Memoria genética: Un Dios para la Ciencia (Por Maximiliano Peisojovich)

El científico naturista y biológico francés, Jean-Baptiste Lamarck desarrolló una “teoría” parecida a las actuales, sobre la memoria genética, se le tildó de “Exagerada” – ¿Hasta dónde?

El señor Lamarck es uno de los grandes hombres de su época, digamos que se busco muchos problemas contradiciendo las teorías de muchos investigadores y en ocasiones negando la existencia de Dios. Aunque en muchos de sus trabajos habla de la existencia de Dios para la creación, el mismo se contradecía negándolo en otros.

¿Quizás el señor Lamarck solo incluía a Dios en sus trabajos para no ser juzgado por la sociedad de la época, tal y como le paso a Darwin? No lo sabemos. Lo que si sabemos es que el señor Lamarck desarrollo diversas teorías muy adelantadas a su época, Aunque no son exactas ni han sido comprobadas, este es uno de esos hombres sobresalientes de la historia. Hasta aquí, un poco de investigación por la red y reflexiones de algunos interesados sobre este tema apasionante como LA MEMORIA GENETICA.

La genética humana tiene la capacidad de viajar en el tiempo, esta situación condiciona la personalidad de ese nuevon ser que en su composición trae, por que no… recuerdos del pasado y quien sabe de cuantas generaciones atras.

La memoria genética sigue siendo investigada por científicos y discutida por la iglesia.

Vamos primero por esas mentes brillantes.
Un ejemplo claro; los niños prodigios. Nacen con el “don” de tocar el piano a muy temprana edad ¿de donde sale esa informacion?
Casos como en el ejemplo anterior, abundan sin explicación… Puertas que por algún motivo se abren, quizas-

La posibilidad de antepados: Y si alguien tocaba el piano y ese gen “viajó” por el tiempo, despertó con la información en ese nuevo ser cargado de data genética? La posibilidad es muy alta.

La ciencia, creo que no esta para cuestionar la existencia de un Dios, es posible que jamas encontremos explicación científica de un milagro… Ambas situaciones son maravillosas, cargadas de pasión y asombro.

Saber utilizar sabiamente la capacidad de pensar y construir no nos hace dioses, pero si grandes hijos genéticos para un mundo minúsculo e imperceptible que viaja muy oculto dentro nuestro por genetaciones.

“Debemos mejorar para evolucionar hasta alcanzar por si las moscas… una civiliazción sabia ya que la inteligencia solo nos está llevando a la autodestrución de nuestra especie”

Maximiliano Peisojovich
Para Concordia Directo

Redacción Concordia Directo

Dejá tu opinión o comentario