La Municipalidad rematará el “Cañaveral de Rívoli”

Luego de reiterados avisos y ante el incumplimiento de las ordenanzas vigentes, los propietarios del predio conocido como “El Cañaveral de Rívoli” serán apercibidos por una deuda superior a los 2 millones de pesos, contraída con el municipio por las constantes tareas de limpieza que se realizan en el predio. Se podría llegar al embargo y remate de los terrenos.

Desde la Municipalidad de Concordia se informó que el terreno ubicado en calle Isthilart entre Avenida Las Heras y Balcarce, al no contar con el cerco perimetral correspondiente en toda su extensión, es utilizado por personas sin conciencia ciudadana como un basural a cielo abierto. Semanalmente se realizan tareas de limpieza en el terreno privado, generando un costo a las arcas del gobierno local, que es solventado con los aportes de los contribuyentes de Concordia. Pese a los reiterados avisos, los propietarios de dicho terreno no han realizado el cerramiento como corresponde, para evitar que sea utilizado como microbasural, generándose un foco infeccioso y a la vez potencialmente delictivo para todo el barrio.

Desde el inicio de la actual gestión al presente, se han realizado periódicamente tareas de limpieza por casi 2 millones y medio de pesos, según información brindada por la Dirección de Saneamiento Ambiental y la Secretaría de Obras y Servicios Públicos, monto que no ha sido abonado por los dueños del predio. Ante esta situación, el Ejecutivo Municipal dispuso que se instrumenten las acciones necesarias para el cobro de la deuda pertinente.

“Desde el inicio de la gestión, el intendente Enrique Cresto dispuso un amplio operativo de limpieza de terrenos abandonados, que son utilizados como microbasurales y que también se convierten en lugares potencialmente propicios a hechos de inseguridad”, señaló la Coordinadora de Gabinete de la Municipalidad, la Dra María de los Ángeles Petit. “Se les informa a los propietarios, pero ante el incumplimiento de realizar la limpieza y cerramiento del terreno, el municipio se ve obligado a limpiar el lugar para evitar la propagación de enfermedades y zonas inseguras”, se explicó.

“Si el propietario no cumple, son los vecinos quienes terminan pagando por las tareas realizadas en esos terrenos privados, y esto genera una situación de injusticia para el que realmente cumple con mantener limpio su terreno”, dijo Petit y reiteró que “son los dueños los responsables de cuidar y mantener en condiciones cada terreno”.

“El Cañaveral de Rívoli (terreno ubicado en calle Isthilart entre Avenida Las Heras y Balcarce) es uno de los lugares en los que la Municipalidad invirtió dinero en su limpieza sin que los dueños hayan pagado las multas correspondientes. La deuda que los propietarios tienen con el municipio es muy alta, y no han respondido a los diferentes avisos e intimaciones”, informó la Coordinadora de Gabinete, “por lo que el intendente Cresto dispuso que se instrumenten todas las medidas que correspondan para que se recupere esa inversión. De ser necesario, se embargará el terreno y se procederá a su remate”, advirtió.

“Esto no sólo sucede con este terreno en particular, sino con distintos terrenos en toda la ciudad. Los contribuyentes no pueden seguir pagando la limpieza y mantenimiento de lugares privados, derivándose recursos que podrían estar destinados a otras áreas, como Salud, por ejemplo”, señaló. “El intendente Cresto está decidido a que se tomen todas las acciones que correspondan, y si los propietarios no cumplen con las ordenanzas vigentes y no abonan las respectivas multas, se instrumentará la forma de que el Estado cobre el dinero que se le adeuda”, concluyó.

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario