“La Salud Municipal va a la Escuela”: cuando las políticas públicas rompen con los sistemas tradicionales

Hasta el último día de clases antes del receso escolar de invierno, el programa “La Salud Municipal va a la Escuela” continuó con sus talleres y charlas educativas y de prevención en los distintos establecimientos escolares de Concordia. Se trata de un programa imnpulsado por el Intendente Enrique Cresto que se realiza a través de la Secretaría de Desarrollo Humano y Salud en articulación con la Dirección Departamental de Escuelas, que hace énfasis en la atención primaria de la salud.

Más de tres mil jóvenes fueron parte el año pasado del programa “La Salud Municipal va a la Escuela”. Ante la buena recepción que ha tenido el programa en este primer semestre, en este 2018 los números de participación caminan a superarse. Nació como prueba piloto en el primer año de gestión del Intendente Cresto, en el marco de acciones tendientes a “romper los muros” y acercar la salud a cada vecino, y hoy ya se consolidó como una política de Estado Municipal. En igual sentido, cabe señalar que desde la Dirección de Atención Primaria se lleva adelante el Programa Extra Muros, que recorre cada barrio de la ciudad, entre otros programas que movilizan la atención sanitaria de primer nivel, detectando situaciones que requieren atención, o -como en el caso del programa educativo- generando concientización de la importancia del cuidado y brindando herramientas y conocimiento.

“Esto nació hace tres años por un pedido del intendente Cresto y el secretario de Desarrollo Humano y Salud Guillermo Echenause para que sirva de nexo entre el Estado Municipal y las escuelas ya que habían recibido demandas desde los docentes, padres y alumnos en relación a la promoción, prevención e información sobre la salud”, señaló María Inmaculada Soto Denis, coordinadora del programa La Salud Municipal va a la Escuela.

Durante el 2016 se realizó una prueba piloto con escuelas del Nivel Inicial como así también Primaria, Secundaria y Adultos, teniendo continuidad el pasado año y el actual. El modo de trabajo es que los profesionales de la Salud realizan talleres “pero esto no finaliza ahí sino que el establecimiento queda con material que les permite realizar un trabajo sobre la situación en la que están inmersos, mientras continúa el contacto con quiénes forman parte del programa”, explicó.

ROMPIENDO PARADIGMAS

Unos 3000 estudiantes participaron en el 2017 de “La Salud Municipal va a la Escuela” y tuvieron la oportunidad de volcar todo lo aprendido durante el año en una gran feria que se realizó en el Centro de Convenciones. “Este programa vino a romper el paradigma tradicional de lo que era la prevención y en realidad la Salud y la Educación deben ir de la mano” remarcó Soto Denis.

Una muestra de ello es lo que sucedió en Osvaldo Magnasco “donde los chicos no iban al Centro de Salud. Los profesionales del mismo realizaron talleres y una de las actividades consistió en que vayan al Centro de Salud y hoy, especialmente los del Nivel Secundario ya van y evacúan sus consultas, hablan con los profesionales que han pasado a ser sus referentes”.

Soto Denis destacó la participación de los docentes y de los padres de los alumnos porque sin ellos, esto no se podría lograr. “Debemos incentivar a los alumnos para que ellos tomen conciencia de lo importante que son los cuidados que debemos asumir como personas. Este año le hemos sumado la novedad de la evaluación física, destinada a los 1° y 6° grados, a los cuáles se les realizan estudios cardiológicos, además de otras especialidades como para entregar un informe completo a los padres y a la escuela a la que asisten”.

Por último afirmó que si bien “los resultados que estamos viendo son muy buenos, más que positivos, somos ambiciosos por eso estamos trabajando en lo que será la muestra de cierre del año donde esperemos que sea superior a lo del 2017 porque vemos que el concepto prevención se debe consolidar en la comunidad”

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario