“Las Tanas”, complicadas por el testimonio de policías en el juicio

Los testigos complicaron a las mujeres acusadas de vender droga en Concordia
El jueves se llevó a cabo la segunda jornada del juicio a las tres mujeres acusadas de vender drogas en el barrio Cabo 1° Sendrós. Este viernes empiezan los alegatos.

Según consigna Diario Uno, en la jornada declararon 11 testigos, entre las 9.30 y las 14 horas. La mayoría fueron efectivos policiales que intervinieron en la investigación. Lo expuesto compromete aún más la situación de las acusadas: Alejandra Ledesma, su hermana Carmen y su sobrina, Romina Baglietti.

Como informáramos oportunamente, la causa data desde 2014, cuando se realizaron varios procedimientos policiales en simultáneo en las casas de las sospechosas de vender drogas.

Los uniformados que declararon este jueves ante el tribunal integrado por Noemí Berros -presidenta-, Lilia Carnero y Roberto López Arango, recordaron que en aquella oportunidad se secuestró droga (en un caso más de un kilo de cocaína) y documentación de vehículos a nombre de Baglietti, así como balanzas y más de 20.000 pesos.

Al entender de los testigos, la banda – conocida popularmente como “Las Tanas” – contaba con una importante estructura y en Concordia eran conocidas, tanto en el ambiente policial como entre los consumidores.

En los testimonios se brindaron detalles de lo que ostentaban las acusadas, como que cada una de las viviendas cuenta con dos plantas y tenían elementos de valor en su interior. También la presencia de dos vehículos marca Ford, modelo EcoSport nuevos. Bienes imposibles de justificar por parte de la familia Ledesma, cuyos parientes afirmaron que se dedicaban a la venta de ropa y tareas de albañilería.

A las tres mujeres se les imputa el delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, agravado por la presencia de establecimientos escolares en la zona; y en el caso de Alejandra Ledesma, por la utilización de una menor de edad para el negocio narco.

Sobre lo último, un testimonio expuesto ayer ante el tribunal mencionó que la hija de la imputada, de 15 años, tenía 19 cebollines de cocaína escondidos en su ropa interior.

Por su parte, el abogado defensor Juan José Buktenica desistió de los testigos que había propuesto, por lo que este viernes está estipulado que comience la etapa de los alegatos y la acusación que realizará el fiscal general José Ignacio Candioti.

Buktenika había adelantado a Diario Río Uruguay que la sentencia está prevista para la semana que viene.
Diario UNO

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario