Los 5 pueblos escondidos entre montañas bonitas en Argentina

1. El pueblo colgado en la montaña (Iruya)

Si hay un pueblo perdido en la montaña, bien podría ser Iruya (uno de los más escondidos no solo de Argentina, sino de Latinoamérica). Se llega por un camino de cornisa y ripio que en verano no siempre está habilitado en temporada lluviosa. Se encuentra entre cerros erosionados de forma abrupta y picos nevados . Es uno de los pueblos más bonitos del norte de Argentina. Iruya es todo un reducto temporal aislado no solo por la altura a 2780 metros sobre el nivel del mar en la provincia de Salta, sino también por estar sitiado entre dos ríos: sus pobladores preservan costumbres de culturas originarias entre calles angostas y empedradas muy empinadas con casas de adobe.
iruya-salta-pueblo-e1464011829875

2. El paraíso entre lagos patagónicos (Villa la Angostura)

Si realizas esta ruta por Siete Lagos de ensueño en Patagonia argentina terminarás conociendo el pequeño poblado de Villa la Angostura en el departamento de Los Lagos, provincia de Neuquén en Patagonia. Se encuentra en el entorno del Parque Nacional Nahuel Huapi entre lagos y montañas, y se conoce como el Jardín de la Patagonia por su fantástico entorno natural. Se disfruta tanto en verano como en invierno y es una ciudad mimetizada con el bosque de enorme encanto:
villa-angostura-pueblo-bonito-e1464014848295

3. El pueblo entre cerros de colores (Purmamarca)

No sólo es un pueblo que brota entre verde como un oasis en un paisaje árido. Purmamarca posee un aspecto arquitectónico de casas bajas y en adobe que se ven aún más pintorescas al pie de un cerro de siete colores, y en el marco de cerros colorados. El río Purmamarca, los cardones y el cielo casi siempre de un azul intenso suman más belleza.

La Quebrada de Humahuaca encuentra en éste sitio del noroeste deArgentina una de las más curiosas y peculiares gamas de colores, el resultado de procesos geológicos que incluyen sedimentación marina, lacustre y fluvial, con su acabado final gracias a los movimientos tectónicos.
purmamarca-argentina-e1464012700488

4. El pueblo de los senderos de naturaleza desde el hotel (El Chaltén)

Desde el pequeño pueblo de El Chaltén, uno de los más jóvenes de Argentina, parten senderos en naturaleza que parecen mágicos. Es eslogan turístico local afirma que los senderos comienzan desde la puerta de cualquier hotel, y es algo muy cierto. Desde allí se puede disfrutar de distintas rutas de trekking que llegan a algunos de los parajes más emblemáticos de la Patagonia: torres de roca gigantes que emergen entre glaciares que alimentan lagos turquesa, bosques, y zonas indómitas sin ninguna intervención. Se encuentra en la provincia de Santa Cruz.
0B6

5. El paraíso de bosques y volcanes (San Martín de los Andes)

En el sudoeste de la provincia de Neuquén y no tan lejos de Villa la Angostura está siguada San Martín de los Andes sobre la costa del Lago Lácar. Es una ciudad nacida y desarrollada a la par del turismo de Patagonia en un marco natural que despliega lagos alimentados por nieves eternas, y algunos volcanes como el Lanín, protagonista del cercano Parque Nacional.

Valle Grande, Alto calilegua-Jujuy:
Sin dudas conocer el Alto Calilegua es una de las más hermosas aventuras que se pueden hacer en la zona. El pueblito, de no más de una veintena de casas, se emplaza en las cimas planas de los cerros que coronan el parque. El acceso es únicamente a pie, a caballo o mula y llegar a este pobladito de las alturas demanda algo más que medio día, por lo que una vez llegados debe preverse pernoctar allí y descender el día completo. En el camino es posible apreciar las variaciones de la vegetación que cambia conforme a la altura, desde la espesura de la selva hasta los campos verdes de césped en las alturas a unos 3000 mts snm.
9F0
taringa

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario