MSF termina operaciones de búsqueda y rescate en el Mediterráneo: 20.129 personas rescatadas

Tras ocho meses en el mar, 20.129 personas rescatadas y unas 120 operaciones de búsqueda y rescate, el último barco de búsqueda y rescate de Médicos Sin Fronteras (MSF), el Bourbon Argos, regresó a tierra firme por última vez el 30 de diciembre de 2015.

El clima invernal ha reducido el número de personas que cruzan el Mediterráneo, por lo que MSF considera que actualmente hay una cantidad suficiente de actores para lidiar con las necesidades existentes, pero ha hecho repetidas llamadas a las autoridades de la Unión Europea (UE) para que éstas brinden recursos de rescate adecuados para prevenir tragedias en los meses por venir, cuando vuelva a incrementarse la cantidad de arribos.

“Ninguna persona de las que hemos rescatado a bordo de botes no aptos para navegar en mar abierto hubiera logrado estar segura de no ser por las intervenciones”

dijo Stefano Argenziano, Director de las Operaciones de Migración de MSF.

“Aunque estamos completamente convencidos de la importancia de las operaciones dedicadas de búsqueda y rescate para salvar vidas,

somos médicos y las actividades de búsqueda y rescate no deberían ser parte de nuestro trabajo.

De verdad esperamos que los recursos europeos sean suficientes en 2016 y que nuestros botes no sean requeridos.”

A pesar del cese de operaciones de MSF en el Mediterráneo, la organización sigue preparada para intervenir en caso de que la UE y sus Estados miembros no puedan proteger las vidas de los cientos de hombres, mujeres y niños que se espera huyan del norte de África hacia Europa en los meses por venir.

Como se estableció cuando el primer barco de MSF fue lanzado en mayo de 2015, las operaciones permanentes de búsqueda y rescate no son la solución para la migración por mar, son sólo una medida temporal para mitigar la pérdida de vidas causada por las restrictivas políticas fronterizas que obligan a la gente a viajar por el mar en búsqueda de protección.

Este año en el Mediterráneo, a pesar del despliegue de numerosos recursos en el mar, ha sido el más mortal del que se tiene registro, con 3.771 hombres, mujeres y niños que fueron registrados oficialmente como ahogados o perdidos en las costas de Europa. Las cifras reales probablemente son más elevadas.

“Es absolutamente crucial que la UE y sus Estados miembros brinden activos que sean dedicados y proactivos, capaces de reaccionar dentro de una hora a una llamada de auxilio. Pero las actividades de búsqueda y rescate no pueden detener las muertes en el mar”, dice Brice de la Vinge, director de operaciones de MSF.

“Lo que detendrá las muertes en el mar, tanto en el Mediterráneo como en el Egeo, es la implementación de políticas y prácticas que creen canales legales y seguros hacia la UE y eliminen la necesidad de la población de recurrir a traficantes de personas o a botes de caucho y madera que les permitan alcanzar las costas de Europa.”

En 2015 los equipos de MSF abordo de tres barcos ayudaron a más de 23,000 personas en peligro, tanto a través de rescates directos (20.129) como por transferencias hacia otros barcos. Además, participó en 120 intervenciones separadas de búsqueda, desembarcando de manera segura en Italia más de 80 veces. Los datos del Bourbon Argos muestran que 4.424 personas rescatadas (43%) necesitaban atención médica, 355 (8%) sufrían de una seria condición médica y 140 (1.4%) eran mujeres embarazadas.
MSF

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario