Los concesionarios dicen que podrían bajar el precio de los autos

El gobierno nacional elevó de 225 mil a 365 mil pesos el piso a partir del cual se deberá pagar el impuesto a los autos de alta gama. Con ello aumentará la cantidad de modelos que no están alcanzados por la carga tributaria que arranca con una alícuota de 10 por ciento y otros que pagaban la alícuota de 35 por ciento pasarán a pagar 10 por ciento. El piso para las motos se elevó de 39.700 a 65.000 pesos y las embarcaciones, de 177 mil a 400 mil pesos.

Desde las concesionarias en Misiones de las principales automotrices indicaron que la semana próxima llegarán nuevas listas de precios que deberían incluir reducciones en los valores de casi todos los modelos, a causa de la elevación de los valores de referencia sobre los que se aplica el llamado “impuesto a los autos de lujo”.

La baja más pronunciada debería darse en los vehículos cuyo valor de venta a las concesionarias (neto de impuestos) se ubica entre los 278 y los 365 mil pesos, que pasarán de pagar 30 por ciento de impuesto a quedar fuera del gravamen.

El ministro de Producción, Francisco Cabrera, anunció que los vehículos con precio superior a 350 mil pesos serán gravados por un alícuota de impuestos internos de 10 por ciento, que aumentará a 20 por ciento para aquellos con valores por encima de los 800 mil pesos.

De esta manera, se reduce de manera significativa la incidencia de este impuesto sobre los valores de los autos en la Argentina.

La nueva escala eleva de 225 mil a 265 mil pesos el piso a partir de cual se paga el impuesto con la alícuota más baja, de 10 por ciento.

El segundo escalón, que se ubicaba en los 278 mil pesos, pasará a 800 mil pesos y la alícuota bajará de 30 a 20 por ciento.

El impuesto alcanza también a motos, embarcaciones y aeronaves, y entrará en vigencia cuando se publique el decreto correspondiente en el Boletín Oficial.

Otra de las medidas es que se eliminó la diferenciación entre vehículos diesel y nafteros. También se quitó el privilegio para los autos de producción nacional.

En todos los casos, se trata de precios de venta de automotrices a concesionarios y netos de impuestos. La incidencia en los precios de venta al público se verá en las listas de valores oficiales de las marcas a partir del lunes.

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario