Fernando Nalé: “El legado de Gustavo Cerati es inmenso”

3175 0
Me Gusta
Me gusta Me encanta Jajaja Que Loco.. Que triste Me da bronca

Fernando Nalé, una de las piezas clave de las bandas que Gustavo Cerati tuvo en su carrera solista, fue testigo principal de la era post Soda Stereo de uno de los referentes del rock argentino. Aquí repasamos, en exclusiva, parte de su historia y actualidad.

• Fernando, ¿cómo surge tu acercamiento a la música?

– Mi viejo escuchaba mucha música clásica, jazz, tango y The Beatles. Desde mis 5 años -sino antes- me sentaba con él a escuchar vinilos. Disfrutaba mucho esos momentos sobre todo con la clásica y Beatles. A la vez me empezaban a gustar algunos de los cassettes de mi hermana mayor, como Sui Generis, Supertramp, Genesis, Queen. Esto fue entre 1979/1980 hasta 1984. Ese año se editó Thriller de Michael Jackson y, como toda mi generación, me volví loco con eso.

A fines de ese mismo año mi hermano mayor me preguntó si había escuchado a Duran Duran. Acababa de llegar el video en vivo de ‘The reflex’; fue tal el flash -más la explosión del rock argentino post Malvinas (Soda, Virus, etc)- que decidí formar parte del rock convirtiéndome en músico. John Taylor fue mi primera inspiración. En 1986, con 11 años, entro finalmente a un taller de guitarra en el colegio. Y al año siguiente comienzo mis clases de bajo con el gran Guillermo Vadalá.

En 1991, con tan solo 16 años, Fernando comienza a formar parte de Illya Kuryaki and the Valderramas (de Emmanuel Horvilleur y Dante Spinetta) integrándose durante la presentación de Fabrico Cuero (primer disco de la banda, editado en 1990). Con el grupo participa de las grabaciones de “Horno para calentar los mares” (1993), “Chaco” (1995), “Ninja mental” y “MTV Unplugged” (1996), “Versus” (1997) y “Leche” (1999).

Aquel 1999 marcó el debut de Fernando con Gustavo Cerati, quien estaba formando su nueva banda para comenzar su carrera solista post Soda Stereo. “Un día me acerqué a hablarle en un festival en 1998“, nos cuenta Fernando. “Él tomó nota de mi teléfono y me llamó un par de meses después. No lo podía creer.”

• ¿Qué sentiste al integrar la banda de Gustavo, sabiendo que serías parte del primer proyecto de Cerati tras su historia con Soda Stereo, y sabiendo la expectativa que generaría en su público su nuevo trabajo?

– Entendía que él sentía esa presión pero la manejaba muy bien; además estaba proponiendo algo distinto. Por mi parte ya tenía bastante presión que manejar al formar parte de su banda. Respecto del público era sabido que iba a ser difícil de aceptar el cambio. Es lo lógico. Pero estuvo todo bien.

Bocanada fue tan novedoso que a excepción de algunos fans demasiado radicales llevó la atención para ese lado y no recuerdo una comparación con Soda. Era muy distinto a ‘Comfort y música para volar’, o ‘Sueño Stereo’; eso se sentía y estaba bueno también.

Fernando no sólo fue parte del debut solista de Gustavo Cerati tras aquella bestia llamada Soda Stereo, sino que con el correr del tiempo se convirtió casi sin saberlo en el único integrante fijo de la banda de Gustavo. Desde 1999 hasta 2010, fue parte de todas las formaciones que grabaron y presentaron cada uno de los discos del ex Soda. Consultado sobre qué grabación destacaría, Fernando nos dice “Las 4 grabaciones fueron extensas y placenteras (Bocanada, Siempre es Hoy, Ahí Vamos y Fuerza Natural). En la de ‘Ahí Vamos’ tuve más participación, un poco por fuera de mi instrumento. Eso es lo que la hace especial para mí“.

• Siendo que compartiste tanto tiempo profesional con él, ¿cómo describirías a Gustavo? ¿Qué legado crees que dejó tras su partida?

– El legado de Gustavo Cerati es inmenso. Desde ser muy responsable con la obra (llevándola al límite y trayéndola de nuevo para encontrar un equilibrio que lo satisfaciera) hasta la renovación permanente en la composición, arreglos, y la sonoridad. No recuerdo escuchar el mismo sonido de guitarra en dos temas. Tenía una paleta enorme de efectos y formas de usarlos, configuraba los mics según el tema y con la mano derecha pulsaba en función del sonido además de interpretar el discurso musical.

En los ensayos era un viaje tener sus equipos de frente; cuando tocaba arpegios la viola era como traslúcida. Cada nota se convertía en una capa con su sonido individual y a la vez podía apreciar la totalidad del acorde; todo esto con la banda entera al palo.

Es inevitable mencionar que Fernando actualmente se encuentra integrando la banda del Indio Solari, otro de los grandes referentes del rock argentino. Es inevitable también referir a aquella mediocre “rivalidad” que los medios y parte de la gente quiso imponer entre Soda Stereo y Los Redondos, el grupo liderado justamente por Solari. “Desde adentro (por los músicos) no hubo ni hay ninguna futbolización“, aclara Nalé. “Creo que futbolizar el rock y la vida en general es el resultado de la debacle de la educación argentina sobre todo en la década del 90“, concluye.

• A nivel musical y sabiendo que son dos referentes de la historia del rock argentino, ¿qué diferencias y similitudes sentiste y viviste entre Gustavo y el Indio?

– Son personas y artistas muy distintos. Muy seguros de lo que quieren. Los dos son fans de The Beatles y Travelling Wilburys. Quizás la diferencia está en que al Gustavo ser guitarrista tenía otra forma de dirigir sus discos y shows. El Indio ve la banda más como un bloque aunque destaca a los guitarristas -Baltazar Comotto y Gaspar Benegas- y cuenta con Martín Carrizo como director musical.

/ EnRemolinos.com /

Me Gusta
Me gusta Me encanta Jajaja Que Loco.. Que triste Me da bronca
  • Dejá tu opinión o comentario