El refugiado sirio Merhi Alshebli protesta porque el campo que le cedieron en Salto es de arena y no es un área cultivable.

Refugiado sirio que se roció con nafta fue liberado y rechazó campo en Salto

El refugiado sirio Merhi Alshebli que amenazó con prenderse fuego y ataco a funcionarios de Nacionales Unidas quedó libre tras declarar ante el juez.

Alshebli fue atendido en un centro asistencial y luego fue derivado a la justicia. En ningún momento estuvo detenido.

El refugiado “está muy enojado” y se quiere ir del país “de cualquier manera”, dijo a Subrayado el traductor Hussein Al Fleig Al Alí, quien trabaja con las familias sirias que llegaron a Uruguay.

Según señaló, el sirio se “encuentra atrapado” en Uruguay, y protesta porque el campo que le cedieron en Juan lacaze es de arena y no es un área cultivable.

Antes del incidente, a Alshebli se le ofreció mudarse a la sede de Salto el Instituto de Colonización, pero él rechazo la propuesta realizada hace dos semanas.

Este campo tiene de 4 a 6 hectáreas, pero Alshebli se quejò de que la casa cedida está a dos kilómetros del terreno.

El refugiado es padre de 13 hijos que viven con él y su esposa.

Al ser informado de que Uruguay no está en condiciones de darle visa para radicarse en otro país, Alshebli se enojó y agredió a funcionarios del programa de Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR) y de la secretaría de Derechos Humanos de Presidencia.

En setiembre, las cinco familias sirias (que reúnen a 43 personas) protestaron durante cuatro días frente a la Torre Ejecutiva.

Este grupo llegó al país en octubre de 2014, y desde que el arribo la mayoría de los refugiados no se han mostrado contentos con las condiciones encontradas.

Además algunas de las familias han protagonizado otros incidentes de violencia doméstica y un intento de suicidio por parte de una mujer residente en la zona de Villa García.

De todas formas, el director de la secretaría de Derechos Humanos de presidencia, Javier Miranda dijo que solamente se comprobó fehacientemente que una familia quería dejar el país.

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario