El Pro Concordia se manifestó sobre la coyuntura de las economías regionales

A lo largo de los años transcurridos durante la década pasada, las economías regionales fueron destruidas por una política cambiaria e impositiva desacertada y por un claro sesgo anti-campo. La citricultura no fue la excepción. Desmanteladas todas y cada una de ellas, ahora están tratando de reacomodarse y resurgir.

Para contribuir a ello, el actual gobierno quitó o redujo las retenciones y actualizó el tipo de cambio, con el fin de convertirlas en actividades competitivas que se pudieran reinsertar en todos los mercados del mundo.

¿Con tan sólo 5 meses de gestión se le está pidiendo a este gobierno que repare el estropicio al que sometió a las producciones primarias del país la gestión anterior?

Los juicios y comentarios que vierten algunos funcionarios afines al anterior gobierno son absurdos, sin fundamentos y con una gran carga ideológica y una dialéctica amigo – enemigo, que los apartó de la realidad y de las posibles soluciones.

Se requiere hacer claros diagnósticos para detectar cuáles son los factores, aparte de los ya mencionados, que hacen que las actividades en el actual contexto carezcan de la rentabilidad suficiente. Se debe trabajar sobre aspectos tales como productividad, sanidad, escala de producción y comercialización competitiva, interna y externa, buscando reducir los costos de intermediación y logísticos.

Volver a poner en pie a las economías regionales va a llevar su tiempo. Entre otras cosas, va a requerir que gobierno nacional, gobiernos provinciales y entidades intermedias trabajen juntos con inteligencia aplicada a cada uno de los factores de producción implicados para encontrar soluciones concretas y eficientes para cada una de ellas. Destruir es más fácil. Reparar o construir lleva siempre mucho más TIEMPO.

La nueva gestión ha dado sobradas muestras de que tiene como objetivo el fortalecimiento del DIALOGO con mayúsculas con cada uno de los actores de las cadenas de valor de las distintas economías regionales y la generación de valor agregado en origen, como uno de los principales puntales de la recuperación del país. Diálogo escuchando, algo que en los últimos años nos faltó tanto y nos llevó al deterioro que hoy sufrimos.-

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario