Guacamayo Rojo: Un ave que se creía extinto habitará en Argentina

La extinción de animales es una problemática que todos conocemos, pero que probablemente no dimensionamos y las cifras ¡son alarmantes! De acuerdo a un estudio realizado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), la población mundial de animales ha disminuido cerca de 58% entre 1970 y 2012. Lo peor de todo es que el ser humano es el causante de la gran mayoría de estas extinciones.

En nuestro país un claro ejemplo es el caso del Guacamayo Rojo, que habitó las provincias de Formosa, Chaco, Corrientes y Misiones, pero se extinguió de su hábitat natural en Argentina en la década del sesenta debido a la modificación de su ambiente, la captura para venderlo como mascota, o incluso para consumir su carne.

El guacamayo rojo es la segunda especie de loro más grande del mundo. Pesa aproximadamente 1.2 kilogramos y es reconocido por su color rojo intenso combinado de azul y verde en la parte superior de sus alas. Son de las aves más longevas del mundo, con una esperanza de vida de aproximadamente 40 años.

Una vez que encuentran pareja nunca se separan de ella y hacen sus nidos en los troncos de los árboles, donde ponen de dos a tres huevos pero solo llegan a criar a un pichón. Su alimentación se compone de frutos y semillas las cuales manipulan con ayuda de su lengua muy carnosa, una característica bastante rara en las aves.

Por suerte, hay veces en que el ser humano también ayuda a la naturaleza. El año pasado, medio siglo después de la desaparición de esta especie de nuestro país, The Conservation Land Trust, con el apoyo de Kinder Natoons, pusieron en marcha el Proyecto Iberá, con el propósito de que el guacamayo rojo vuelva a habitar Argentina.
¿Por qué reinsertar a la vida salvaje al Guacamayo Rojo?
un ave que se creia extinto habitara en argentina4
TC Communications

Hay 4 grandes razones:

Tiene un papel importante en el funcionamiento de los bosques, ya que dispersa de los árboles nativos los frutos y semillas de mayor tamaño.
Significa el regreso de una de las especies con más historia en Argentina y un nuevo lugar en la distribución geográfica de la especie a nivel mundial.
Gracias a su belleza, se convertirá en un importante atractivo turístico, lo cual ayudará al desarrollo de las comunidades locales.
Los correntinos tendrán de vuelta un valor cultural presente en relatos históricos y expresiones artísticas.

El regreso del guacamayo rojo a los cielos argentinos es una realidad y un orgullo que todos debemos apoyar.

Cuidar los distintos ecosistemas del país, no comprar de animales silvestres como mascota y promover el avistaje de animales en libertad, son algunas de las actividades con las que todos podemos contribuir para cuidar no solo al guacamayo rojo sino a todas las especies silvestres de Argentina.
Vix

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario