El primer dron en el que viajará usted mismo y sin conducir

Este vehículo posee un peso que ronda los 440 kilos, su altura alcanza los 1.5 metros
Todos los aspectos del vuelo son controlados por el tripulante a través de una tableta

La velocidad máxima que puede alcanzar este dron autómata es de 96 kilómetros

La compañía china EHang, dedicada a la fabricación de drones y otros aparatos electrónicos, acaba de presentar en el Consumer Electronic Show 2016 (el CES 2016, evento de presentación mundial de los últimos productos electrónicos que se celebra en Las Vegas del 6 al 9 de enero), el primer dron que podrá transportar a una persona sin necesidad de ser tripulado.

El funcionamiento y uso del EHang 184 es similar al de un helicóptero; sin embargo, su altura de vuelo será media-baja y solo estará capacitado para recorrer distancias cortas.

Este vehículo posee un peso que ronda los 440 kilos, su altura alcanza los 1.5 metros y para el vuelo está dotado de ocho grandes y potentes hélices montadas sobre cuatro brazos retráctiles. Además, desde la compañía se asegura que este tipo de drones contarán con un centro de control similar al de un aeropuerto.

A pesar de que el EHang 184 es autómata, todos los aspectos del vuelo son controlados por el tripulante a través de una tableta. El aterrizaje y el despegue, por ejemplo, se activan solo apretando un botón.

La velocidad máxima que puede alcanzar este dron es de 96 kilómetros y de momento solo podrá recorrer una distancia máxima de 16 kilómetros y soportar un peso de 220 kilos. Esta capacidad permite al Ehang 184 almacenar un pequeño habitáculo donde guardar los enseres de la persona de abordo.

Este revolucionario sistema de transporte volador no tripulado nace con la intención de sustituir a los vehículos, voladores o no, de hombres y mujeres de negocios. Viajar por una gran ciudad de manera fácil y sencilla es el objeto del Ehang 184.

Sin embargo, esta propuesta todavía es un prototipo; por ello, su precio o su salida al mercado no ha trascendido.
eeconomia hoy

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario