El 90% de los casos de violencia contra los abuelos ocurre en el seno familiar

Se reciben tres denuncias por día; 10% de ellas por agresión física. Descuido, estafas, abandono y hasta golpizas son algunas de las afrentas contra quienes deberían estar gozando de descanso en el último tramo de sus vidas. El 90% de los agresores son los propios hijos o nietos. ¿Qué hacer?

La jubilación debería representar el tiempo en que las personas retiradas de las obligaciones laborales comienzan a hacer todo aquello que antes no pudieron y, quizás, de cumplir sueños y deseos postergados. Pero la realidad de muchos es totalmente distinta y, cuando llegan a la tercera edad, comienzan a padecer hechos de violencia de todo tipo.

Los números que reveló la Secretaría de la Tercera Edad del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires son escalofriantes: por día reciben tres denuncias, cada diez de ellas, tres son de hombres. Del total denunciado, el 10% corresponde a maltrato físico y el 21% son casos de violencia psicológica. El 14% de los abuelos reciben un cuidado negligente y más del 18% de los que viven solos, y en un estado de altísima vulnerabilidad, no cuentan con redes de apoyo.

“Todos somos adultos mayores, es sólo cuestión de años”, es el lema con el que trabaja la Secretaria de la Tercera Edad de CABA para concientizar sobre los abusos, malos tratos, abandonos y violencia que viven los abuelos. “Las denuncias se realizan en la Dirección General de Protección de Derechos de la Ciudad. Es una red nueva que tiene el programa ‘Proteger’ desde el que se hace el seguimiento puntual de cada caso”, dijo a Infobae Claudio Romero, secretario de la Tercera Edad del GCBA.
El 90% de los casos de violencia son protagonizados por familiares directos de los ancianos (El Sol Noticias)
El 90% de los casos de violencia son protagonizados por familiares directos de los ancianos (El Sol Noticias)

Actualmente “casi 18 mil” abuelos de la Ciudad viven en un geriátrico y también se cuenta con un refugio protegido para los adultos mayores, informó el funcionario. “Allí se aloja a quienes lo necesitan, se los ayuda, se refuerza su autoestima, pero también se colabora para que recuperen sus pertenencias porque les sacan tarjetas, sus ropas… Entonces, se los acompaña en todo momento durante el proceso de recuperar todas sus cosas. También para que vayan al médico cada vez que necesitan controles”, añadió.

Romero habló sobre el punto que más lo preocupa: el delito invisible. “Es el que se da en la casa. El 90% de los casos de violencia se producen en su entorno íntimo, por familiares directos (hijos, nietos…) o gente de confianza. El abuso financiero generalmente es perpetrado por familiares”.

Muchas veces los abuelos no denuncian la violencia que sufren por vergüenza

Si bien hasta el momento no hay estadísticas en este rubro en Argentina, en otros países se estima que solamente el 10% de los abuelos violentados hace la denuncia. Debido a que todo ello ocurre en el seno de sus afectos, “no denuncian por vergüenza, por el sentimiento que tienen hacia sus agresores, que son de su entorno íntimo”, lamentó Romero, y contó que el programa que los ampara dispone de personas capacitadas para contenerlos luego de realizar la denuncia, pero también se ocupan de encontrar y detectar casos de posibles agravios. “El abuso financiero proviene, generalmente, de los hijos o de los nietos, que los arrinconan y despojan de sus cosas”.

En la Ciudad, el 18% de los abuelos viven en geriátricos y allí muchos sufren casos de abandono y negligencia

Otro modo de ejercer violencia contra ellos es la psicológica, como hacerles creer que tienen la obligación de cuidar de sus nietos, aunque no quieran o no deseen hacerlo a tiempo completo. “Hay hijos que creen que los abuelos están para cuidar a los nietos y que deben hacerlo aun si no tienen ganas… Cuando se jubila, un adulto mayor tiene que hacer lo que tiene ganas, lo que antes no pudo hacer”, afirmó.

Se maltrata a un adulto mayor también cuando no se respetan sus limitaciones físicas

La violencia no es sólo física, y sea cual fuere, dejará secuelas, a veces irreversibles. La negligencia que padecen estos ancianos a nivel social y familiar es muy grande y pocas veces notoria. “Internarlos en un geriátrico o dejarlos viviendo solos y no visitarlos es una forma de maltrato, por eso trabajamos mucho con la concientización porque también hay maltrato estructural: cuando un mayor camina despacio y le tocan bocina para que se apure al cruzar la calle, se lo está maltratando”, afirmó Romero.

Finalmente, el secretario apuntó que, en el caso de que cualquier ciudadano vea o sepa que hay un adulto mayor maltratado, abusado o violentado, puede realizar la denuncia al 0800-222-4567.
“Más del 18% de los abuelos que viven solos y se encuentran en un estado de vulnerabilidad, no cuentan con redes de apoyo” (La imagen es ilustrativa. Gentileza: El Sol Noticias)
“Más del 18% de los abuelos que viven solos y se encuentran en un estado de vulnerabilidad, no cuentan con redes de apoyo” (La imagen es ilustrativa. Gentileza: El Sol Noticias)

El diputado Álvaro González (PRO) presentó en la Cámara baja un proyecto de ley de prevención y protección integral contra el abuso y maltrato a los adultos mayores. Allí propone una normativa para acompañar de un modo adecuado y natural a las personas que transitan por el proceso de envejecimiento y evitarles una mala calidad de vida, discriminación, daños físicos, psicológicos y económicos, entre otros. “Nuestra intención es legislar sobre aquellos vacíos legales que permiten, actualmente, la vulnerabilidad sistemática de los derechos de los adultos mayores”, asegura, y asume que “es de vital importancia la toma de conciencia de toda la sociedad del valioso aporte que nuestros mayores dejan a las generaciones más jóvenes; motivo por el cual nuestras leyes deben apuntar a evitar el abandono, la exclusión y proveer a su contención”.

Es por ello que esta norma “resulta fundacional como herramienta jurídica útil para la expansión y eficacia del derecho de la vejez, proponiendo la necesaria reforma de diversos artículos del Código Penal, como el agravamiento de pena de los delitos tipificados en la ley”.

Por otra parte, la Organización de Estados Americanos aprobó, el 15 de junio de 2015, el primer documento regional en esta materia: la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores. Pese a ello, aún son muy pocos los países que cuentan con una legislación y políticas sociales específicas.
infobae

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario