En Mendoza pueden comprar por $3.000 una moto que nueva vale $14.000, una buena idea para Concordia en vez de la compactación

Así buscaron a animar a concurrir a estos encuentros que se realizan en la playa San Agustín. Siguen este mes y en agosto.

Paño metálico. Habitualmente las motos son secuestradas por infracciones de tránsito o por falta de documentación.

Este mes y el próximo seguirán los remates de automotores que se encuentran secuestrados en la playa San Agustín, que en total suman unas 18.000 motos y 31.000 autos.

La idea es darle una solución al tema ya que la cifra aumenta cada vez más y con el tiempo terminan convirtiéndose en fierros rotos, desgastados, herrumbrados y sin destino.

Estas subastas se hacen en forma periódica, según María Manucha, martillera pública del Gobierno, quien dio como ejemplo la realizada la semana pasada, “cuando se subastaron 5 motos de Tránsito de Mendoza y 22 secuestradas por las Municipalidad de Godoy Cruz y Capital. Se vendieron todas a un promedio de $4.000 las de menor cilindrada y las más grandes se vendieron a $8.000”, aseguró.

La referente aclaró que no todas las motos y vehículos pasan a remate, ya que el 80% están judicializadas (pueden servirle a la Justicia como prueba de un delito, por ejemplo), y no son subastadas sino que son compactadas o en el mejor de los casos pueden ser derivadas a una dependencia del Estado, siempre después de que se termina el proceso judicial y la Corte le dé curso.

Las que se subastan
Manucha explicó que las que se rematan son las que fueron secuestradas por alguna infracción de tránsito y que luego de un tiempo no son reclamadas por los dueños. Esto debido a que muchas veces es más barato comprarse una nueva que pagar la multa y ponerla en condiciones reglamentarias.
Para acelerar el desprendimiento de estos rodados los municipios y el Gobierno se valen de la ley 8.018, específica para los remates de todos los bienes secuestrados por infracción de tránsito. La norma rige desde hace 4 años.

También la nueva Ley de Tránsito habilita al Estado para que decida qué hará con una moto o auto confiscado, que lleve más de 6 meses en la playa San Agustín.

Con estas dos herramientas legales, el Gobierno busca limpiar el predio ubicado cerca del Cerro de la Gloria, ya sea compactando o bien subastando.
El año pasado, por ejemplo, se compactaron unos 1.200 vehículos y autopartes, y este año se piensa seguir con esta modalidad, aunque para llegar a ello hay que esperar el resultados de los procesos judiciales, un camino que debe recorrerse para poder moler y compactar hierros retorcidos y en pésimas condiciones.

Gran variedad
Todos los meses hay remates de autos y motos, según Manucha, y puso como ejemplo que en junio hubo 8 días de subastas. “Se remata muchísimo y en un mismo día puede haber 27 vehículos que se rematan uno por uno, con la legalidad correspondiente y siempre la idea es acumular varios para atraer mucha gente”, comentó.

Animó a concurrir a estos encuentros que se realizan en la playa San Agustín, “ya que hay motos en buen estado, se les entrega con los papeles correspondientes y se pueden llevar una moto que vale nueva $14.000, por $3.000, siempre por supuesto hay que hacerles arreglos; no es que se la entrega como nueva, pero es una buena oportunidad”.

Distinto origen
En el amplio predio ubicado en el parque General San Martín frente al imponente Cerro de la Gloria, hay diferentes modelos de autos y motos. Algunos son nuevos y son los que los propietarios van a buscar y otros quedan olvidados para siempre por una cuestión económica.
La Municipalidad de Godoy Cruz tiene un espacio propio y unos 500 juicios que están en proceso y la Municipalidad de Capital suma unos 2.000 en el mismo estado. La misma cifra posee el Ministerio de Seguridad. Aún no salen todos a la luz, por los plazos de la Justicia.

Oportunidad para los chatarreros
La Municipalidad de Mendoza entregó hace 15 días unas 700 motos que ya se encuentran en la playa San Agustín.

“Subastarla lleva tiempo porque hay que hacer una serie de trámites judiciales, como verificación técnica o los papeles en regla ya que el 80% no los tiene. Por eso muchas veces los remates fracasan, no es fácil que haya muchos interesados”, comentó Viviana Artaza, auditora general de la Subsecretaría de Control y Fiscaliación de la Municipalidad de Mendoza.

Añadió que debido al mal estado de los rodados, muchas veces son una buena oportunidad para los que trabajan con chatarras o para los que buscan repuestos. “Cuando se vende, el Municipio cobra el bodegaje y acarreo, y luego se entrega. No obstante, la mayoría de las veces no se alcanza a cubrir todos los gastos”, dijo.
Los que vienen. El 26 de julio se rematarán 14 motos, mientras que en agosto se estima que la subasta contemplará unos 40 vehículos en total.
Diario uno

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario

Oscar Blanco dice:

Compactación,porque seguirá siendo un negocio con bienes ajenos!

Fer Nando dice:

Y los dueños xq no la van a retirar? No quieren pagar la multa y q la rematen q se pongan de acuerdo los jueces y.el intendente y los diputados y q hagan carpetas nuevas y el la compra se le pone nombre y apellido y listo y se dejan.de.romper las pelotas

La ley dice que todo titular de un bien tiene los derechos y sus obligaciones. Se tendrían que anular la titularidad por alguna causa muy justificada, ahora los jueces federales (Dominio Nacional) deberían estudiar el tema con más practicidad.

No se pueden vender ,solo un juez puede dar la orden de venta o remate

Cómo van a vender las motos que les robaron a la gente?

Fer Nando dice:

Y si es lo q tienen q hacer acá en concordia? Tienen q rematar cn carpetas nuevas, es tan difícil es hacer eso, si a las motos no la van a sacar de ahí, los galones están llenas de motos