Lo peor no pasó ni está pasando: lo peor todavía está por venir, precisó el gobierno

La inflación de este año superaría la que dejó Cristina. Y lo mismo podría ocurrir con la pobreza. La meta ahora es 2019.

Una sombra espesa y amenazante comienza a desplegarse sobre el escenario que había imaginado el Gobierno para este año. La suba de precios del 3,1% en julio acaba de certificar que ni un milagro podría impedir que la inflación de 2018 resulte inferior al 30%, o sea, que no trepe por encima del doble de la que había estipulado el oficialismo cuando retocó las metas.Hay quienes dicen que, aún confiando en que el dólar deje de moverse bruscamente, esa cifra podría rondar el 35.

Es cierto que Mauricio Macri puso en marcha desde que llegó al poder un plan para bajar los subsidios en los servicios después de más de una década de dejadez, pero no es menos cierto que los números podrían reflejar en diciembre una inflación mayor a la que dejó Cristina Kirchner, que ya era una de las más altas del mundo.

También las cifras de pobreza acechan al macrismo. Aquella baja de marzo al 25,7%, que marcó una merma de casi cinco puntos, pasará al recuerdo en la próxima medición. Mauricio Macri abrió el paraguas el viernes, pero no develó su principal temor: que el nuevo registro, que se conocerá el 27 de setiembre, supere incluso la pobreza heredada de la era K.

A un año de las primarias, la geografía económica sucumbe el relato de comunicación y estrategia del macrismo. Ese relato siempre se ancló en que “las cosas no están bien, pero estamos haciendo lo que hay que hacer para que puedan estar mejor”. Nadie podría no coincidir con que la población, en buena medida, creyó en en esa tesis. Hace apenas un año Cambiemos ganó las elecciones legislativas con un promedio nacional superior al 40% de los votos.

Hoy, sin embargo, las encuestas que circulan en el mundillo político sostienen que la curva de los argentinos que creen que su situación mejorará el año próximo se ha inclinado para abajo. El miedo a perder el empleo irrumpe en todas las mediciones. Y los vaivenes del dólar acompañan de fondo cualquier discusión pública. ¿Hasta dónde se seguirán incrementando los precios de los productos de primera necesidad? ¿Hasta qué punto los salarios perderán la carrera en la mayoría de los gremios?

Los cuadernos de Oscar Centeno dispararon una inédita investigación sobre la clase política y empresaria y tal vez en el corto plazo también se traslade a la propia Justicia. El Gobierno recibió con beneplácito el despertar de las investigaciones, aunque, ciertamente, el Gabinete ha ido postergando el sarcasmo con el que al principio se refería al tema puertas para adentro para darle paso a la preocupación. El “qué chorros que eran, se robaron todo” mutó a “ojo con el impacto que esto podría tener en la economía”.

En el universo Cambiemos predomina la idea de que un país sin justicia no permitiría dejar atrás décadas de corrupción, aunque esto provoque dolor y sufrimiento, al decir de Elisa Carrió. Esa corriente liderada por la diputada y que es mayoría porque también adhiere buena parte de la plana del Ejecutivo cree que los resultados no se verán en el corto ni en el mediano plazo.
Los empresarios pidieron un proyecto de país a mediano plazo

Eso provoca una especie de pánico entre quienes piensan que, en este contexto, el año que viene habrá que afrontar las elecciones. En lo inmediato, por ejemplo, muchos advierten que los bancos serán muy reticentes a financiar los proyectos de Participación Público-Privada (PPP) con los que la Casa Rosada asegura que mantendrá viva la obra pública.

El modelo económico ha ingresado en una zona por demás oscura. Si el gradualismo fracasó y ahora la aceleración del ajuste post acuerdo con el FMI significa para la imagen presidencial un fenómeno que solo conlleva pérdida de imagen, es válido que muchos se pregunten, incluso quienes quieren que a Macri le vaya a bien por convicción o porque creen que cualquier otra opción sería peor para el país, hacia dónde se dirige.

“No estamos en condiciones de determinar cuándo pegará la vuelta la economía”, admite un funcionario importante del ministerio de Hacienda que se había entusiasmado con los números del primer trimestre. Parece tan lejano aquel momento: la economía crecía a un ritmo del 3,6%, la exportaciones rondaban el 10 y la inversión el 18. Fue un veranito.

La pelota, en general, se ha venido pateando invariablemente para adelante desde el 10 de diciembre de 2015. Siempre lo mejor estaba por venir. Alfonso Prat-Gay, el ex ministro de Hacienda, auguró en su momento que los primeros logros se verían en “el segundo semestre”. Hablaba de 2016. En aquel momento también dijo que la inflación sería del 17% en 2017 y del 5 en 2019. Los errores no terminaron con la salida de Prat-Gay: desde entonces los pronósticos inflacionarios no han dejado de fallar.

Alfonso Prat Gay se fue, pero los pronósticos inflacionarios siguieron fallando.

Un hombre del radicalismo que integra el Gobierno y que hace unos días mantuvo una charla con Macri reconoce que hay poco espacio para el optimismo económico. “Mauricio no le encuentra la vuelta. Es mortificante, pero es la verdad”, dice.

El Presidente dedica buena parte de su tiempo a este tema. Se reúne tres veces por semana con Nicolás Dujovne, el ministro de Hacienda, y el resto de los días habla por teléfono.

Macri sigue creyendo que el foco de la tormenta viene del exterior y no de errores de su administración. Es una idea que no comparten varios de quienes lo quieren en serio. Podrían dar fe los que intercambiaron opiniones con Nicolás Caputo en el festejo sorpresa del cumpleaños número 60 del abogado Mauricio D’Alessandro. En la celebración estaban desde Enzo Francescoli y Martín Insaurralde hasta Beto Casella y hombres muy influyentes de la Justicia.

Según estimaciones privadas, para cumplir con las necesidades financieras del Tesoro, el Gobierno debería desembolsar unos 20 mil millones de dólares (7.500 en moneda extranjera y el resto en pesos). La plana mayor de la Rosada cree que no habrá problemas para cumplir, pero en la oposición han sembrado dudas. Los más extremistas han deslizado que el país podría volver a caer en default.

El presidente de la Fundación Capital, Martín Redrado, que en los últimos dos años mantiene una posición equidistante del macrismo y a la vez de la oposición rabiosa, sostiene que “la situación es manejable, no es una situación límite, pero hay que ocuparse. Hay que manejarla”.

Redrado considera que es vital un plan para estabilizar el peso y que a partir de ahí se pueda ir controlando la inflación y bajando las tasas de interés. Se impone, dice, un programa de crecimiento.

Otra vez mirando hacia adelante, en el Gobierno confían en que el año próximo la cosecha será récord y sostienen que la apuesta por Vaca Muerta se cristalizará definitivamente con la exportación de gas y de petróleo. En rigor, aspiran a un crecimiento exponencial de las exportaciones en general, entre ellas la de litio, que dicen que será histórica.

​“Estamos en un momento duro, muy duro, pero vamos a salir”, asegura un funcionario del ala política. Es un cambio.Hasta hace poco se decía que lo peor ya había pasado. Lo peor no pasó ni está pasando. Son muy pocos los que lo admiten. Lo peor está por venir.
Clarin

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario

SERÁN SINCEROS, QUIZÁS, PERO NO COMUNICAN QUE PIENSAN HACER AL RESPECTO. CUÁNTA FRUSTRACIÓN. CONMIGO NO CUENTAN …SOLAMENTE RUEGO CUMPLAN CON SU DEBER DE HONRAR A LA PATRIA TRABAJANDO DECENTEMENTE PARA ELLO.

Jajaja y el 2do semestre? Y los brotes verdes? Y la lluvia de inversiones? Y eso de que no te iban a quitar nada de lo que ya tenías? Jaja que idiota me hubiese sentido de votar a esta mierda. Era muy obvio.
Espero que aprendan la lección en el 2019.
Seguramente así será. Se votó con la televisión y ahora se votará con la heladera.
Boluuudooos (tono Franccella)