La fiscalía pide prisión efectiva para 3 hermanas, por una estafa que salpica a funcionarios

Fiscalía solicitó 10 años de prisión efectiva para Silvana Lauría y 5 para sus hermanas Marcela y Yamila, acusadas por estafar a clientes del Estudio Contable Marsó. Dos empleados de AFIP serían juzgados por falso testimonio.

En un alegato que duró aproximadamente tres horas, el Fiscal Aníbal Lafourcade solicitó esta mañana prisión efectiva para las hermanas Lauría, tras repasar los elementos probatorios que -a su juicio- acreditan los delitos de administración fraudulenta en concurso real e ideal, falsificación de documentos públicos y uso de documentación falsa.

Lafourcade entendió que la culpabilidad de las hermanas no eran iguales. Por ello, para Silvana Lauría pidió 10 años de prisión efectiva, mientras que para Marcela y Yamila la pena se reduce a la mitad: 5 años de prisión, también efectiva.

Pero el fiscal no paró allí. También solicitó “se expidan testimonios de las declaraciones y de los careos del señor Mario Blestcher y del señor Ricardo Scattone”, ambos funcionarios de la AFIP, “a los fines de iniciar desde Fiscalía alegato por falso testimonio”.

El pormenorizado alegato de Lafourcade apuntó a explicar el modus operandi de las tres hermanas Lauría, empleadas del Estudio Contable del Doctor Marsó, para apropiarse del dinero que los clientes acercaban para ser aplicados a pagos de impuestos que nunca se concretaban, durante un lapso no menor a 4 años.

En especial, describió la logística armada para evitar que las notificaciones por deuda que partían de los organismos de recaudación llegaran a los clientes.

La complejidad de la maniobra habría llegado a extremos sorprendentes, puesto que también contemplaba “atajar” los juicios contra los clientes estafados, contratar a los abogados para que intervinieran en su defensa y armar los planes de pagos, remitiendo a una cuenta bancaria cuyos titulares eran Silvana Lauría y su esposo Jorge Luis Veller.

Lafourcade apeló a algunas metáforas para explicar el modo en que se perpetró la estafa.

De una de las hermanas, dijo que hizo las veces de “arquera a domicilio”, porque iba a atajar las notificaciones, incluso antes de que salieran de AFIP, a cuyas oficinas iba a diario.

Pero también equiparó la estafa a una “bicicleta” con varios asientos, adonde faltaría sentar a funcionarios públicos, en obvia referencia a notificadores de la AFIP, a quienes acusa de “falso testimonio”.

En varios pasajes de su exposición, Lafourcade dio a entender que la estafa no podría haberse perpetrado sin el contubernio con personal de AFIP e incluso aludió a viajes a Salto de un funcionario del organismo recaudador con una de las hermanas.
Por qué prisión efectiva
El fiscal Aníbal Lafourcade ocupó varios minutos en fundamentar por qué, a su entender, corresponde que las hermanas Lauría vayan efectivamente a la cárcel, en vez de suavizar la condena mediante prisión en suspenso.

Dijo que está “acreditado el dolo porque sabían lo que hacían”, que obraron con plena conciencia de lo que hacían, violando las normas durante 4 años y perjudicando a una “pluralidad de víctimas”. También resaltó que todas ellas son “personas instruidas” y argumentó que el móvil del ilícito habría sido la “avaricia”.

Consideró que demostraron “audacia y astucia para delinquir”, apoderándose de “sumas millonarias” y sopesó como un agravante de la pena para Silvana, que se haya ido ni bien se descubrió la estafa y que se haya apurado a desprenderse de una propiedad con la que habría tenido que responder a un eventual reclamo.

Lafourcade se mostró asombrado por el comportamiento de una de las tres hermanas, que no dio señales de inmutarse en lo más mínimo al responder en el juicio. También las acusó de haber robado de la Fiscalía una hoja de un cuaderno que servía de prueba.

“Fiscalía entiende que hay que cambiar el paradigma de que la justicia penal está sólo para ladrones de gallinas” disparó Lafourcade, al insistir que la pena a cumplir por las tres hermanas debe ser “efectiva”.
El primo diseñador
En su tres horas de alegato, las salpicaduras alcanzaron también a un primo de las tres acusadas, el diseñador gráfico Carlos Díaz de Vivar, de quien se sospecha habría colaborado en la falsificación de los tickets de pago y demás documentos.
Cuestionamiento al abogado José Bukténica
Fiscalía también formuló duras críticas al proceder del abogado Juan José Bukténica, ex candidato a intendente de Concordia, y defensor de una de las hermanas.

Según Lafourcade, Bukténica habría sido quien redactó la denuncia presentada por Gabriel Rodríguez contra el Contador Marsó, con el propósito de entorpecer la sustanciación de la causa, intentando liberar de responsabilidad a las hermanas Lauría para centrarlas en el titular del estudio contable.

“Me caben las generales de la ley respecto de los doctores Buktenika -Juan José y su hermana-. En cuanto a la conducta desplegada por ambos en el asesoramiento al señor Cristian Pablo Rodríguez y la defensa coetánea de las imputadas, dejo al arbitrio del tribunal si debe analizarse alguna conducta, porque a mí me une una relación que está dentro de las previstas en el código de procedimientos”, se excusó Lafourcade.
Fuente: El Entre Ríos

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario