Las viviendas sociales no se pueden vender ni alquilar y están destinadas exclusivamente a ser habitadas en forma permanente por un grupo familiar adjudicatario.

El Instituto Autárquico de Planeamiento y Vivienda (IAPV), advirtió que el tráfico comercial mediante la compra, venta o alquiler de unidades habitacionales ejecutadas por el organismo en el marco de las diferentes operatorias supone un delito penal.

Así lo informó el titular de la repartición provincial, Alfredo Francolini, quien señaló que no se pueden vender las viviendas sociales ni tampoco alquilarlas, porque se altera la finalidad social para la que se construyen y adjudican a los beneficiarios. “Queremos advertir porque la gente a veces se acerca de buena fe, pero nunca podrán ser propietarios de la vivienda”, destacó al mismo tiempo que explicó que se trata de una estafa por parte de quienes venden la casa y, quienes trafican con las viviendas deberán enfrentar ante la justicia las consecuencias de los actos que se realicen al margen de la ley.

El funcionario le pidió a la gente asegurarse en la Regional Salto Grande de IAPV, ubicada La Rioja 618 de Concordia, sobre el estado de las viviendas que les ofrecen para adquirir o alquilar, en especial, si formaron parte de planes habitacionales oficiales. A su vez, reiteró que se ejecuta un estricto control sobre la ocupación de las viviendas que ya fueron adjudicadas. Para verificar que efectivamente sean ocupadas por el grupo familiar beneficiario.

“Las unidades habitacionales sólo están destinadas a ser ocupadas por las familias adjudicatarias como vivienda permanente, no es legal recibirlas para venderlas”, precisó el directivo.
PRENSA IAPV

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario