El aguacate y sus beneficios para nuestra salud

El aguacate es una fruta muy popular que tiene su origen en México, Guatemala, El Salvador y Perú. También conocida como “pera de cocodrilo” o “mantequilla de la selva”, esta fruta tan cremosa es la única que proporciona una cantidad considerable de grasa monoinsaturada (del tipo saludable). Veamos sus otros beneficios para el organismo.

El aguacate es bueno para el corazón

Los aguacates contienen 25 miligramos por onza (1 onza = 28,35 gramos) de un compuesto de la planta natural de esterol llamado beta-sitosterol (su estructura química es muy similar a la del colesterol). Diversos estudios han evidenciado que el consumo regular de beta-sitosterol y otros esteroles vegetales ayudan a mantener un nivel saludable de colesterol.

El aguacate es bueno para la vista

Esta fruta tan cremosa y apetitosa para muchos, también es un buen aliado para nuestra vista. Los aguacates contienen luteína y la zeaxantina, dos fitoquímicos esenciales para la salud ocular. Estos dos compuestos actúan como antioxidantes en el ojo y pueden minimizar el daño y reducir el riesgo de desarrollar degeneración macular relacionada con la edad.

El aguacate previene la osteoporosis

Estudios recientes han sugerido que la vitamina K, presente en el aguacate (y también en el brócoli, la lechuga, los espárragos o las coles de bruselas) puede ser clave en el tratamiento de la osteoporosis ya que esta vitamina es importante para mantener los huesos sanos: mejora la salud de los huesos mediante el aumento de la absorción de calcio y la reducción de la excreción urinaria del mismo. Además, estos estudios también han asociado una baja ingesta de vitamina K con un mayor riesgo de fractura ósea.

El aguacate es un buen aliado contra el cáncer

Diversos trabajos internacionales han demostrado que tener un nivel bajo de ácido fólico aumenta el riesgo de cáncer de mama en mujeres. Así, un consumo adecuado de folato en la dieta (en forma de aguacate, espinacas, naranjas o remolachas) ha demostrado ser también muy eficaz en la protección contra el cáncer de colon, de estómago o de páncreas.

El aguacate ayuda a la salud de los bebés

El ácido folico es un elemento clave para las mujeres embarazadas ya que su consumo adecuado protege contra los defectos del tubo neural y de aborto espontáneo. Pero también es importante para los padres. Una investigación llevada a cabo por la Universidad McGill (Canadá) demostró que la deficiencia de folato o ácido fólico en los ratones machos fue asociada a 30% más de riesgo de problemas de salud en la descendencia.

El aguacate reduce el riesgo de depresión

Otro de los beneficios de los alimentos con altos niveles de ácido fólico es que conducen a un menor riesgo de sufrir depresión. Estos sucede porque el folato previene el exceso de homocisteína que puede interferir con la producción de hormonas del bienestar como la dopamina o la serotonina, que regulan no solo nuestro estado de ánimo sino también el sueño y el apetito. Gracias al ácido fólico nuestro cuerpo está más protegido de ese exceso de homocisteína y, por tanto, nos aleja de la depresión. Este aminoácido, además, puede dañar el recubrimiento de las arterias y hacer que la sangre coagule con más facilidad de lo que debería, por lo que también prevenimos los trombos y cualquier tipo de enfermedad de las arterias coronarias.

El aguacate mejora la digestión

A pesar de lo que pudiera parecernos por su textura tan cremosa, el aguacate es una fruta alta en fibra (aproximadamente 6,7 gramos por unidad). Comer habitualmente alimentos con fibra natural previene el estreñimiento, ayuda a mantener un sistema digestivo saludable y reduce el riesgo de cáncer de colon. Otras frutas con alto nivel de fibra son las manzanas, los melocotones o las ciruelas.

El aguacate ayuda a desintoxicar el organismo.

Los zumos “detox” han cobrado fama mundial de un tiempo a esta parte. Si lo que queremos es introducir esta desintoxicación de forma natural sin cambiar nuestra dieta habitual, el aguacate es uno de los mejores aliados (por ejemplo, añadiéndolo a nuestra ensalada habitual). Gracias a la fibra natural que promueve la regularidad, el aguacate nos ayuda a la excreción diaria de toxinas a través de la bilis y las heces.

El aguacate protege contra las enfermedades crónicas.

Según el Departamento de Medicina Interna y Nutricional del Programa de Ciencias de la Universidad de Kentucky (EE.UU.) tomar un alto contenido en fibra está asociado a un riesgo significativamente menor de desarrollar enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular, hipertensión, diabetes, obesidad y algunas enfermedades gastrointestinales. Aumentar la ingesta de fibra contenida en alimentos como el aguacate también ha demostrado que reduce la presión arterial y el colesterol, mejora la sensibilidad a la insulina, y aumenta la pérdida de peso en personas obesas.

El aguacate también forma parte de los superalimentos que potencian nuestro cerebro.

Los aguacates son una gran fuente de vitaminas.

Están lllenos de nutrientes, vitaminas y minerales. Contienen alrededor de 20 vitaminas, entre ellas C, E, K y B-6, así como la riboflavina, niacina, ácido fólico, ácido pantoténico, magnesio y potasio. También proporcionan luteína, beta-caroteno y omega-3. A pesar de que la mayor parte de las calorías de los aguacates provienen de su grasa, son grasas saludables, que ayudan a mantenerlnos llenos y saciados por más tiempo. Ingerir alimentos con grasas saludables mejorará la salud de nuestro corazón, bajará nuestro colesterol, nos mantendrá saciados durante más tiempo y también frenará antojos de frituras u otros alimentos grasos.

El aguacate también forma parte de los superalimentos que potencian nuestro cerebro.
Muy interesante

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario