La crisis de refugiados no para de crecer y Europa continúa buscando una respuesta

Mientras centenares de refugiados e inmigrantes continúan llegando diariamente a los puertos de Italia y Grecia, se incrementan los ataques racistas y se endurecen las medidas de seguridad en las fronteras, la crisis migratoria continuó creciendo e involucra a cada vez más países del Viejo Continente.

En medio de la falta de reacción europea para buscar una salida a una crisis que, según la ONU llevó a más de 320.000 refugiados a cruzar el Mediterráneo para llegar a Europa en lo que va del 2015 y cerca de 2.500 perdieron la vida, la Comisión Europea (CE) pretende ofrecer más dinero para un fondo fiduciario Europeo-Africano que sirva para gestionar la crisis de los refugiados, según reveló hoy el semanario alemán Der Spiegel.

La revista política, que cita fuentes gubernamentales alemanas, sostiene que la CE aportará alrededor de 1.100 millones de euros y que el lunes la canciller alemana Angela Merkel, adelantará detalles del plan económico en una conferencia de prensa.

Esta semana, Merkel afirmó que “en calidad de continente rico, Europa está en condiciones” de afrontar la situación.

La policía húngara informó  de que el viernes interceptó a 2.822 personas que trataban de cruzar la frontera de manera ilegal, entre ellos 553 menoresLa cooperación tendrá como objetivo reducir el flujo de refugiados y la concesión de los fondos estará ligada a la cooperación de cada país en la repatriación de refugiados.

Según Der Spiegel, los términos concretos de este nuevo plan europeo para África será tratado en la cumbre UE-África, que se celebrará el 11 y 12 de noviembre en Malta.

Entretanto, en Hungría, que ultima una valla en sus 175 kilómetros en su frontera sur con Serbia, el Parlamento debatirá la próxima semana establecer penas de cárcel por cruzar de forma ilegal su frontera y autorizar el uso, en determinadas circunstancias, de balas de goma y gases lacrimógenos, sin descartar la posibilidad de colocar al Ejército en las fronteras.

Estas medidas legales son el último intento del Gobierno nacionalista húngaro de detener la afluencia masiva de refugiados procedentes de zonas de conflicto, como Siria o Afganistán, que utilizan la ruta de los Balcanes para llegar a Europa Occidental, especialmente Alemania, Austria y los países escandinavos.

La policía húngara informó hoy de que el viernes interceptó a 2.822 personas que trataban de cruzar la frontera de manera ilegal, entre ellos 553 menores.

En las últimas semanas el número de refugiados que entran a diario en el país oscila entre las 1.000 y 3.200 personas.

El partido gubernamental Fidesz anunció el paquete legislativo en una semana en la que la policía austríaca encontró 71 cadáveres de refugiados en un camión abandonado procedente de Hungría, en un caso de tráfico de personas.
Además, en las últimas horas la policía húngara detuvo a cuatro ciudadanos rumanos que transportaban a 21 refugiados en un camión en las cercanías de la ciudad de Roszke, cerca de Serbia.

Horas más tarde, la policía austriaca interceptó cerca de la frontera con Alemania a un camión frigorífico con 26 refugiados en su interior, entre ellos tres niños que se encuentran hospitalizados en grave estado.

Las nuevas medidas legales presentadas en Hungría prevén penas de hasta tres años de cárcel por cruzar de forma ilegal la frontera y diez años por tráfico de personas.

El plan presentado por la formación del primer ministro Viktor Orbán, que tiene mayoría absoluta, pretende establecer una franja de 60 metros desde la frontera como zona de tránsito, en la que permanecerían los refugiados hasta finalizar sus trámites de asilo.
El proyecto de ley también especifica que la policía podrá entrar en domicilios para buscar inmigrantes ilegales sin el permiso de los propietarios y sin una autorización judicial.

La policía es la encargada de vigilar las fronteras y carece del permiso para emplear armas de fuego, pero la normativa propuesta establece que en caso de situaciones de emergencia se podrá desplegar el Ejército y éste podrá emplear balas de goma y gases lacrimógenos.

Sólo en caso de ataques contra los soldados o contra sus cuarteles se autorizaría el empleo de armas de fuego.

El ministro húngaro de Gobernación, János Lazár, ha declarado a la prensa que las reformas legislativas podrían entrar en vigor a partir del 15 de septiembre.

“El cruce ilegal de la frontera será un delito que sancionaremos”, subrayó el ministro, citado por la agencia de noticias EFE.
El endurecimiento constante de la seguridad en las fronteras húngaras llevó hoy a los vecinos Croacia, Eslovenia y Rumania a anunciar que temen una llegada masiva de refugiados, si estos se desvían hacia su territorio para llegar a Europa Occidental.

Croacia, que integra la UE y linda con Serbia por el este, podría ser una alternativa sencilla para aquellos refugiados que quieren llegar a Austria y Alemania para solicitar asilo sin tener que pisar suelo húngaro.

“Cuando Hungría termine la valla, son posibles dos escenarios: que los refugiados se desvíen hacia Croacia, y, en mi opinión algo más probable, que pasen por Rumanía”, señaló a la agencia de noticias EFE Drago Zuparic, del Instituto de Migraciones de Zagreb.

Por su parte, las autoridades eslovenas anunciaron que preparan la creación de nuevos centros de recepción para refugiados.
Tras varios ataques xenófobos contra refugiados en las últimas semanas, hoy en el este de Alemania 3.000 personas se manifestaron de forma pacífica en la ciudad de Dresde en apoyo de los refugiados y para protestar contra la actual política de asilo alemana.

Acompañados de numerosos policías, los manifestantes, convocados por la asociación “Dresden Nazifrei” (Dresde sin nazis), recorrieron las calles de la ciudad del este de Alemania, bajo el lema de “Basta ya. Protección a los refugiados en lugar de comprensión para los racistas”.

Una minoritaria manifestación ultraderechista, que en un principio había sido prohibida y llevó a las autoridades locales a decretar la emergencia policial por temor a incidentes, tuvo lugar en una localidad cercana, bajo un imponente operativo de seguridad.

Entretanto, los masivos desembarcos de inmigrantes en las costas italianas y griegas, potenciados por el buen clima del verano boreal, se sucedieron nuevamente hoy.

Unos 1.100 refugiados rescatados en los últimos días en el Canal de Sicilia desembarcaron hoy en los puertos italianos de Taranto, en Apulia, y Messina, en Sicilia, además de los cadáveres de dos mujeres, informaron las autoridades de ambas localidades.

En tanto que en Grecia, más de mil refugiados, en su mayoría sirios, llegaron al puerto ateniense de Pireos provenientes de las islas griegas en donde habían arribado en los días anteriores.

telam

Redacción Concordia Directo

Dejá tu opinión o comentario