrigoyenismo y el peronismo. Así con estos hombres, con este pensamiento de un pueblo libre, justo, y soberano cobró vida la Unión Cívica Radical Junta Renovadora de la mano de Juan Hortensio Quijano que acompaño a Juan Domingo Perón en la revolución social más grande de todos los tiempos, que hoy – aún después del horror – es viva conciencia popular y nos aleja de catástrofes como las que sufren hoy mismo, Grecia, España y otros países del “primer” mundo.

Dr. Greco, creo que nos encontramos en la misma situación de aquel tiempo de Alem y de FORJA. Por un lado el radicalismo de base en donde ubico su figura, y en donde -al igual que usted- se hacen visibles los jóvenes que en marzo reaccionaron contra la ultrajante Alianza “Sanz-Macri” “UCR-PRO”; y por el otro los malos dirigentes que hoy conducen la popular e histórica fuerza radical, que se muestran sorprendidos por su adhesión a un movimiento popular, pero que no se sorprende por haberse ellos “doblado” y traicionando el apotegma de Alem, tranzando con el conservadurismo hipócrita y antipopular de siempre en el pacto sellado en el congreso de Gualeguaychú.

Dr. Greco, ¡bienvenido! su espacio político y todos los radicales y vecinos a quienes representan, a acompañar en esta instancia electoral, al Frente para la Victoria, expresión jurídica de un Movimiento Nacional y Popular donde todas las expresiones “del pueblo” tienen cabida.

Firmado: Por Agrupación de Abogados “Arturo Sampay”, Dr. Fabio Ramiro D´Angelo.

Redacción Concordia Directo

Dejá tu opinión o comentario