«Cada sábado, la batalla de las pasiones se vive en Concordia: el carnaval más pasional” anuncia la publicidad de la máxima fiesta del verano concordiense con más de 1000 comparseros que hacen del evento uno de los atractivos turísticos más importantes de la región.

Es en pleno verano cuando la fiesta estalla en ritmo y surge la pregunta: ¿cómo se llega a este desfile lleno de brillo y color? Los turistas y el público pueden vivirlo como un evento exclusivo de esta estación, pero quienes están con todos sus detalles saben que es el fruto de meses y meses de trabajo.

En una recorrida por los talleres de las cuatro comparsas que compiten en el Carnaval de Concordia, las agrupaciones coincidieron en que cada traje es único; detrás hay diseñadores, herreros, artesanos, a los que se suman familias, amigos y vecinos que hacen que sea posible llegar a tiempo. Así, arman complejas estructuras con alambres, bordan, cosen, pegan, tiñen plumas, pintan y trabajan desde que se conocen los resultados de una edición hasta el comienzo de la siguiente para brindar un espectáculo de calidad al público concordiense y a los turistas que visitan Concordia.

Los talleres resguardan su propio mundo de fantasía dominado por el color, las lentejuelas, las piedras, las plumas, los cristales, pero sobre todo, la pasión y el trabajo para compartir un momento único.

Se preparan durante todo el año. Apenas terminada cada edición, ya empiezan a reunirse para ver y analizar las propuestas, argumentos y música de la próxima. En los meses previos al evento el sonar de los tambores copa la ciudad de Concordia y los samba enredos comienzan a entonarse por los lugareños que ya palpitan un nuevo carnaval. Las comparsas ensayan y la música llega a cada rincón de la ciudad marcando lo que se viene.

El Carnaval de Concordia es un espectáculo popular único, en el que también entran en escena los shows de baterías y cada comparsa realiza una teatralización con baile según el tema elegido. Son un gran número de artistas profesionales y también de comparseros amateurs, que durante el año se dedican a otra cosa (hay profesionales, comerciantes, maestros, profesores, estudiantes) pero que en el verano ponen su pasión rompiendo prejuicios y disfrutando de la gran fiesta local.

En nuestra ciudad, el carnaval es sinónimo de diversión, es la excusa perfecta para dejarse llevar por la locura y convertirse en actores, bailarines, llenarse la cara de purpurina, ponerse las plumas y subirse a un carro. Combina la alegría, el compromiso y la pasión en un tridente inseparable que da mucha satisfacción cuando se ve la felicidad, el aplauso y la diversión de la gente. El carnaval significa PASIÓN con letras mayúsculas.

En los últimos tres años, a partir de la gestión del Intendente Enrique Cresto, el Carnaval ha pegado un salto cualitativo instalándose en un evento que se consolida a nivel nacional atrayendo cada vez a más turistas, lo que es posible por el trabajo de promoción que se realiza y la calidad de la propuesta artística que se brinda en cada noche de desfile.

En los últimos tres años se consolidó el crecimiento de esta fiesta. A partir del trabajo articulado de la Municipalidad con las Comparsas para que éstas crezcan desde su esencia; y con el sector privado desde el Emcontur para la promoción regional y nacional, siguiendo esta visión que impulsa el intendente Enrique Cresto entendiendo al Carnaval como fenómeno socio – cultural y producto turístico que genera fuentes de trabajo, y que brinda espacios de inclusión e integración.

Fortaleciéndose así un trabajo silencioso que durante meses llevan adelante miles de concordienses, y que explota en los meses de enero y febrero. Este sábado 9 de febrero será el tercer desfile, y si todavía no lo viviste, no podés perderte esta fiesta artística y cultural que en Concordia se vive de una forma única.

* Periodista, docente y comparsera. Durante diez años desfiló como pasista y hoy continúa adelante con su pasión colaborando en la difusión y comunicación del Carnaval.

Dejá tu opinión o comentario