El gobernador Bordet, entre los que desafían al kirchnerismo

3285 0
Me Gusta
Me gusta Me encanta Jajaja Que Loco.. Que triste Me da bronca

El mandatario de Entre Ríos, juntos a sus pares de Chaco, San Juan, La Rioja y Misiones, proponen un quiebre con Cristina y un acercamiento con el Gobierno; la relación con sus padrinos políticos locales.

Llegaron al poder de la mano de jefes y hasta padres políticos que los arroparon hasta cederles sus sillones. Ocho meses después de desembarcar como parte de la renovación en la dirigencia en todo el país, algunos desafían abiertamente a sus antecesores y otros conviven con ellos en armonía. Pero todos persiguen el mismo objetivo: encabezar la reorganización del peronismo lejos, pero bien lejos de Cristina Kirchner, del kirchnerismo todo y del PJ más vetusto.

Son los gobernadores de Entre Ríos, Gustavo Bordet; de Chaco, Domingo Peppo; de San Juan, Sergio Uñac; de La Rioja, Sergio Casas, y de Misiones, Hugo Passalacqua.

En Entre Ríos, Sergio Urribarri, que hasta diciembre fue de los cristinistas más férreos, estuvo al frente de la campaña de Bordet y se quedó con la presidencia de la Cámara de Diputados de la provincia. Aunque no se fue lejos, mantuvo un perfil bajo y dejó que Bordet armara su propia estructura.

“Tienen una relación estrecha, pero Urribarri tiene claro que el centro de la escena es de Bordet. Lo ha dejado hacer y nunca lo cuestionó”, dijo al diario La Nación un dirigente provincial.

En rigor, y más allá de la buena sintonía, a Urribarri y Bordet los separa un abismo: el primero, más allá del silencio, sigue identificado con lo más puro de la fe kirchnerista, y el actual gobernador no sólo busca liderar la renovación del PJ, también tiene buen vínculo con la Casa Rosada.

En las antípodas, el vínculo entre el chaqueño Peppo y su ex jefe Jorge Capitanich es cada vez más tenso. El ex jefe de Gabinete nunca quiso que Peppo fuera su sucesor. Impulsó para ese lugar al senador Eduardo Aguilar para poder reemplazarlo en el Senado cuando éste asumiera en la provincia, pero las encuestas siempre le dieron la espalda.

En septiembre del año pasado, todo hacía pensar que Peppo sería una suerte de “Chirolita” de Capitanich, pero menos de un año después la realidad muestra otro panorama: en línea con la tradición, Peppo asumió la presidencia del PJ local, que el ex jefe de Gabinete pretendía retener y barrió con cualquier vestigio de la gestión del ahora intendente de Resistencia. La misma pelea tuvieron por un lugar en el consejo nacional del PJ. Volvió a ganar Peppo, que, igual que Bordet, tiene una relación estrecha con Mauricio Macri. También está muy cerca de Miguel Pichetto, que lidera al ala más dura del PJ, la que quiere romper con el kirchnerismo cuanto antes.

El sanjuanino Uñac es otro de los que están hoy muy cerca de Pichetto y de la “ola renovadora” y antikirchnerista del peronismo.

En la provincia no hay doble comando, pero el poder sigue bastante repartido. Ejemplo: Uñac preside el PJ provincial, pero, en los hechos, el partido le responde a Gioja.

También tienen diferencias respecto de Macri. Gioja es, sobre todo en el último tiempo, muy crítico del Gobierno. Uñac cuida su relación con Macri, necesitado de garantizarse fondos para la provincia. De hecho, es uno de los gobernadores que apoyaron abiertamente el tarifazo.

Además, mientras Gioja demora una ruptura tajante y definitiva con el Frente para la Victoria, Uñac está entre los gobernadores que presionan para no demorarla más.

La convivencia es tensa, pero no llega a ser irrespirable. De hecho, Uñac evitó reunirse con sus pares que también propician el distanciamiento con el PJ. La cita fue el jueves, en el centro porteño pocas horas antes de que Gioja reuniera a la mesa chica del partido.

“Casas es el mozo de Beder.” Fuerte y hasta cruel, la frase es de un operador muy al tanto de la realidad de La Rioja. Ex vicegobernador, Casas mantuvo en sus cargos a los ministros de Infraestructura, de Hacienda, de Salud y de Educación de Luis Beder Herrera, que, pese a haber dejado la gobernación, sigue al frente del PJ local. “Maneja el 80 por ciento de los hilos de la provincia”, graficó un dirigente riojano.

La relación entre ellos no es mala. Todo lo contrario. En la provincia cuentan que casi todas las mañanas, bien temprano, Casas pasa por lo de Beder a tomar mate y hablar de la gestión. Recién después va a la Casa de Gobierno.

Además, no son pocos los que están convencidos de que Beder eligió a Casas como sucesor porque, por haber sido vicegobernador, no puede aspirar a un nuevo mandato, cosa que sí puede hacer Beder una vez que cumpla cuatro años fuera del poder.

Passalacqua es otro de los que no tardaron en acercarse a la Casa Rosada. De hecho, antes que él, lo hizo Carlos Rovira, a quien responde el gobernador, antes que a su predecesor, Maurice Closs.

Rovira conduce la Legislatura misionera y es el principal hombre de consulta de Passalacqua.
Gustavo Bordet
Entre Ríos

El vínculo con su antecesor, Sergio Urribarri, es bueno. El ex gobernador preside la Cámara de Diputados, pero no se entromete en la gestión. Sí los separa su posición frente al kirchnerismo: el ex mandatario fue cristinista a rajatabla y Bordet quiere liderar la renovación del PJ, bien lejos de Cristina.
Domingo Peppo
Chaco

Aunque hace un año parecía que Capitanich conservaría el manejo de la provincia en las sombras, Peppo fue desplazándolo hasta afianzar su propio liderazgo. El gobernador chaqueño es de los más duros del grupo de gobernadores que impulsan un distanciamiento definitivo del FPV.
Sergio Uñac
San Juan

La relación entre el actual y el ex gobernador es tirante, pero no mala. Los enfrenta la mirada sobre el futuro del PJ. Gioja evita la ruptura definitiva con el kirchnerismo y Uñac es uno de los defensores más fervientes de que el armado para 2017 y 2019 excluya al FPV. Sin embargo, evitan el choque.
Sergio Casas
La Rioja

La influencia de Beder Herrera sobre los asuntos políticos de la provincia está intacta. Casas mantuvo a buena parte de su gabinete y lo consulta muy seguido. En la provincia nadie duda de que Beder lo eligió como sucesor y encabezó su campaña para volver cuanto antes al poder.
Hugo Passalacqua
Misiones

Más que a su antecesor, Maurice Closs, el actual gobernador misionero responde a Carlos Rovira, que no pierde oportunidad de elogiar su gestión en público. Aunque no participa activamente de las conversaciones, Passalacqua está entre los mandatarios que quieren romper con el FPV.
Fuente: La Nación Autor: Lucrecia Bullrich

Me Gusta
Me gusta Me encanta Jajaja Que Loco.. Que triste Me da bronca
  •  

     

  • Dejá tu opinión o comentario