Maria Eugenia Vidal logró bajar el gasto y tuvo un superavit de 1.933 millones

La trayectoria del Gasto Corriente se redujo durante los primeros tres meses.

El ministro de Hacienda bonaerense, Hernán Lacunza, junto a otros integrantes del gabinete de Vidal.

Aunque los logros son solo parciales, los primeros indicadores de la economía bonaerense en lo que va del año permiten hablar de cierto éxito en el gobierno de María Eugenia Vidal en la difícil tarea de revertir el rojo fiscal que dejó la administración de Daniel Scioli.

Las siempre apretadas cuentas bonaerenses arrojaron para el primer trimestre del año un superávit de 1.933 millones de pesos, un número alentador si se compara con los 2.092 millones que había dejado el ex motonauta en los primeros tres meses del año pasado.

La clave para lograr ese superavit está en una reducción importante en el Gasto Corriente. Según la consultora NOAnomics, durante el primer trimestre de 2015 los gastos corrientes aumentaron un 46%. En tanto, en ese mismo período de 2016 esos gastos aumentaron en un 30%. De modo tal que la trayectoria del gasto corriente se redujo en 16 puntos porcentuales.

A esta reversión del resultado negativo se llegó, por un lado, con un aumento del 38,1% en la recaudación propia. Por el otro, con una racionalización del gasto en la administración pública y el congelamiento de la designación de personal. Es decir que la brecha de ingresos a gastos ahora es positiva y llega hasta los 9 puntos porcentuales.

Según un informe de NOAnomics, los gastos corrientes moderan notablemente su expansión al 30%, aun cuando los gastos en personal crecieron un 35% durante el primer trimestre del año. Aunque la consultora salteña también destaca que, que en la misma línea que el gobierno nacional, para contener el gasto se pisó la inversión pública con Gastos de Capital que apenas subieron un 2% nominal (si se compara el primer trimestre de 2016 con el mismo segmento de 2015).

Este esfuerzo del gabinete de Hernán Lacunza estuvo ayudado por el gobierno nacional a través de adelantos de coparticipación por un lado (casi $ 10 mil millones a esa altura del año). Y un importante aumento en las Transferencias de Capital que sumaron casi $ 2 mil millones más a los ingresos.

El titular de NOAnomics, Félix Piacentini, sostiene que “este auxilio no le quita mérito al empeño por contener el gasto que ha exhibido hasta el momento la gestión de Vidal”.

La reducción del gasto, marca una política económica opuesta a la de Scioli. Es que en el gabinete siguen mirando de cerca el rojo pavoroso de 21.470 millones que dejó la administración del ex motonauta. A ese déficit se llegó por Ingresos Totales creciendo al 35%, pero Gastos Totales haciéndolo al 46%. Justamente la variable allí para le expansión del gasto fue el formidable incremento del 50% en los Gastos de Personal, ya que aun cuando los Gastos de Capital crecieron un 46% su ínfima participación el total no influyó sustancialmente.

En la segunda parte del año, el gobierno deberá comenzar a mostrar gestión. Eso atentará contra el control del gasto. Este mes comienzan algunas licitaciones de obras en el Conurbano e Interior.

De acuerdo al plan de acción trazado por el gobierno nacional, en el segundo semestre de este año deberían ponerse en marcha los programas paralizados de carreteras, viviendas populares, cloacas y demás. Se trata de un plan de 150.000 millones de pesos hasta 2019, que incluye agua corriente y cloacas, autovías y saneamiento de las cuencas (Salado, Luján).

En el gabinete de Vidal nadie festeja. La apuesta es esperar y seguir de cerca los números. La austeridad en el control del gasto seguirá siendo la impronta de la gestión. Una muestra de esto es que el gobierno publicó en el Boletín Oficial el decreto que suspende la designación de personal en las plantas temporaria y permanente y a la vez congela las vacantes. La medida seguramente abrirá un nuevo frente de conflicto con los gremios estatales.
la politica online

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario