La profecía: abonan la hipótesis del autorobo

Se cumplió lo anticipado por los abogados. Según la pericia policial, el estudio Pagliotto-Mulet fue violentado desde adentro y no desde afuera como se denunció.

En la conferencia del martes, 24 horas después de que el estudio sea asaltado, los abogados advirtieron que se estaba tramando una operación para hacer pasar el hecho como un autoatentado.

Quien lo dijo fue Guillermo Mulet. “Un policía nos advirtió que podrían armar una operación de autorrobo”, se despachó el letrado, que junto a Rubén Pagliotto patrocinan causas contra funcionarios y ex funcionarios, entre ellos contra Sergio Urribarri y Mauro Urribarri, por el delito de enriquecimiento ilícito.

Ante los periodistas, en el Salón Lucio Dato del Colegio de Abogados, Mulet dijo haber recibido información que lo alertaba de que un sector de la fuerza podría presentar el hecho como un autoatentado: “Soy amigo de (el ex subjefe de Policía, Juan Ramón) Rosatelli, lo asesoré durante ocho años y, por lo tanto, conozco gente de la fuerza. Un policía me advirtió que hay una operación para hacer creer que esto fue un autorrobo y que la puerta fue abierta desde adentro”, denunció.

En cambio, el letrado aseguró que había “muchas evidencias de que la puerta fue violentada desde afuera. La marca de la barreta está afuera y los vidrios estallaron hacia el interior”.

Lo cierto es que este viernes se conoció la pericia que dice que la puerta del buffet fue forzada desde adentro, abogando así a la teoría del autoatentado. La misma la firma el jefe de la Dirección de Rastros de la Policía de Entre Ríos, Diego San Martín. “Los daños en la puerta de ingreso del estudio jurídico fueron ocasionados desde el interior”, es la conclusión a la que tuvo acceso Página Judicial.

El hecho en cuestión ocurrió entre la noche del sábado y la madrugada del lunes en el estudio jurídico que comparten los abogados Jaime Martínez Garbino, Pagliotto e Iván Vernengo, en calle Laprida 420, en una zona donde funcionan varias oficinas públicas y a escasos metros del estacionamiento de la Jefatura Central de Policía, que cuenta con custodia permanente.

Personas desconocidas revolvieron papeles, revisaron cajones y sustrajeron documentos vinculados con las causas por corrupción política que Pagliotto y Mulet vienen impulsando en el último tiempo –especialmente la denuncia contra el ex gobernador y el ministro de Gobierno.

Mulet y Pagliotto adelantaron que pedirían el apartamiento de la Policía en la causa del robo, por entender que la fuerza a cargo de uno de sus denunciados no puede actuar en este caso.

La causa está a cargo del fiscal Gervasio Labriola.
Fuente: Análisis Digital

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario